Connect with us

Denuncias

Evasión de impuesto en Bahía Concha

Opinión Caribe

Published

on

En Bahía Concha, algunos visitantes han recibido a la hora de pagar por el ingreso de su vehículo, en zona privada, un ‘recibo’ que hace constar que pagó por el parqueo del mismo. OPINIÓN CARIBE quiso verificar la validez de estos y mediante información pública de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, Dian, no solo se constató su invalidez, sino que también es pertinente que a través de esta denuncia se inicie la respectiva investigación.

Por Marisol Ramírez Rivera

Es cierto que existe una servidumbre o sendero gratuito en Bahía Concha para entrar a las playas, como también, que por este sendero no se permite el ingreso o parqueo de vehículos, lo que obliga a los turistas a acceder con sus carros a través de las zonas privadas, haciendo un pago de 30 mil pesos por carro o dependiendo del vehículo. Sin embargo, al generarse las ‘facturas’ o lo que deberían ser ‘documentos equivalentes’ se encontraron una serie de anomalías en los mismos.

Existe algo que se llama Régimen de Ventas y dentro de ese régimen hay dos responsables: el Régimen Común y el Régimen Simplificado. Estos son responsables del Impuesto a las ventas pertenecientes al Régimen Común, todas las personas jurídicas y aquellas personas naturales que no cumplan con los requisitos para pertenecer al Régimen Simplificado. Dentro de las obligaciones de los pertenecientes al régimen común está el expedir facturas con los requisitos establecidos en el artículo 617 del estatuto tributario.

Entre los requisitos están: Estar denominada expresamente como factura de venta, apellidos y nombre o razón y NIT del vendedor o de quien presta el servicio, apellidos y nombre o razón social y NIT del adquirente de los bienes o servicios; junto con la discriminación del IVA pagado, llevar un número que corresponda a un sistema de numeración consecutiva de facturas de venta, fecha de su expedición, descripción específica o genérica de los artículos vendidos o servicios prestados, valor total de la operación, el nombre o razón social y el NIT del impresor de la factura e indicar la calidad de retenedor del impuesto sobre las ventas.

Cuando el contribuyente utilice un sistema de facturación por computadora o máquinas registradoras, con la impresión efectuada por tales medios se entienden cumplidos los requisitos de impresión previa. El sistema de facturación deberá numerar en forma consecutiva las facturas y se deberán proveer los medios necesarios para su verificación y auditoría.

Ahora, los que pertenecen al Régimen Simplificado, no están obligados a expedir facturas, pero sí inscribirse como responsable del Régimen Simplificado en el Registro Único Tributario, RUT. Además, llevar el libro fiscal de registro de operaciones diarias, cumplir con los sistemas técnicos de control que determine el gobierno nacional y otras obligaciones.

Teniendo en cuenta lo anterior, las facturas tienen o cuentan con algo que se denomina documento equivalente, que son los tiquetes de máquina registradora, las boletas de ingreso a espectáculos públicos, los tiquetes de transporte, los recibos de pago de matrículas y pensiones expedidos por establecimientos de educación reconocidos por el Gobierno, los recibos que se expiden por la prestación de servicios públicos.

Estos últimos, deberían ser los entregados por los dueños de las zonas privadas que están cobrando por el ingreso en vehículo a los sectores de Bahía Concha con los requisitos que deben llevar estos documentos equivalentes, que son: Nombre o razón social, NIT del vendedor o quien presta el servicio, fecha de operación, número consecutivo de la transacción, descripción de los bienes o servicios y valor total de la transacción.

Es evidente que los ‘documentos equivalentes’ que entregan en el acceso a Bahía Concha no cumplen con los requisitos, al no tener el NIT y la fecha de operación. Entonces de conformidad con lo establecido en el Decreto 1165 del 28 de junio de 1996 artículo 6 expedido por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, los documentos expedidos por el pago de acceso de parqueo a Bahía Concha, no cumple con los requisitos propios designados por la referida norma para los documentos equivalentes, por tanto, es necesario que la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales inicie una respectiva investigación para determinar posible evasión de impuestos.

¡UN DÍA COMO TURISTA EN BAHÍA CONCHA!

OPINIÓN CARIBE visitó las playas de Bahía Concha para constatar los cobros que se llevan a cabo para el ingreso y verificar si efectivamente siguen entregando los recibos, además, darnos cuenta del estado de las vías hasta esa zona.

