‘Secuestrado’ camellón de ‘Bastidas’

0

Los vendedores, turistas y población civil sienten temor e indignación por lo que sucede en el balneario turístico a la vista de todos.

Por Paola Ramírez Caballero

Aylín Cervantes Ramírez

El camellón ‘Rodrigo de Bastidas’ ubicado en la carrera primera, frente a la bahía de Santa Marta es un lugar lleno de historias por contar.

Durante todo el año, los visitantes disfrutan la vista llena de embrujo que ofrece la bahía, sus ocasos los seducen una y otra vez. Pero, los samarios lo miran con recelo, porque este sitio está ‘secuestrado’ por la inseguridad, la violencia, la venta de drogas, la prostitución y el deterioro de su infraestructura.

Los atracos y la venta de drogas son el pan de cada día, así lo denuncian algunos vendedores estacionarios de El Camellón, además de asegurar, que la Policía Metropolitana tiene identificados a quienes venden drogas y atracan a las personas que caminan por este emblemático lugar.

*Laura Mejía denuncia que en El Camellón entre las calles 15 y 16, “se ponen tres parejas con sus respectivos hijos. Uno de los hombres es bastante moreno, se hace trencitas y una mujer rubia que mantiene una nena en un cochecito; la segunda pareja tiene dos hijos; la tercera, tiene dos niñas con una de las trenceras. Ellos venden vicio en presencia de los infantes, pero no les importa. Expenden la droga pero no la mantienen ahí, esta es distribuida por otro individuo”.

Como esta vendedora estacionaria hay muchos más que se quejan por esta situación, porque afecta la salud; los olores que expelen los estupefacientes consumidos son desagradables. Razones que pueden disminuir la visita de las personas a los locales ubicados en el corredor de El Camellón y de los turistas que desean apreciar el vaivén de las olas del mar estrellándose contra el Morro, guardián de la Bahía.

La denunciante identifica a este grupo como ‘Los colombianos’, hay personas oriundas del departamento de Antioquia y el Chocó. “Ellos llegan a las 10:00 de la mañana, les compran toda clase de consumidores, pero sus mejores clientes son los extranjeros”, asegura *Fabio Ortiz, comerciante de El Camellón.

LOS ATRACOS

Las personas denunciadas se camuflan como artesanos, labor utilizada como disfraz para vender drogas. Pero no solo el microtráfico ha ‘secuestrado’ este emblemático lugar de la ciudad, se producen atracos frecuentes, lo que contribuye al deterioro de este lugar turístico de Santa Marta.

“Ocurren muchos atracos, están a la orden del día en El Camellón, sobre todo por las noches y los domingos por la mañana. Vemos como los delincuentes intimidan con cuchillos para despojar a las personas de sus pertenencias”, afirmó *Ortiz.

Los vendedores estacionarios, en su mayoría, se van a las cinco de la tarde, por miedo. “Me da miedo tanta prostitución, muchos drogadictos, atracos a cualquier hora del día, no solo por las noches y los domingos, ocurren en cualquier día de la semana, nosotros hemos sido testigos de ellos”, manifestó, *Claudia Gómez, otra de las comerciantes.

Como samarios y con muchos años trabajando como vendedores estacionarios en El Camellón, les duele e indigna lo que sucede en esa zona histórica del Distrito. *Laura Mejía revela, que “El Camellón ha perdido su atractivo por la inseguridad, porque hay personas que dicen que vienen una vez, pero no dos, porque son víctimas de atraco, mujeres que dicen que le faltan el respeto debido a la prostitución, porque ya no pueden estar en el parque ‘Simón Bolívar’ o porque algunos las confunden con trabajadoras sexuales.

He conocido a algunas mujeres sentadas para disfrutar del paisaje y se les acercan hombres preguntando qué cuánto le cobran por un rato. Por ello, se les aconseja que no se sienten en el parque ‘Simón Bolívar’ o en El Camellón”. Estas son algunas situaciones, según los denunciantes, que le quitan la belleza al lugar y los afecta económicamente, porque a los visitantes ya no quieren regresar.

El camellón está ‘secuestrado’ por inseguridad, los vendedores ambulantes lo han denunciado antes las autoridades.

IDENTIFICADOS

Lo paradójico de la situación que se vive en El Camellón es que la Policía Metropolitana tiene identificados a los delincuentes, pero no toma los correctivos frente a la situación de inseguridad que se vive en este sitio turístico. *Marcos Gutiérrez comenta que hay dos personas indeseables que no deberían volver al sitio turístico, alias ‘El Copete’ y alias ‘Jordán’ conocido como ‘El Sigilo’ porque escala las paredes de los edificios del Centro Histórico para robar a los huéspedes.

