Historia de la medicina en el Magdalena (I)

0
355
Al costado izquierdo de Simón Bolívar, el médico Alejandro Próspero Reverend.

Por Raúl Martínez Ceballos

El registro histórico más antiguo que se tiene de un médico en Santa Marta corresponde a uno de los acompañantes que llegaron con Bastidas en 1525, donde aparece el “portugués Antonio Díaz Cardozo, que haría de médico” (*2). Rodrigo de Bastidas trajo consigo a dos sangradores y un cirujano, no contó en 1527 quién lo atendiera de las heridas recibidas de sus conspiradores, siendo curado con yerbas y plantas de los indígenas que habitaban a Santa Marta en ese momento. Al parecer, la medicina que se puso en práctica fue la de las curas con plantas y emplastos de los chamanes, curanderos o Mamos indígenas. El médico historiador Arturo Bermúdez Bermúdez, nos narra: “fue atendido con la pobre medicina de entonces y quizá fue la medicina vegetal de sus amigos indígenas (medicina herbolaria) la que más pudo aliviarle, porque no había verdaderos médicos acá, aunque con Bastidas vinieron dos sangradores barberos o cirujanos” (*1). No sé si sean casualidades, pero aún nos sigue pasando lo mismo a muchos coterráneos.

Existen algunas referencias bibliográficas en el sentido de que en Santa Marta existió un rudimentario hospital de madera y paja como el creado por el gobernador de Santa Marta García de Lerna en el año 1530, el cual estuvo bajo la dirección y asistencia de sacerdotes dominicos que llegaron en 1529, (*4), pero no duro mucho; posteriormente en el año de 1617 el Obispo Fray Sebastián Ocando, fundó un nuevo centro asistencial al cual llamó Hospital de San Sebastián también a cargo de religiosos con algunos conocimientos de medicina, demolido en 1643; (*5), lo cierto es que en esta ciudad al parecer, no hubo médicos permanentes, ya que muchos habitantes fallecieron por falta de una buena asistencia médica, o en otros casos los enfermos eran trasladados a Jamaica, Cartagena y posteriormente a la ciudad de Barranquilla para su tratamiento; (Pareciera que se repitiera la historia en este departamento). continúa el doctor Arturo Bermúdez, y narra que nuestro antiguo y desaparecido “Hospital San Juan De Dios”, de la Carrera primera con calle 22, “fue organizado por los religiosos a partir de los años 1746, al comienzo se llamó Hospital del Arcángel San Rafael, fundado por religiosos de la Orden de San Juan de Dios, donde los religiosos Juan de Heredia y Josef Joaquín González ejercían como médicos; pero es a partir de 1760 cuando se le llamó Hospital San Juan de Dios, considerando al padre Fray Josef Joaquín como Prior y Fundador de este hospital, quien al mismo tiempo ejerció por 15 años tanto a este hospital como al pabellón de las tropas; en 1773 aparece como Prior y médico del Convento anexo del mencionado hospital Fray Diego Josef Salgado hasta 1786.

Posteriormente se conoció que en 1825 el General Mariano Montilla (Caracas 1782 + Caracas 1851), Comandante Militar de la Provincia de Santa Marta, nombró al doctor Alexander Prosper Reverend (Falaise, Francia,1796+Santa Marta1881) como médico de la guarnición de esta ciudad y del Hospital San Juan de Dios. Fue también médico de la Junta de Sanidad y Montilla lo nombró en 1830 Cirujano Mayor del Ejército. (Reverend había llegado a Santa Marta en 1824). Steinar A. Saether narra cómo “a mediados de la década 1830 la samaria Cecilia Díaz Granados se unió en matrimonio con el descendiente de irlandeses y cirujano William Porter Smith” (Dublín 1786 + Santa Marta 1856), (creo que es el mismo que el doctor Arturo Bermúdez menciona en su libro Materiales para la historia de Santa Marta al igual que los escritores José Arcadio Ordoñez (*9) y Aramis Bermúdez; el doctor Smith ya formaba parte de los ejércitos libertadores y se recuerda que sus padres estaban residenciados en una colonia por los lados de Santa Rosa, cerca de Fundación.

Ha sido difícil encontrar información sobre nuestros personajes médicos antes de los años de 1830 en Santa Marta y el resto del Magdalena, antes de la Muerte del Libertador Simón Bolívar, son muy pocos los médicos graduados que pudimos encontrar, sin embargo existe una partida de Bautismo de Ana María Josefa de los Dolores Ramón, bautizada el 2 de Diciembre de 1819 “hija legítima de: Don Antonio Ramón, doctor en Cirugía Médica, natural de Barcelona en el principado de Cataluña y de María Josefa Martínez”, convirtiéndose así en el registro nominal de un médico laico más antiguo que dé referencia en Santa Marta.

