La Pola sin energía eléctrica

0
472

La población denunció ante las autoridades competentes la presunta irregularidad que hubo en la entrega de los paneles solares prometidos en el 2016 por el presidente Juan Manuel Santos.

La ilusión de los campesinos por tener energía eléctrica en La Pola, Chibolo, se ha desvanecido con el transcurrir de los meses, de la promesa de pasar una Navidad iluminada solo quedan las palabras, que, al parecer, se las llevó el viento, porque siguen viviendo a oscuras en esa extensión de tierra fértil conformada por 75 casas de barro, tabla y paja.

“En esta localidad, azotada históricamente por la violencia, beneficiamos a un total de 64 familias en las veredas de Boquillas, Canaán, Bejuco Prieto, Palizuda y La Pola, que podrán tener una Navidad con luz”, así se comprometió el presidente Juan Manuel Santos con la comunidad”, afirmó el ministro de Minas y Energía, Germán Arce Zapata.

Esta promesa fue hecha por el presidente Juan Manuel Santos en julio de 2016, cuando en el marco del evento ‘Pedagogía por la paz’, visitó el emblemático Balcón, centro cultural de La Pola, hasta donde llegó la comunidad víctima del conflicto armado en Chibolo.

Después de ocho meses los asistentes recuerdan textualmente sus palabras, “todas las viviendas, de aquí a finales de año, van a tener electricidad con paneles solares para que puedan tener una Navidad con luz”.

“Los paneles solares llegaron a medias, pero beneficiaron a familias de otras veredas, porque sí tuvieron dinero para dar la cuota que solicitaron, como no tuve el recurso no tengo energía en La Pola, donde se hizo la promesa no fuimos beneficiados con la electricidad, el Presidente nos falló”, comenta *Luís Gómez, campesino de este caserío, golpeado por la violencia.

La indignación de no ser beneficiados con los paneles solares prometidos por la Presidencia de la República a través del Ministerio de Minas y Energía a la comunidad de La Pola, los llevó a reunirse para instaurar ante los entes de control una denuncia por la presunta irregularidad en la entrega de estos, que según *Luís Gómez, estuvo a cargo de la Secretaría de Desarrollo de Chibolo.

La denuncia hecha por los campesinos de esta vereda de Chibolo expone que los directivos de la Asociación de Campesinos Desplazados de La Pola -Asocamdespo- y la Secretaría de Desarrollo Económico de Chibolo pregonaron ante la comunidad, que llegarían cuatrocientos cincuenta (450) paneles solares y que para acceder como beneficiario, era obligación hacer un aporte que oscilaba entre los treinta y cincuenta mil pesos, la mayoría de las familias hizo este pago, sin embargo, no recibieron ningún beneficio. El denunciante estima que por esta vía reunieron alrededor de quince millones de pesos, de los cuales se desconoce su destino.

Frente a este señalamiento, el secretario de Desarrollo Económico del municipio, Carlos Escobar, aclaró, que “no tenemos nada que ver con la asociación ni con el dinero que pidieron, según su presidente para pagar los impuestos de la Dian. Ese recurso obtenido no tenía nada que ver con el proyecto, porque para esto no debían aportar nada, según la asociación, ellos tienen los soportes de que solo recogieron un millón ochocientos mil pesos para el pago de los impuestos”.

Asimismo, la denuncia revela, que la promesa del presidente Santos se cumplió parcialmente con el envío de 64 paneles solares recibidos por la Administración Municipal de Chibolo y los directivos de Asocamdespo. Según *Luís Gómez, en La Pola fueron entregados únicamente tres módulos de energía solar, en igual número de parcelas y el resto fue repartido en otros lugares para favorecer a amigos y familiares de algunos funcionarios de la Alcaldía.

“Es incomprensible que entreguen estos módulos en casas que ya contaban con una planta similar cedida en años anteriores por el Estado, es decir, las 64 nuevas plantas se las dieron a personas que económicamente están bien, dejando por fuera a familias de escasos recursos y muy necesitadas de ayuda estatal”, afirma *Luís Gómez.

El denunciante expresa, que a pesar de que los paneles solares, según la promesa presidencial, estaban destinados a las viviendas del casco urbano de La Pola, donde no hay luz eléctrica y abundan las necesidades básicas insatisfechas, ninguna de estas familias resultó beneficiada.