*Antonio Betancur, señala, que cuando escuchan que acaban de atracar a alguien, ellos saben quiénes son, por la forma en la que roban. “Los conocemos desde niños, no es necesario que no los describan físicamente, ya sabemos de quiénes se tratan”.

Todos los comerciantes, además de denunciar la inseguridad de El Camellón, destacan que no hay el debido acompañamiento policial. *Juan González afirma, que se necesita más acompañamiento por parte de la autoridad. “En El Camellón no hay policías, no hay ley; hay es otra cosa, atracos”.

Sin embargo, el coronel Gustavo Berdugo, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, asegura, que la Mesan realiza intervenciones especiales con el objeto de garantizar la seguridad de este lugar.

Con respecto a las denuncias del microtráfico sostiene, que “llevamos a cabo un trabajo investigativo junto con la Fiscalía, tenemos un equipo identificado e inclusive hay unos procesos que en desarrollo, los cuales vamos a ejecutar para realizar las capturas de los grupos delincuenciales dedicados al tráfico de estupefacientes”.

¿SIN SEGURIDAD?

Los vendedores estacionarios y comerciantes exponen que no hay presencia de uniformados en El camellón ‘Rodrigo de Bastidas’. Señalamiento desmentido por el comandante de la Mesa, coronel Berdugo, quien afirma, que “brindamos acompañamiento policial, estamos dispuesto a implementar las acciones pertinentes para obtener los mejores resultados”.

Sin embargo, los comerciantes como *José Ruiz, argumentan que “los agentes de Policía no se ven en El Camellón, sino que viven encerrados en el CAI, o en las recepciones de los hoteles escondidos. Acá el policía aparece para proceder contra el que está legal, el bandido camina rampante, la droga y la prostitución ni se diga”.

Por su parte, la consejera de Seguridad y Convivencia del Distrito, Priscila Zúñiga Jiménez, reconoce que hay denuncias sobre la inseguridad y venta de drogas en El Camellón, pero que sí hay presencia de uniformados las 24 horas del día. “Por estar este atractivo turístico conectado con el Centro Histórico se tiene acompañamiento de la Policía de forma permanente, sobre todo por su cercanía con las instalaciones de la Mesan, en el día los bañistas están acompañados por uniformados, y por las noches aumenta el pie de fuerza”.

Además, a los señalamientos de los vendedores estacionarios y comerciantes sobre la falta de presencia policial, la funcionaria del Distrito indicó, que “me parece extraño escuchar que digan eso, porque el CAI es permanente a un costado del parque ‘Bolívar’, eso es como faltar a la verdad, porque se mantiene el pie de fuerza”.

Además, se refirió a las denuncias del microtráfico y manifestó, que tiene reportes de la ciudadanía sobre presencia de venta de drogas, y que esto se trabaja con la Policía Metropolitana, la Fiscalía y el CTI.

Los comerciantes de El Camellón afirman lo contrario, se sienten desamparados, el panorama es desolador. Este emblemático lugar está secuestrado por la delincuencia.

*Laura Mejía sigue planteando, que “cuando hay algún problema se llama a la Policía y esta se presenta a la media hora o a veces ni vienen”.

Por su parte, *Juán González asevera, que “necesitamos más acompañamiento policial, nos sentimos solos, por la mañana siempre hay tres o dos atracos, entre las cinco y seis de la mañana”.

El deterioro está acabando con el camellón, necesita de una intervención urgente por parte de las autoridades gubernamentales.

LOS TURISTAS

Los turistas encuentran un camellón deteriorado, algunos dicen que no vuelven una segunda vez por la inseguridad.

Santa Marta es un destino turístico reconocido, durante todo el año recibe a cientos de extranjeros y nacionales, que buscan vivir una experiencia inolvidable y conocer los lugares más especiales de la ciudad, El Camellón es uno de ellos, sin embargo, hay muchas quejas sobre este emblemático sitio.

Max Beltrán visita constantemente a Santa Marta, relata que no venía desde hace cuatro meses, porque algunas zonas están en mal estado, situación que demerita su imagen, hay que estar pendientes del aseo, no solo que El Camellón sea bonito por naturaleza, es fundamental crear conciencia de su cuidado, que haya controles para su mantenimiento, “han permitido que los vendedores ambulantes se apoderen de un espacio tan agradable y hermoso”.

Mientras, Claudia Penagos, quien para esta temporada visita a Santa Marta define el estado de El Camellón como “regular, porque aquí viene mucho turista, debería estar en mejores condiciones, vimos a una persona haciendo aseo y eso nos gusta, pero los jardincitos están muy deteriorados, la playa está más limpia, pero le da mal aspecto es el charco de aguas negras, parece que llegan al mar, por ello, no me baño ahí, esto está muy abandonado”.

Además, enfatizó, en que situaciones como esta, la ciudad pierde mucho turista. La recomendación que le hace esta turista a la administración es “que se preste más atención y brinde más seguridad porque, por ejemplo, el taxista que nos transporta nos dice que tengamos sumo cuidado, porque hay muchos ladrones”.

