Rumbos mejores

0

Por Rubén Darío Ceballos

Es palpable que las prioridades del Estado para nada concuerdan con las que demandan los múltiples problemas que sufrimos, tales como la inseguridad, la corrupción, el abuso de sustancias psicotrópicas, salud pública, educación, bajos índices de desarrollo y crecimiento, aumento en los registros delincuenciales, lo que nos pone en camino de perder la batalla sobre la perspectiva de cómo deben abordarse nuestros problemas, que de no atenderse como debe y tiene que ser, amenazan con crecer exponencialmente, lo que puede generar una reacción social de negativas e impredecibles consecuencias.

Requerimos mayores esfuerzos de las autoridades y sociedad misma para enfrentar todas las adversas situaciones en la que nos encontramos. Necesarias son unas autoridades probas, contundentes; y una sociedad más pensante, comprometida, empoderada, capaz de crear mensajes positivos, que no se deje confundir.

Hacen falta sensibilidad y eficiencia respecto de los problemas muchos que padece la sociedad toda, en las más de las ocasiones, con graves deficiencias. Faltan esfuerzos, buen gobierno, compromiso, improvisar menos con los recursos que se disponen del Estado, la mayoría de veces quedados en manos de unos pocos amparados en procederes corruptos.

Tenemos que darnos a la faena de argumentar nuestro existir como Departamento, avanzar, conjurar y dejar atrás las razones de los infortunios económicos, sociales y en otras materias, la improvisación, la inestabilidad y la baja calidad de nuestras políticas públicas. Ponernos en la ruta de potenciar incentivos, fomentar la cooperación y superar de una vez por todas las acciones cortoplacistas. Debemos y tenemos que ser capaces de construir senderos consistentes de política económica y social, debido, lo que es tanto urgente como importante, a la necesidad de tener un Departamento y unos Municipios con rumbos definidos, en lo que el funcionamiento de las instituciones políticas se consolide y entre a construir, en evidente metamorfosis, buenas y mejores políticas públicas.

ENVIADO A RDCM 21 OCTUBRE 2O17

Muchos son los problemas que debemos enfrentar si queremos enrrutarnos por los senderos mejores que nos lleven al puerto seguro de una integral prosperidad, lo que llama a concebir las condiciones objetivas y subjetivas que fueren menester para lograrlo, lo que nos conducirá a alcanzar las metas que requerimos en la procura de una estabilidad en todos los estadios, con el fin de que los esfuerzos mancomunados de la sociedad y del Estado no se dispersen como acostumbrado estamos a ello y redunden en beneficio de todos.

Dejar respuesta

*