Priorizar situaciones

0

Por Rubén Darío Ceballos

Urgente como importante ante tantos desmanes, anómalas situaciones y adversas circunstancias, centrarnos en los verdaderos problemas que padecemos en nuestros municipios y departamento, al igual que en las propuestas mejores y superiores para generar cada día y cada vez más bienestar común, rescatar la dignidad de las personas, así como construir ciudadanía, en lo que interesa sobremanera reorientar el debate sobre los asuntos esenciales, tales como seguridad, alimentación, salud, educación, energía, medio ambiente, vías, telecomunicaciones, entre muchos otros, a efecto que una vez adentrados en esto, sea posible cambiar la percepción de seguridad y los índices de confiabilidad institucional, y ponerlas de nuevo en el centro de los objetivos de las políticas públicas y de las evaluaciones; toda vez, verbigracia, el estado lamentable de las carreteras del Magdalena dan grima, así como las inundaciones anuales, permanentes y repetidas de nuestros municipios y de la Capital, no dan espera y son a todas las luces inconcebibles, las cuales no se superan con ayudas menores de colchonetas, medicina genéricas, mercaditos, frazadas, entre otros conceptos.

Punto aparte merece, por ser una necesidad elemental de la población, la alimentación, porque muchos de los nuestros sufren de carencias alimentarias. Producción y comercialización de alimentos nutritivos están por fuera de las discusiones importantes. No solo se trata de cumplir con la población distribuyéndole gratuitamente alimentos, sino generar toda una cultura y concienciación de que la alimentación debe ser, además de nutritiva, saludable y balanceada; así como también, implementar políticas para que la propia población aproveche los espacios cultivables para generar productividad agrícola y pecuaria, por ejemplo, auspiciar programas productivos en las inmediaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Otro aspecto fuera del gran debate público en nuestro medio, los servicios de salud, con rezagos impresionantes y verdaderamente lamentables, cuando la sociedad requiere calidad, eficiencia y suficiencia en dichos servicios, que las autoridades responden con comunicados mediáticos. También al margen está la educación, a pesar de ser clave para responder a casi todos los problemas de la sociedad, ya que adecuadamente atendida, responderíamos al resto de los problemas, con Centros de Salud demolidos sin su debido reemplazo.

Razones las expuestas por las que no podemos seguir apoyando, permitiendo ni siendo pasivos ante semejantes carencias, falencias y necesidades; y mucho menos, seguir siendo electores de toda una serie de personas que viven alejadas de las discusiones, debates, y más básicas como grandes y graves necesidades poblacionales.

Debemos entender, que los indicadores sociales, además de ser necesarios, tienen que estar presentes en los planes de desarrollo comunitario como medida de algún aspecto de la condición humana; igualmente, comprender que el tema de las prioridades sociales es esencial y viene después como una aplicación de la metodología para la política social, con el fin de establecer qué acciones se ejecutarán primero y cuáles después, de acuerdo con un orden o una selección que se preestablece, preguntando a los usuarios o clientes sobre un plan de desarrollo, ese instrumento de gestión pública empleado para propulsar el desarrollo social de un determinado territorio, sobre qué temas deben ser los primeros en atenderse y a cuales otros a renglón seguido asignarles las ayudas más convenientes en beneficio de todos.

Dejar respuesta

*