Unimagdalena, el pulso del liderazgo juvenil

0
654

En los principales centros de Educación Superior del país se viven procesos electorales que ponen en movimiento la diversidad político-intelectual que habita estos espacios, la Universidad del Magdalena no podría quedarse atrás.

A primera vista puede suponerse que estos procesos ponen en juego las grandes polarizaciones teóricas de visiones opuestas de la universidad, de la sociedad magdalenense y samaria, pero la convocatoria esta vez ha ido más allá del debate intelectual de fondo, en su lugar, se ha instalado un ambiente de maniobras polémicas que poco entusiasma a los votantes.

Ello no quiere decir que todo sea exactamente lo mismo y que algunos sectores no intenten hacer la diferencia con gestos y propuestas que van en otra dirección.

Páginas de memes en Facebook, usuarios inventados y hasta una publicación periódica nacieron durante el proceso de elecciones que se adelanta en la Universidad del Magdalena. Los comicios estudiantiles estuvieron como ‘para alquilar balcón’, cuatro demandas tres suspensiones del proceso y redes sociales llenas de dimes y diretes, estuvieron a la orden del día.

El mundo universitario vive un proceso de transformación generalizada que guarda íntima relación con los acelerados cambios que experimenta la sociedad en todo el planeta. Asistimos a un curso histórico de transformaciones en el que se ha puesto en tensión, ya no sólo la configuración institucional de las universidades, sino las ideas de base con las que se confeccionaron estas instituciones.

Los rasgos dominantes, las tendencias visiblemente mayoritarias, demuestran liderazgos juveniles e intención de alterar la inercia de la sociedad civil samaria.

¿QUÉ PIENSAN LOS ESTUDIANTES?

Gina Noriega Narváez, estudiante de Derecho y bloguera, manifiesta, que con el inicio de las elecciones política en el Alma Mater, también hacen su aparición distintos tipos de intereses políticos y personales, de los que se esperaría que el fundamento esencial sean los estudiantes.

“Sin embargo, en estas nuevas elecciones la historia de las turbias para elegir Rector se repite. Una nueva organización frente a la anterior, mismos rostros y apellidos, y una clara falta de exposición de propuestas. Términos como Política es de lo que se carece y han sido reemplazados por campañas enfocadas a demeritar candidatos que se consideran competencia directa”.

“Sin estar de acuerdo o suscrita bajo alguna concepción política de las que se encuentran en disputa, puedo decir desde un punto imparcial, que cuando la importancia de la campaña de los futuros representantes gira entorno a ellos mismos, sólo se genera un plano deficiente para nosotros como estudiantes”.

DEMANDAS

Tres veces se suspendieron las elecciones en la Universidad del Magdalena, la última tregua se dio por cumplimiento a una decisión judicial emanada por el Tribunal Administrativo del Magdalena.

OPINIÓN CARIBE dialogó con Jorge Noriega, candidato al Consejo Superior, quien expresó el sentir de los involucrados en el proceso: “la posición que puedo asumir en este momento es la que toma la mayoría de los estudiantes y es que estamos cansados de que este proceso electoral se siga dilatando”.

Precisamente, Jorge había interpuesto una acción de tutela porque no se le había entregado la publicidad requerida por él para la campaña, sin embargo, asegura, que reflexionó y tras recibir los documentos de respuesta de la Universidad que le hicieron ver que hubo una omisión de su parte, decidió dejarlo quieto para que el proceso no se afectara.

Hace un llamado a ponerse la mano en el corazón a las personas que han instaurado acciones y a los que están detrás de los aplazamientos; de acuerdo con su criterio tres actos seguidos demuestran que se quiere entorpecer el proceso.

“Realmente no sé qué trasfondo haya, pero produce suspicacia que los tres candidatos detrás de estas acciones pertenezcan todos a un mismo movimiento político, no me atrevo a hacer ningún señalamiento más profundo, solo de enunciar lo que se nota a simple vista”, manifestó.

De las cosas que más preocupan a los estudiantes está el hecho de que los cargos se ocuparán hasta 2018 y entre más se dilaten las votaciones, menos tiempo quedará para las siguientes elecciones.

“Esto es engorroso, perdemos tiempo de clases, tiempo de campaña, además, la Universidad podría incurrir en detrimento porque está haciendo un gasto que no está justificado.

No podemos permitir que personas o políticas ajenas a la universidad se adueñen de ella o quieran intervenir”, explicó.

Para contrastar lo expresado por Noriega, contactamos a Luís Pinzón, accionante de la tutela que propició la tercera suspensión de las elecciones, quien aclaró, que es una coincidencia que él y los otros dos demandantes pertenezcan al mismo movimiento político.

“Me inscribí para ser candidato por los egresados al Consejo Superior, se me negó la posibilidad argumentando que no cumplía con los requisitos, apelé y la respuesta, además de ser extemporánea, estuvo en mi contra, por ello, decidí interponer una tutela”, comentó.

Sin embargo, para el tiempo al que se refiere el implicado, se estaba resolviendo el caso expuesto por el profesor William Renán, en ese entonces, Secretario de Gobierno de Santa Marta, por lo que decidió esperar y proceder legalmente en el mes de febrero, coincidiendo así con el actual proceso electoral.