Por otra parte, el cienaguero Esmelik Castañeda señala, que “El Camellón necesita más arborización, más bancas, solo están los andenes; la autoridad debería ser más presencia, porque hay un grupo de personas que entra y sale, que afecta el ambiente, los drogadictos y mujeres de la vida alegre. Si las autoridades ejercen la debida presión, ellos salen, aquí estás expuesto a que te hagan un daño después de las 7 de la noche”.

Santa Marta, quiere ser una ciudad de crucero cuando su camellón deteriorado es la cara de presentación de la ciudad.

La bogotana Nubia Rocío Zea Díaz, quien pasa vacaciones en Santa Marta, tiene una opinión diferente a los demás visitantes, afirma, que “El Camellón le ha parecido un lugar turístico, limpio en comparación con las playas de Cartagena y Barranquilla, aunque no es lo máximo, pero por lo menos es más limpia que las otras dos ciudades”.

Sobre la seguridad, Zea Díaz expone, no sentirse insegura, “volvería a Santa Marta, lo único es que hay mucho vendedor ambulante y eso fastidia a todos, pero de igual forma uno entiende que la gente debe ganarse la vida trabajando en algo”.

PROYECTOS

La alcaldesa encargada del Distrito, Jimena Abril De Angelis, se refirió al tema de la situación de inseguridad que se presenta en El Camellón más famoso de la ciudad, que existen ofertas que juegan en favor del turismo sano. Los ciudadanos denuncian sobre presencia del turismo sexual y microtráfico.

“Por supuesto que tenemos un plan articulado con nuestros organismos de seguridad, la Policía Metropolitana y Migración Colombia, los cuales están muy comprometidos en esta tarea, por eso pudimos darle la noticia al país, de la captura reciente de un ciudadano extranjero que era ícono del turismo sexual, con esta expulsión se envió el mensaje claro a estas redes que piensan que se pueden arraigar en la ciudad; no vamos a ahorrar esfuerzos para controlarlos”.

Por su parte, la secretaria de Turismo del Distrito, Aura Herrera, presentó los proyectos en los que se vienen trabajando para mejorar las infraestructuras en algunas partes de El camellón de ‘Rodrigo de Bastidas’, para hacerlo más atractivo tanto para los locales como para los visitantes.

“Para recuperar El Camellón existen unos diseños para el cambio total que va a sufrir. La administración está en la consecución de recursos para mirar la viabilidad de ese cambio, ya nos hicieron unas mejoras mínimas, pero las lluvias las dañaron. Se harán cambios de adoquines para minimizar el aspecto negativo”, manifestó Herrera.

La funcionaria también reveló que hay un proyecto muy ambicioso para unas áreas de El Camellón, “desde la Secretaría de Turismo junto con Fontur hicimos un estudio de ordenamiento de la playa de la Bahía, cuando ya tengamos puntos identificados y organizados se hará la socialización a los gremios de cómo va a quedar este lugar”.

Para embellecerlo se tramitan desde el Distrito los permisos para intervenir las arquitecturas patrimoniales. “Es una necesidad para el turismo, porque tenemos la fortaleza de que un crucero llega directamente al Centro Histórico y la primera cara es El Camellón, estamos pensando mucho en cambiársela”, manifestó la funcionaria del Distrito, quien admitió estar de acuerdo con los samarios en que se debe invertir en este emblemático sitio turístico.

LA IDENTIDAD SE TRANSFORMÓ

Desde la visión antropológica´, la identidad de El Camellón ha sufrido una dinámica de transformación, cambió la forma tradicional de ser un espacio en el que los samarios iban a pasar una tarde o una mañana familiar. Esta es la consecuencia de todos los procesos históricos que ha vivido Santa Marta con el Plan Centro, con el que se pretendió conservar esa zona, y volver a los espacios para el disfrute familiar y el turismo.

“Vemos que en esa zona hay establecimientos donde se venden licores, se transformó el espacio para otros fines más comerciales y que evidentemente transforman la dinámica social tradicional que había: la presencia de familias. Hoy, en El Camellón se realiza otro tipo de actividades como la prostitución y el desarrollo de otras economías ilícitas en esa zona”, explicó Augusta Moreno, antropóloga de la Universidad del Magdalena.

El sentir de los samarios es de nostalgia por ese espacio de ensueño que permitía el disfrute de un mar hermoso, de contemplar un morro sobre el que se ciernen, aún, los ocasos inspiradores para los enamorados y los poetas. Hoy transformado en un espacio para la vida nocturna, que permitió el desarrollo económico, pero con el deterioro de su esencia: los paseos familiares.

*Por seguridad, los nombres de los denunciantes fueron cambiados.

Dejar respuesta

*