El camino hacia la entrada es pedregoso y solitario, no hay presencia de las autoridades y los mototaxistas transportan hasta cuatro pasajeros en un solo ‘viaje’. Al llegar a la entrada de acceso hacia la zona de las playas, hay dos entradas, por un lado, se puede ingresar de manera gratuita en moto o a pie, pero nos dimos cuenta que el sendero está descuidado, en mal estado, son pocas las personas que deciden ingresar por esta servidumbre, lo que obliga a entrar por la zona privada, realizando el respectivo pago dependiendo del vehículo en el que se transporten, señalando, que ya no entregan ningún recibo al acceder, lo que indica que están en alerta por la ilegalidad de los mismos.

Al realizar el pago para el acceso, preguntamos por el recibo, a lo que nos respondieron que no importaba, los que estaban entregando eran ‘provisionales’ hace unos días pero que ya no era necesario y podíamos ingresar sin ellos. Otro de los trabajadores, al darse cuenta de nuestro interrogante por los recibos, se acerca altivo y nos pregunta quiénes éramos y por qué preguntábamos por los recibos, fue notoria su preocupación. Preguntamos, luego, qué función cumplía él ahí, pero no obtuvimos respuesta.

En la entrada, por la zona privada, es poco el camino que se recorre para llegar a las playas, es notoria la cantidad de personas que asisten un domingo a disfrutar de este lugar y también la cantidad de motos al servicio de los turistas. Por persona, ellos cobran $5.000 pesos el transporte y al turista $5.000 pesos por el ingreso. Los carros particulares pagan $30.000; las ‘chivas’ con turistas de otras partes de Colombia pagan $150.000 y microbuses entre $70.000 y $100.000 pesos. Pero, al preguntarles a los conductores de los mismos, no reciben ningún tipo de recibo, solo pagan la entrada y acceden.

“Íbamos a ingresar por el camino, gratis, pero está lleno de monte y preferimos pagar los cinco mil pesitos”, menciona una de las turistas que se transportaba en moto.

Pudimos constatar que se encontraban dos personas de Unidad de Parques, quienes se encargan de regular el cuidado ambiental de la zona, pero no intervienen en los cobros porque son zonas privadas hasta que se confirme lo contrario con la SAE y la Secretaría de Gobierno.

EL TRANSPORTE EN ESTA ZONA ES RIESGOSO

Aquellos que han tenido la oportunidad de ir a las playas de Bahía Concha pueden notar que el transporte a estas zonas las realiza, en muchas ocasiones, motocicletas con hasta cuatro pasajeros. Esta es una forma utilizada por varios mototaxistas con el propósito de generar ingresos, sobre todo, los fines de semana.

Según el secretario de Gobierno Distrital, William Renán, en temporadas de vacaciones, estas zonas cuentan con equipo de control de la Dirección de Tránsito, porque es sabido que en ninguna zona está permitido el traslado de más de dos pasajeros en moto y mucho menos si el parrillero es hombre.

En Minca y Guachaca había flexibilidad con respecto a esta situación, menciona el Secretario, porque es el medio de transporte más utilizado en estos sectores, pero en vista de los abusos que se han venido presentando, se dieron a la tarea de comenzar un proceso de censo para motocicletas en estas zonas rurales. Este proyecto, realizado por la Alcaldía Distrital, a través de la Secretaría de Gobierno y la Alta Consejería para la Seguridad y Convivencia, comenzó con Minca, luego Guachaca y después Bonda.

Con esto se busca identificar a los propietarios locales y empadronarlos al censo para permitirles utilizar la moto como fines de transporte y no como otra cosa. Esto se realiza por temas de seguridad, no es referente al tránsito, porque desde ese punto de vista está totalmente prohibido este tipo de abusos en el transporte.

En cuanto a Bahía Concha existen Cootrabahiacom y Apesa, dos asociaciones que prestan el servicio de transporte en carros o motos, debido a que no existe uno público para llegar a este balneario. Estas entidades, sin ninguna regulación por parte de la autoridad pertinente, transportan varios pasajeros en un solo ‘viaje’, lo que pone en riesgo la vida de los mismos. ¿Quién tiene más culpa? ¿los mototaxistas al realizar ‘maniobras’ en estas zonas para llegar hacia las playas, o los mismos pasajeros al poner su vida en riesgo subiendo a estas motos con más pasajeros? Es evidente la ausencia del órgano de control y vigilancia en estas zonas. No vimos un solo policía en esta zona de la ciudad, la cual es visitada por mucha gente un día de domingo.

Hacemos un llamado a quienes regulan estas situaciones y velan por la seguridad de los turistas.

Imagen3

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *