“Hay que proteger la Sierra”: Pinzón

0

OPINIÓN CARIBE teniendo en cuenta que Juan Carlos Pinzón conoce el territorio nacional, por haber tenido a su cargo el Ministerio de Defensa y por haber vivido en varios Departamentos lo entrevistó para que expusiera sus puntos sobre el Caribe, especialmente el Magdalena en lo que concierne a la Sierra Nevada de Santa Marta.

La Sierra Nevada de Santa Marta tiene características especiales y complejas, es un patrimonio de la humanidad, es importante para tres departamentos, Magdalena César y La Guajira. Además, en este momento la Sierra Nevada es la fábrica de agua más importante que tenemos en Colombia, es la que puede ayudarnos a resolver el desafío que representa para el ecosistema nacional.

El macizo tiene presencia de cuatro etnias lo que la hace especial, pero la Sierra Nevada se ha convertido en una calamidad, porque en cincuenta años se ha visto pasar del apogeo de la marimba a la incursión guerrillera; de la incursión guerrillera a la incursión paramilitar; y de la incursión paramilitar a las Bacrim que hoy están presentes en la Sierra Nevada.

OPINIÓN CARIBE: ¿Cuál es su agenda como candidato con respecto a la Sierra Nevada de Santa Marta para borrar el pasado y vincular el sector productivo y a los samarios a ella?

JUAN CARLOS PINZÓN: Gracias a un video que hizo OPINIÓN CARIBE llamado Travesía Caribe recordé el potencial y la belleza de la Sierra Nevada de Santa Marta, por eso quiero comenzar diciendo que la Sierra Nevada debe ser analizada en todas sus dimensiones, es una de las grandes reservas ecológicas del planeta no de los samario o colombianos, sino del mundo entero, tiene varios microclimas, están todos los pisos térmicos, hemos oído que es la cadena montañosa más alta del mundo frente al océano. Conozco la Sierra, he estado en todas sus esquinas, sobrevolado los picos ‘Colón’ y ‘Bolívar’ y me llena de emoción, son hermosos nevados, he estado varias veces en Ciudad Perdida y he compartido con los campesinos y las comunidades indígenas, pero también reconozco que la Sierra por lo enorme que es, un lugar donde es muy fácil que las organizaciones delincuenciales lo aprovechen para hacer presencia.

O.C: Desde el punto de vista eclógico, ¿cuál es su análisis?

J.P: Alguien me decía que en ella hay un sitio donde hay más concentración de especies de aves que en cualquier parte del mundo, es uno de los grandes centros de producción de agua no solo para el Magdalena y La Guajira sino para el planeta, desde el punto de vista de conservación es una joya que debemos cuidar y hay que darle seguridad, si la Sierra está insegura no hay desarrollo arqueológico, científico o antropológico y no hay oportunidad Industrial o de turismo, por tanto, hay que asegurar el orden en la Sierra.

O.C: ¿Cómo atractivo turístico?

J.P: En lo que tiene que ver con el turismo ecológico de conservación hay que asegurar que puede existir infraestructura de hoteles de calidad y de talla mundial para todos los estratos y todos los egresos, hoy se ha abandonado mucho esto y la calidad de turistas que llegan no son los que van a gastar buen dinero para dejarle a las personas de Santa Marta y la región, se está haciendo un turismo de poco gasto y de deterioro del medio ambiente. Hay que asegurar que haya una buena industria turística alrededor, sostenible y bien regulada, hay que buscar gente con ingresos muy altos y que paguen bien para que los que vayan a recibir a los turistas obtengan buenos ingresos y mejoren su calidad de vida.

Me siento muy comprometido con la Sierra Nevada como un emblema nacional, como una gran reserva ecológica mundial, como una gran oportunidad de desarrollo turístico industrial y económico, se deben consultar a las comunidades indígenas y a la comunidad de esta región para que exista balance entre desarrollo sostenible y sostenibilidad ecológica.

O.C: ¿Cómo transformar la sensación de inseguridad y desconfianza que persiste, aunque se haya aumentado el pie de fuerza?

J.P: Vengo diciéndole al país que el corazón de mi campaña es precisamente establecer orden y autoridad, sin eso no hay progreso económico, no hay inversión en turismo, no hay empleo ni desarrollo social, se necesita la seguridad como clave, así que me cercioraré de que el despliegue militar que se tiene en la parte alta de la Sierra se mantenga, no solo para proteger a las personas, sino también como una garantía de protección ambiental. Los batallones de Alta Montaña al final pueden convertirse en grandes guardianes de la riqueza ecológica y natural con la capacidad de ir detrás de los delincuentes. En mi gobierno, la seguridad será una prioridad; los problemas de seguridad van cambiando, pero hay otros nuevos, se le está viniendo al país las pandillas y el microtrafico, hay que enfrentarlos para garantizar la seguridad de las personas.