Teniendo en cuenta que no había recibido respuesta y las votaciones se iban a dar este viernes, decidió impetrar una medida cautelar de urgencia, y el juez, en respuesta, suspendió el proceso que se adelanta en la Universidad.

“Debo aclarar, que solo solicité la suspensión de la elección de egresados, fue el juez quien suspendió todo el proceso, lo hice con la seguridad que había una dinámica avanzada, pero sin la intención de entorpecer otros procesos”, puntualizó.

CANDIDATOS

María Alejandra Rojas, candidata al Consejo Superior por el estamento estudiantil, defendió su liderazgo y rechazó que se le estigmatice por pertenecer a un movimiento ciudadano y político, “he tenido una representación interesante en ámbitos académicos, tengo uno de los promedios más altos en la universidad, fui presidenta de una organización que hubo en el interior que se llamaba Parlamento Andino Universitario y representé a la Alma Mater fuera del país”.

En la organización me dieron un reconocimiento por mejor investigación; tengo un liderazgo propio en el interior de la universidad que me motivó a promover mi candidatura. Contamos con un equipo de estudiantes que también cumplen con los perfiles, que en sus programas han desarrollado investigaciones o son muy buenos académicamente, quisieron postularse y eso hace parte de un derecho.

“Hay que organizarnos, la comunidad se ha acostumbrado a que en la Universidad todo era en silencio, nadie decía nada, el rector era quien ordenaba, nosotros somos una universidad pública, nadie defiende los derechos de los estudiantes y ahora demostramos que hay cosas alternativas que se pueden hacer, esto permite que en el Centro de Educación Superior se presenten conflictos constantes.

Sobre la no legitimidad por parte de la administración, porque se le salen de control los procesos, no es culpa del estudiantado, si la Universidad los hubiese rectificado en su momento, no se hubieran puesto trabas, esto no estuviese pasando y ya se hubiesen elegidos los representantes, todo funcionara de acuerdo con lo estipulado, pero como se vulneraron los derechos, se nos ocurrió reclamar, como es la moda en este país.

Nosotros no queremos entorpecer ni atrasar el proceso, no lo queremos dilatar, pero si queremos respaldar los derechos de los estudiantes, queremos formar líderes. Hay muchos estudiantes que se han unido a esta idea, porque empiezan a analizar que se necesitan líderes transformacionales”.

La gente siempre dice que no quieren intervención política, pero todas las decisiones que uno toma son políticas y el máximo órgano de representación de la Universidad es el Consejo Superior, que cuenta con nueve votos para asumir todas las decisiones de la Universidad.

Por su parte, Anderson Marín, candidato también al Consejo Superior por el estamento estudiantil y contrincante de María Alejandra dijo, que hay intereses fuera de los que le competen al estudiantado, los cuales afectan los procesos universitarios.

“Nos sorprende que, si en el algún momento no se les concedió el derecho a ejercer como candidato, no reclamaron en el tiempo adecuado, sino que han utilizado los recursos judiciales para ir dilatando el proceso, fueron presentando las demandas intercaladas, eso causa suspicacia”.

Anderson Marín fue uno de los más afectados en el proceso, puesto que fue a quien, utilizando elementos gráficos de OPINIÓN CARIBE, le publicaron una supuesta inhabilidad, noticia falsa que debió aclarar el mismo día de la votación.

“Somos una comunidad estudiantil y todo lo que hacemos debe ser con el objetivo de cambiar los modelos de hacer política, con ideas, debates y propuestas. En mi intervención, me dediqué a dar ideas, mientras que los otros candidatos sólo a criticar movimientos y a otros contrincantes”.

Agregó, que por la forma como se llevó el proceso, fue una casualidad que participara el 70 por ciento de la población, porque reinó la desinformación. Entre sus recomendaciones está ajustar el proceso electoral por parte de la universidad para las próximas elecciones.

RESULTADOS

Los resultados oficiales se publicarán el 21 de marzo y la entrega de acreditaciones de los Representantes elegidos a los Diferentes Órganos de Gobierno y Administración Académica se llevará a cabo el 24 de marzo a partir de las 4:00 de la tarde.

Las autoridades encargadas de velar por el cumplimiento de los principios y normas del proceso, son el Tribunal de Garantías y el Consejo Electoral, respectivamente, los cuales están conformados por:

El Tribunal de Garantías: el representante del Consejo Superior designado mediante el Acuerdo Superior número 01 de 2017, José Miguel Berdugo; el decano de la Facultad de Humanidades, doctor Wilhelm Londoño como representante de las Autoridades Académicas y la jefa de la Oficina de Control Interno, ingeniera Milena De León Mendoza, en calidad de secretaria Técnica del Tribunal de Garantías.

Consejo Electoral: el Director de Bienestar Universitario, administrador magíster Alexánder Daza Corredor, delegado por el Rector; el director del Instituto de Educación a Distancia y Formación para el Trabajo -Idea- y director (e) del Centro de Postgrados, licenciado especialista Wilson Velásquez Bastidas; el representante de los docentes, economista magíster Gustavo Rodríguez Echeverría; el estudiante del programa de Licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Informática, Jonathan Barros Torres como representante de los estudiantes; la representante de los egresados, ingeniera Leydis Maestre Matos y la secretaria General de la Universidad, Mercedes De La Torre Hasbún en calidad de secretaria Técnica del Consejo Electoral.

Dejar respuesta

*