Connect with us

Portada

Destitución e inhabilidad para exalcalde de Coveñas

Opinión Caribe

Published

on

Por celebrar un contrato de obra para la recuperación costera en los municipios de Santiago de Tolú y Coveñas, sin la existencia de licencia ambiental, la Procuraduría General de la Nación sancionó en primera instancia a Cesar Augusto Serrano Romero, exalcalde del municipio de Coveñas con destitución e inhabilidad general para ejercer cargos públicos por el término de 18 años.

Durante la investigación, la Procuraduría Provincial de Sincelejo encontró que el 28 de octubre de 2014, en representación legal del municipio, el exmandatario celebró el Contrato de Obra Pública C.O. No. 70-221-022-2013, con el Consorcio Playa Coveñas – Tolú, por valor de $14.246.216.714, cuyo objeto fue ‘obras de protección y control de la erosión costera en la sub-región del Golfo de Morrosquillo en los cascos urbanos de los municipios de Santiago de Tolú y Coveñas departamento de Sucre’.

Para el órgano de control, el convenio no contaba previamente con la licencia ambiental otorgada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales -ANLA- toda vez que la misma fue expedida un año y siete meses después de su suscripción mediante Resolución No. 0611 del 26 de mayo de 2015.

Además, la Procuraduría le reprocha al exalcalde reconocer y ordenar el pago por $7.123.108.673 a favor del contratista Consorcio Playa Coveñas – Tolú, representado legalmente por Javier Eugenio Pacheco Mizger, por concepto del 50% del anticipo, sin tener en cuenta que dicho contrato no podía ejecutarse porque no contaba con la licencia ambiental, situación que conllevó a la suspensión de las obras mediante Acto No. 001 del 20 de febrero de 2014.

Así mismo, el Ministerio Público también sancionó con destitución e inhabilidad general por 12 años, a Oscar David Fontalvo Abuchar, Secretario de Planeación, Obras Públicas y Saneamiento Básico de Coveñas ya que este, tenía a su cargo la supervisión del cuestionado contrato.

En el mismo proceso, la Procuraduría decidió absolver a Nader Tomás Arteaga Benitez, secretario de Hacienda, Tesorería y Presupuesto del municipio, una vez evidenciado que no existen pruebas que establezcan que el funcionario participó en la etapa pre-contractual, contractual o post-contractual del cuestionado contrato de obra. Cabe destacar, que la decisión en primera instancia está sujeta a recurso de apelación.

Leer más
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Metrópolis

Fundación Banasan, semifinalista del Premio Andesco de Sostenibilidad

Published

on

La Fundación Banasan es una de las organizaciones semifinalistas del Premio Andesco de Sostenibilidad 2018 que premia la responsabilidad social de las instituciones colombianas en cuanto a su contribución al desarrollo social, económico y ambiental.

A través de su directora, Yamile Rodríguez Akle, la Fundación expresa: “Estamos muy felices por este reconocimiento, estar dentro de los semifinalistas es ya un premio y reconocimiento muy grande. Somos un equipo y solo a través del esfuerzo de todos podemos seguir: ‘Sembrando la Mejor Semilla’, esa semilla que no es otra que la de servirle a nuestras comunidades.”
El Premio Andesco de Sostenibilidad evalúa cinco aspectos: entorno de trabajo, entorno de mercado, entorno social, entorno ambiental y entorno de gobierno corporativo, los cuales son analizados por parte de distinguidos jurados empresariales, académicos y de organizaciones sociales y ambientales.

Son 16 estatuillas del Premio Andesco a la Responsabilidad Social Empresarial las cuales serán entregadas el 6 de julio del presente año.

Fundación Banasan

La Fundación Banasan es una organización sin ánimo de lucro creada en el año 2011 con el objetivo de diseñar, gestionar y ejecutar proyectos para el desarrollo social de las comunidades del Magdalena donde tiene influencia la comercializadora C.I. Banasan S.A.S.

Posee tres líneas de intervención: Salud, Educación y Atención a la Comunidad que permiten atender las principales necesidades de las poblaciones beneficiarias. La Fundación Banasan cuenta con un programa bandera: A mil contra la desnutrición, con el cual contribuye a mejorar el estado nutricional de los menores que padecen esa condición.

Leer más

Metrópolis

Diomedes vive gracias al ‘Diomedazo’

Published

on

Álvaro Mejía Sánchez

“El 26 del mes de mayo, nació un niñito en el año 57 y allá en la junta, fue bautizado, y hoy se conoce con el nombre de Diomedes…”.

Ese, es el canto que se entona con mayor intensidad a lo largo y ancho de la geografía nacional, expresado como un grito herido, lleno de sentimiento y de pasión, para celebrar el nacimiento del mejor cantante que la música vallenata ha dado. Nada más y nada menos, que Diomedes Díaz, el gran ‘Cacique de La Junta.

Álvaro Lacera, es un nombre que tal vez no es reconocido para la mayoría de las personas que habitan en Santa Marta, tal vez porque solo su familia lo llama así. Álvaro, es mejor conocido como el ‘Diomedazo’, un émulo serio del Cacique, como el mismo se define.

La afición de Álvaro por la música de Diomedes nació casi a la par con el nacimiento de la carrera del cantante, y más que como imitador, aunque es uno de los dones que posee, se define como un cantante profesional que se dedica a preservar la imagen y el recuerdo del reconocido artista.

Este personaje, no considera que hace una imitación vulgar o irrespetuosa de Diomedes, todo lo contrario, cuando habla de su personaje, lo hace con el respeto con el que cualquier profesional habla de su trabajo.