En Valledupar aparece firmando un acta el secretario de Estado del Interior y de Relaciones Exteriores el Señor “Rafael Díaz Granados Fernández de Castro, bachiller y doctor en Medicina y Ciencias Naturales del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario cuyo nombramiento refrendado como director del Colegio de Primeras Letras del Método Lancasteriano, creado por el decreto del excelentísimo Presidente de la República y que lleva fecha 17 de mayo de 1824; los demás datos bibliográficos, se remontan a partir de la muerte del Libertador; el más conocido y famoso por la envergadura y talante de su paciente fue el doctor Alexander Prosper Reverend.

A partir de 1830 hemos encontrado nombres como los de Manuel María Monsanto, quien ejerció por los años 1840. Alfredo Mestre Orozco continúa afirmando, “A finales de 1850 procedente de Ciénaga, don Tomás Pavajeau llegó a Valle de Upar desempeñándose como médico… y contrajo matrimonio con Doña Margarita Fernández de Castro Maestre… Fue el médico que asistió al cartógrafo Agustín Codazzi en sus últimos momentos”. Si tenemos en cuenta que en nuestra ciudad existió una Escuela de Medicina en la Universidad del Magdalena, que hacía sus clases teóricas y prácticas en el Hospital San Juan De Dios, la cual empezó a funcionar el primero de enero de 1868; creada y sostenida por el Alcalde de Santa Marta, Don Tomas E. Abello Robles (¿1869?) y reglamentada por Decreto del 2 de febrero de 1869 del Presidente del Estado del Magdalena, el médico estudiado en Francia, doctor Manuel A. Vengoechea, con el apoyo de los doctores Gabriel Ujueta, Luís Guardiola y el doctor William P. Smith, que fueron los aportantes intelectuales y científicos docentes; apareciendo así más posibilidades de sanación a la población samaria y sus alrededores. Manuel José del Real afirma que el doctor Joaquín Modesto Vengoechea egresado de París y Bogotá también fue profesor de la Escuela de Medicina para esa época.

Es de suponer que estas personas debieron estudiar fuera de Santa Marta, especialmente en Europa, como los referenciados Reverend, Porter y Vengoechea. De esta escuela salieren varios médicos cirujanos y es así como nuestros historiadores mencionan a “Lucas Bravo, Agustín Bernier, Tomás Pavejeau, Miguel Celestino Zúñiga, Juan B. Corvacho, Antonio J. Torregroza, quien ejerció en Cerro de San Antonio (Magdalena), José María Torres, quien tenía una farmacia, Andrés Labarrera y Valentín Villar” (*15) También afirma que el doctor Zúñiga (No hace referencia de la fuente,) para finales del Siglo pasado (¿800?), ejercieron su profesión: “Gabriel Ujueta, Joaquín Vengoechea, Óscar Noguera (quien estudió en Alemania), José María Sojo Carmona, José María de Mier Rovira, Cayetano Lombana, Diego Soto Pernet, José I. Guardiola y Guillermo Smith, quienes actuaron en distintos años”. El señor Manuel José del Real menciona a los doctores Sebastián Pinto, quien fue alcalde de Santa Marta, estudió en el Hospital de Caridad y, bajo la dirección de los doctores J.M. Vengoechea y Gabriel de Ujueta, vinculándose al pequeño grupo de médicos que atendió la epidemia de la viruela que azotó a Santa Marta en 1864. También menciona al doctor Manuel I. Guardiola, hijo del médico Luís Guardiola; Manuel, al parecer, aprendió la medicina al lado de su padre y con otros médicos. El doctor José Antonio Tovar Cotes, quien cursó sus estudios en Caracas y después en Bogotá, posteriormente en París se gradúo de Médico, vino a Santa Marta en 1865, muriendo en esta ciudad en 1885. Otros médicos que menciona fueron: Alejandro Cotes B, quien llegó como tal en 1884; Pedro Antonio Brugés llegó en el curso de la última Guerra Civil; Leopoldo Delgado, Llegó en 1901-1902. (*16) En Riohacha fue famoso el doctor José Ramón Lanao, quien además de ejercer la medicina, fue político y llegó a la gobernación de la Provincia de Riohacha en 1864. Por estos años ejercía la medicina en Valledupar el doctor Manuel Maya Epalza, (Narra Alfredo Mestre Orozco: “nació en el año de 1830, estudió medicina y se desempeñó en el Valle de Upar”. (Alfredo Mestre Orozco “El Padre Valentín, Página 371) y más adelante en el mismo libro: “El doctor en medicina, don Manuel Maya Epalza, murió ahogado en el Cesar, cuando se dedicaba a visitar su finca situada en el municipio de la Paz”. Otros médicos son los doctores Labantiú, médico haitiano, Miguel Arango, cirujano traído por la United Fruit Company que atendió junto con los doctores Alejandro Cotes, Russo y Manuel A. Valencia. En esta misma compañía, atendieron: Azuero, Julio Vengoechea, samario de la U. Nacional, quien se residenció posteriormente en Panamá. Por los lados de Valledupar y en la región de San Sebastián de la Sierra Nevada, hoy Nabusimake en los años 1880 ejercía el doctorJuan Bautista Pavajeau Fernández de Castro, hijo de un “cartagenero cienaguero” nacido en ese municipio; su padre Tomás J. Pavajeau, quien también fue médico, llegó a Valledupar procedente de Ciénaga, Magdalena, en 1850

