Aerolíneas colombianas, abusadoras

0

Por Cecilia López Montaño

No se equivoquen, señores dueños y directivos de Avianca: páginas enteras de agradecimiento a nosotros los pobres usuarios de sus servicios, no compensan todos los inconvenientes por los que hemos tenido que pasar los colombianos.

Gente literalmente tirada en Nueva York, personas también botadas en Barcelona sin poder llegar al entierro de su madre; manejo arbitrario de las reservas internacionales postergando el regreso a su conveniencia, sin tener en cuenta los costos para los pasajeros; madrugones innecesarios en vuelos nacionales para estar después tres o cuatro horas parqueados en un aeropuerto, incumpliendo citas y compromisos en distintas ciudades. En fin, caos.

Pero el mayor abuso ha sido con las tarifas. Y este reclamo va para todas las aerolíneas, incluyendo a Avianca. A cuenta de qué se dispararon los precios de vuelos nacionales e internacionales en todas las compañías aéreas de Colombia. Se volvió imposible viajar inclusive de Medellín y de Cali a Bogotá, por ejemplo. Que Avianca nos explique por qué, para ir de Medellín a Bogotá o viceversa, el pasajero tiene que ir hasta Barranquilla y pagar $600.000 pesos por un solo trayecto. ¿Será que el señor Efromovich resolvió socializar sus pérdidas como sucede siempre con los sectores poderosos de este país? Es como para dedicarle al dueño de Avianca, brasilero de nacimiento, pero con corazón explotador de colombiano, la famosa canción brasilera: Usted abusó…

Y para completar, las otras aerolíneas también decidieron hacer su agosto. Viva Colombia que todo el mundo está utilizando, tiene pasajes muy económicos, pero cobran plata adicional hasta por respirar, de manera que se acabaron esas famosas promociones de todas las aerolíneas que demostraron que sí es posible tener tarifas decentes. Para que no crean que se salvan ninguna, óigase bien, ninguna de las empresas de transporte aéreo queda libre de la acusación de aprovechar estos momentos para abusar del bolsillo de los colombianos.

La pregunta es dónde diablos está el gobierno colombiano que deja que esta situación suceda. Es decir, ¿no hay alguna institución colombiana que se ocupe de situaciones como esta de manera que no se afecte la calidad de vida y los ingresos de los colombianos de la manera como ha sucedido hasta ahora? El manejo de la huelga a cargo de una Ministra de Trabajo politiquera y novata, probablemente no fue el mejor escenario cuando el dueño de esta empresa tiene tantas conexiones con el pequeño círculo de poder de este pobre país. ¿Será que los miembros de su junta directiva no se dieron cuenta de los problemas de la huelga? ¿Será que no se percataron del abuso en términos de tarifas? Porque sería muy cuestionable que hubiesen cohonestado con la socialización de las pérdidas de la compañía, recuperándolas a costa de los connacionales.

Ahora que se supone que se empieza a normalizar la situación laboral de Avianca, tanto esta empresa como las demás del ramo deben empezar a poner el costo de sus pasajes a los niveles que toca y dejar la especulación. Si esto no sucede, en los próximos días, la próxima huelga será la de los usuarios del transporte aéreo que viajaremos en bus hasta que estas empresas se vuelvan razonables. De nuevo, la pregunta de siempre: ¿será que cuando Avianca vuelva a tener grandes ganancias nos recompensarán en algo todos los costos que hemos tenido que asumir? Si miramos la historia de este país, esta situación no superará el nivel de los sueños. Así es de justa nuestra querida Nación gracias a estos poderes aparentemente intocables con los que tenemos que convivir.

 

 

Dejar respuesta

*