LA ALCALDÍA SE DEFIENDE

Frente a la denuncia hecha por la comunidad de La Pola, el alcalde de Chibolo, Hernán Barrios Orozco, explicó, que la entrega de los paneles solares fue realizada directamente por el Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas, Ipse, y el Ministerio de Minas y Energía, que se reunió con la Secretaría de Desarrollo de Chibolo para solicitar el listado de familias víctimas que vivieran distantes del centro del poblado de La Pola.

“Nosotros solo enviamos el listado, el Ipse se encargó del siguiente proceso, entregar los paneles solares a personas distantes de la vereda, porque la Alcaldía en este momento ejecuta con recursos propios un proyecto para la electrificación que beneficiará a todo el sector de La Pola y demás”, resaltó el alcalde de Chibolo.

Aunque la Alcaldía de Chibolo insista en que no tuvo relación, desde el Ministerio de Minas y Energía se conoce, que el proyecto fue entregado al alcalde municipal, el cual garantizará la sostenibilidad de las soluciones eléctricas. Además, desde esta cartera le fue solicitada a la población tener un comportamiento eficiente con el uso de la electricidad para evitar el deterioro de los elementos y así garantizar la continuidad del servicio.

El secretario de Desarrollo Económico de Chibolo, Carlos Escobar, desmintió que se hayan beneficiado con los paneles solares a familias y amigos de funcionarios de la Alcaldía, argumentando que a la administración le solicitaron certificar a personas que habitaran en zonas donde no se estuvieran ejecutando proyectos de electrificación.

“Al momento de solicitar el listado, llegan 3.200 millones de pesos del Fonpet, el Alcalde dijo, que electrificaría en el sector de La Pola, porque estaba atravesando varios procesos de restitución, de retorno y reparación colectiva”, explicó el Secretario de Desarrollo Económico de Chibolo.

Según el funcionario de la Alcaldía de Chibolo, a finales de noviembre de 2016, la Alcaldía suscribió el convenio con Asociénaga para electrificar el sector de La Pola. “La idea era que este convenio estuviera ejecutado antes de diciembre, pero no se obtuvieron los permisos con Electricaribe, por eso no se le asignaron paneles solares, porque el Ipse dijo que no se deben instalar en zonas donde se lleven a cabolabores de electrificación, sino en sectores apartados sin redes”.

De acuerdo con lo informado por la Alcaldía de Chibolo, el proyecto de la instalación de los paneles solares fue ejecutado por la Unión Temporal Megasolar como una prueba piloto del Ministerio de Minas y Energía de interconexiones por soluciones solares, que fue rechazada en Meta y La Guajira, departamentos donde estaban contemplados estos planes de electrificación.

LA CASA DEL BALCÓN

Otra de las promesas hechas por el presidente Juan Manuel Santos y que La Pola continúa esperando es la dotación del emblemático Balcón, como centro cultural de verdadera reconciliación. La comunidad afirma, que la Administración Municipal de Chibolo, con el apoyo de algunos líderes comunitarios con intereses particulares, adelantan acciones politiqueras que revictimizan a los pobladores y destruyen los avances logrados en la reconstrucción del tejido social, dificultando la tan anhelada reconciliación.

En este sentido, el director de la Unidad de Atención de Víctimas en el Magdalena, Carlos Ortiz, indicó, que estos compromisos sí se cumplirán a partir de este año. “Ya hacen parte de una agenda de trabajo que se desarrollará durante este 2017, se blindarán todos los procesos con el acompañamiento de la institucionalidad, porque muchas entidades intervienen en esta zona, preocupadas para que todo se dé en el marco de la transparencia y a cabalidad”.

Cabe decir, que la vida del campesinado que habitaba en La Casa del Balcón en La Pola, se dividió en dos, cuando Rodrigo Tovar Pupo, ‘Jorge 40’, apareció en Chibolo para arrebatarles a las familias los días de sancochos y fiestas comunitarias que compartían en este centro de reunión de los habitantes de la zona.

Con la guerrilla y posteriormente la incursión paramilitar, la Casa del Balcón pasó a ser el centro de operaciones de los grupos delincuenciales, y en el lugar desde donde se idearon las acciones que propiciaron el despojo y el abandono forzado de tierras por parte de la comunidad de La Pola.

 

NOTA DE REDACCIÓN: Algunos nombres (*) fueron cambiados por seguridad.

 

Dejar respuesta

*