Afirma el periodista, escritor y exparlamentario José Manuel ‘Yin’ Daza Noguera que su padre José Manuel Daza Parodi fue uno de los primeros médicos que llegó, egresado de la Universidad Nacional, (anteriormente Central) de Bogotá y en 1895 ejercía la medicina en su pueblo San Juan de Cesar y también ejerció en Santa Marta; el doctor Leopoldo Delgado, quien se residenció como médico a Santa Marta en los comienzos de 1900, dos años después regreso de Bogotá el samario Gabriel Angulo, graduado en medicina de la Universidad Nacional, el cual ejercía en la Capital de la República; en 1899 estaba el doctor Manuel Cotes, quien acompañó a los generales Florentino Manjarrés y Lázaro Riascos y otros en correría al inicio de la “Guerra de los Mil Días”, por la Provincia de Padilla (Sur de La Guajira) y el Centro del Magdalena; también narra, que como consecuencia del “Combate de Chibolo”, en la misma guerra, se dio una escaramuza contra una guerrilla de revoltosos en cercanías de Remolino y allí, “el 8 de mayo de 1900 fue puesto prisionero, por el ejército del general Florentino Manjarrés y el médico José Antonio Llanos que estaba recién llegado de Alemania”; (*22). A partir de 1900 más magdalenenses estudian medicina. Tenemos alguna referencia de Samuel Beracasa Hoyer; que el primer médico que llegó a Aracataca fue el inmigrante extranjero Bartolomé Azorín Forneten el año 1912; y posteriormente, en este mismo municipio el doctor José Roure Bercedó en el año 1925; por esta época ejercía la medicina en El Banco el doctor Luís N. Bolívar, egresado de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, quien fundo la primera Clínica de El Banco en 1917; también fue alcalde de esta ciudad en 1930. Por este mismo año ya ejercía la medicina como uno de los primeros médicos vallenatos el doctor Ciro Pupo Martínez, quien fue gobernador del Magdalena, nombrado por Alfonso López Pumarejo, de mayo de 1935 a octubre de 1936. En Ciénaga, Magdalena, por los años 1910 ejerció el doctor Pablo Torregroza Borja y fue muy notable; en esta misma población el doctor Aquiles Hernández Barreto y el doctor Anselmo Martínez,quién falleció en 1944, su hijo con el mismo nombre siguió sus pasos en la medicina.

Otra referencia del doctor Bermúdez es la del médico Enrique de Mier Monforte nacido en Santa Marta en 1928 y al parecer ejerció en Europa y José María de Mier (quién debió nacer por la década de 1820), estudió medicina en París, se radicó allí y murió soltero, ambos descendientes de Don Joaquín de Mier; de igual manera, el doctor Bermúdez afirma: “En 1911 el doctor Antonio N. Zúñiga se refiere a la Escuela de Medicina de Santa Marta, que funcionaba en su parte práctica en el hospital y decía que de ella “salieron los notables Médicos y Cirujanos, Lucas Bravo, Agustín Bernier, Tomás Pavajeau, Miguel Celestino Zúñiga, Juan B Corvacho, (quien aparece referenciado en el libro de Alfredo Mestre O. contrayendo matrimonio con Doña Luisa Baute Pavajeau el 20 de enero de 1890); Antonio Torregrosa, José María Torres, Andrés Labarrera y Valentín Villar”. Para 1925 ya ejercían en Ciénaga Acosta García y J. G. Gómez Sánchez.