Diomedes es un personaje que ha llamado la atención no solo por la calidad que tenía su voz y lo rítmico de sus canciones. También tenía una forma de vestir y de hablar que sin lugar a dudas lo convertían en un cantante muy peculiar. Esas peculiares características llevaron a muchas personas a imitarlo, no a manera de burla, al contrario, para ellos es la mejor manera de recordar y homenajear el recuerdo del tan querido cantante.

Lacera tiene varias anécdotas con el gran ‘Cacique de La Junta’ cuando aún vivía. En una ocasión en la que coincidieron en un lugar en el que Diomedes se presentaba, lo invitó a subir a la tarima reconociéndolo como uno de sus mejor imitadores. “Me dijo venga ‘Diomedazo’, cante usted para oírme yo”, recuerda con una sonrisa en sus labios.

 

Hay otras anécdotas. En una ocasión Diomedes en la que visitó la ciudad de Santa Marta, lo invitaron para que fuera a donde se encontraba el Cacique, pero las personas al verlo lo confundieron con su imitado. “El representante enseguida dijo: saque al ‘Diomedazo’ que se me enreda esto, la gente pensaba que yo era Diomedes”, dice Lacera.

Pese a la muerte del Cacique hace ya cerca de cuatro años y medio, la figura y la memoria del cantante siguen intactos en el corazón y en la mente de quienes se convirtieron en sus devotos seguidores. Para ellos, Diomedes no es un personaje lejano y distante. Es un amigo, un compadre con el que se compartieron muchas, parrandas. Es alguien que cercano, que siempre vivirá a través de figuras como la de Álvaro Lacera, el ‘Diomedazo’.

 

 

 

Leer más

Nación

Conozca cómo evolucionó el sistema electoral en Colombia

Published

on

Hasta tres días permanecía con el dedo índice derecho pintado de color rojo, un colombiano que ejercía su derecho al voto.

El tarjetón llegaba listo desde las casas, cada ciudadano marcaba la papeleta con su decisión, e incluso, era muy común ver intercambio o entrega de papeletas a unos metros de donde se encontraban ubicadas las urnas para depositar el voto.

Un aguacero podía poner en riesgo la jornada de votaciones, toda vez que los puestos de votación se encontraban en espacios públicos, a la intemperie; algo que disipa mucho de la actualidad.
Hoy es día lo más normal es que las urnas estén ubicadas en instituciones educativas, y a pesar de la lluvia, los colombianos pueden salir a votar. Solo basta un paraguas, botas, o impermeable; dependiendo de la ubicación, teniendo en cuenta que en el país hay algunos lugares, en los que aun los cambios climáticos pueden llegar a afectar una jornada de votaciones.
Así operaba el sistema colombiano hasta los comicios presidenciales del año 1990, cuando compitieron 13 candidatos. En este tiempo no existía ni la figura vicepresidencial, ni la segunda vuelta.
El voto no era libre, ni secreto, el sistema de cierta forma dejaba abierta la puerta al fraude, dado que la papeleta se manipulaba desde la calle. La tinta era solo la señal para los dirigentes de los partidos de que el ciudadano ya había sufragado, lo que se prestaba, incluso, para controles indebidos.

CONSTITUCIÓN DE 1991

Con la promulgación de la Constitución de 1991 se dio un giro de 360°, con la esperanza de lograr la trasparencia, hubo avances, pero de la mano de estos, también aparecieron otros problemas.
Con la apertura de la Carta Magna, se superó el bipartidismo que abrazaba al país y, en 1994 hubo un record de 18 fórmulas presidenciales, nuevos partidos y movimientos políticos.
En ese mismo año, se estrenó la segunda vuelta en Colombia, en las elecciones a presidente, en la que los candidatos fueron Ernesto Samper y Andrés Pastrana.

Pasados cuatro años, el número de candidatos se redujo a 13; luego en 2002 a 11 y en el 2006 se estrenó la reelección, lo cual era considerada como desventajosa para los demás competidores, y pese a que estaba aprobada la Ley de Garantías, solo de presentaron 7 llaves presidenciales.

En 2010, sin el efecto de la reelección, hubo 9 aspirantes en total. En la tarjeta estuvieron caras conocidas que hoy se disputan su llegada a la Casa de Nariño como Germán Vargas y Gustavo Petro, entonces fueron fórmulas vicepresidenciales Clara López y Sergio Fajardo.

En el 2014, en el último ensayo reeleccionista, se presentó otro récord, pero del menor número de candidatos: solo 5.

AVANCES LEGISLATIVOS

En 2003, con el Acto Legislativo 01, se establecieron las listas únicas de candidatos por partidos para cargos plurinominales (concejos y asambleas), lo que conllevó una mejor organización en la forma como las colectividades presentaban sus candidatos.

De igual manera, se estableció la opción del voto preferente, dejando las listas desbloqueadas, lo que intentó democratizar la vida política en los partidos y acabar con “la dictadura del bolígrafo”, pretendiendo llevar más poder decisorio al ciudadano.

No obstante, la Misión Especial Electoral (MEE), creada con la firma del Acuerdo, recomendó volver a las listas cerradas, para evitar la compra de votos. Sin embargo, con el hundimiento de la reforma política en noviembre del año pasado, ese proyecto se postergó.

El sistema electoral colombiano mutó de manera drástica con la Constitución de 1991. Se garantizó el voto secreto y la pluralidad política, pero nacieron nuevos problemas de corrupción.

Leer más

Tendencias