Por los años de 1927 a 1930 ya se encuentran en Santa Marta los doctores Juan Francisco De Armas, nacido en San Juan de Cesar, La Guajira en 1899, hijo del exgobernador Rafael De Armas Araujo; Eduardo Urueta, el doctor Fontalvo, Carlos Guido Castro, Jorge Camacho Moya, Manuel A. Valencia, Leopoldo Delgado, Gregorio Díaz y José S. Lacouture, quien fue director del Hospital San Juan de Dios de esta ciudad (1955) y el docto Puello. Para los años 1929 los doctores Miguel Ángel Lemus Z, Dremany Enrique Llamas, egresado de la Universidad de Maryland. Son dignos de mencionar los banqueños Emel Barbudo Pacheco, urólogo del Hospital Militar; Alfonso Porras Riaño, quien llegó a director de la Caja de Previsión Social de Bogotá y concejal de la misma ciudad; Luís Alberto Pisciotti Alvarado, quien se destacó en el leprocomio de ‘Agua de Dios’ y recorrió Centroamérica en campañas contra la lepra; José Sarquis Licha, oftalmólogo que trabajó al lado del profesor Barraquer y el doctor Néstor Casado Ravelo, fundador de la clínica San Rafael de El Banco. En el “índice del archivo de la Diócesis de Santa Marta Siglo XX”. Existen archivos, que, en los años 1939, 1940 Tomo 186, Página 327 de 1940 aparece el doctor Manuel García Núñez expidiendo certificado de salud al R. P. Francisco C. Angarita”; en el Municipio de Aguachica. El escritor masón Américo Carnicelli nos menciona a los médicos Gabriel Ujueta y Pablo Emilio Villar de la Logia Amistad Unida de Santa Marta. En Fundación se reconoce como primer alcalde en 1945 del municipio al médico cienaguero Rafael Calixto De Lavalle Oliveros, quien también formó parte del primer concejo municipal de este nuevo municipio, ya antes había llegado en 1925 procedente de Cuba el momposino doctor Manuel Villalobos R, quien después se residenció en Ciénaga, Magdalena; su hermano Raúl Villalobos también ejerció por esta época en Fundación; en Ariguaní se destacó el médico mamatoquero Leopoldo Acosta Morales, que junto a Leonardo Bustamante Sánchez y Marco Tulio de la Hoz fundaron la primera clínica de este municipio.

En el municipio de Santa Ana se conoció a los doctores José Benavides Macea, cirujano nacido en 1888 y fallecido en 1961, Pedro Díaz y Díaz cirujano nacido en 1884, Cipriano López Aguirre, quien nació en 1898 y murió en 1962, fue alcalde de este municipio. Por los años 1954-1955 y la década siguiente ejerció la medicina en Santa Marta una elite médica que no permitió el ingreso de nuevos médicos, con regulares a buenos aciertos clínicos, ellos fueron: Camilo Borrego, Juan Lara, Luís Camacho, Alberto Castañeda, Numa Pompilio. y Julio Martínez Adárraga, Hernando Pacific Robles, Mariano Roca R., Hugo Mier Benítez, Rafael Aarón, José María Serna, Eduardo Barreneche B, Raúl Brugés A, Antonio Castillo Bolívar, Abraham Correa J, Luís Cotes C, Juan M Daza F., Adalberto Daza Nieves, Bechara Zablet, Luís Guerra M., Pedro A Guido B., Julio Méndez Barreneche y Pedro León Acosta de quien se dice atendió a todas las parturientas de Santa Marta en las décadas de los 50 y los 60 en el hospital San Juan de Dios, Juan Olivella J., José T. Parodi, Sabas Socarrás, Jacobo Tovar D., Guillermo Valencia Piedrahita, Luís A. y Rodrigo Vives Echeverría, Enrique Martínez Robles, Julio Pizarro, Horacio Oliveros, Elías Navarro, Ramiro Amaya Ovalle, Luís Gámez del Valle, Fajid Atia V., Pascual Aita, Mario Velásquez Linero. En Ciénaga, ejercieron para esos años: Anselmo Martínez, Anuar Barake, Augusto Hidalgo, Manuel J. del Castillo, quien fue gobernador; Gabriel Arrieta Salcedo en Plato; Urbano Molina Castro en Tenerife; algunos de ellos fundaron y fueron miembros del Colegio Médico del Magdalena.

Dejar respuesta

*