O.C: Entonces, ¿con usted van a ser 4 años más de seguridad democrática?

J.P: No, serán cuatro años de seguridad, de autoridad y de orden. Necesitamos ordenar la economía, la implementación de los acuerdos de Paz, el orden público, la seguridad, la salud y la educación, en general, necesitamos ponerle orden al Estado porque se está perdiendo la seguridad y confianza en las instituciones, se necesita orden en la justicia, en las cárceles, y de eso nos queremos asegurar.

O.C: Cultivos ilícitos y Sierra Nevada

J.P: Yo dejé el Ministerio en junio de 2015, han pasado dos años y medio y cuando lo dejé, la Sierra estaba libre de coca, aunque hay cultivos de carácter ancestral que están asociados a unas comunidades, pero no había narcotráfico masivo como en otra época en este macizo. Creo que es vital asegurarnos que nunca más la Sierra Nevada será utilizada por estructuras criminales como su guarida. ¡Hay que cuidarla, en eso seré muy contundente!

O.C: ¿A qué sector de la sociedad representa y qué intereses defenderá?

J.P: Represento a los colombianos comunes y corrientes, porque yo nunca había sido candidato a nada, de toda la gente que se está presentando soy el único que no ha sido senador, alcalde o gobernador, en eso siento que hay una conexión con esa mayoría de colombianos que nunca ha tenido este tipo de posiciones. Decido actuar por lo mismo que sienten los colombianos, estoy optimista sobre Colombia, creo que este país que conozco palmo a palmo tiene oportunidades magníficas, pero también hay preocupaciones, hay una polarización política que le está abriendo el espacio a sectores extremistas que quieren llevar a Colombia a un salto al vacío, quieren ‘venezolanizar’ al país. Además, me preocupa el estancamiento económico.

O.C: ¿Por qué usted debe ser el presidente?

J.P: Me preocupa la impunidad, la gente está muy molesta porque hoy tiene más derechos un delincuente que una víctima y eso empieza a generar confusión y desestabilidad social; estoy convencido que la mayoría de los colombianos se identifica más rápido con este sentimiento y esta manera de mirar las cosas que en otros casos. Represento el cambio generacional, tengo la energía y la fuerza para contribuir en ello, al mismo tiempo la actitud innovadora para abrirles espacio a los colombianos más jóvenes. Represento el cambio en costumbres políticas, por eso estamos en este movimiento: ‘Ante todo Colombia’ que es un movimiento por firmas ciudadanas para representar cambio de clase en el poder. No vengo de una familia de senadores, ministros o políticos, soy de una familia de clase media, mi papá era un Coronel del Ejército, mi mamá, ama de casa y mis abuelos eran campesinos que sacaron a su familia adelante. Así como represento cambio, también representó experiencia, porque conozco el país de esquina a esquina, ya me tocó tomar decisiones de verdad, no hablo para satisfacer, hablo contando una experiencia y unas decisiones difíciles en materia económica y en materia de seguridad.

En materia de seguridad creo que soy la persona con más experiencia en este campo, además, en el tiempo que me ha tocado como embajador, logré que trabajáramos más en equipo y nos pusieran menos presión.

O.C: ¿Cuál es su visión del campo?

J.P: Quiero invertir en la educación de los campesinos, incluso en los campesinos adultos, promoveremos en el país siete centros económicos de grandes producciones agroindustriales pegados a aeropuertos para que los aviones salgan cargados de una vez a los mercados internacionales, que además, tengan conexión directa con los puertos. El puerto de Santa Marta es un gran puerto, pero está subutilizado, aunque se embarca guineo y café se deben exportar otros productos.

O.C: Así como el puerto el Magdalena está incomunicado, ¿qué hacer al respecto?

J.P: Mal hace alguien que está en campaña en prometer cosas que no se van a llevar a cabo, solo para ser elegido, milagros no van a suceder, pero si puede haber planes y visión, la ciudad necesita de tren más que cualquier otro medio de transporte, es la manera de conectar a Santa Marta con cualquier lugar del centro del país, además, movilizar carga porque por las carreteras toma mucho tiempo y la carga cuesta más. ¡Esa es una asignatura pendiente!

O.C: Hace varias elecciones en Colombia cuando Horacio Serpa punteaba en la intención de voto, un coterráneo nuestro, Sergio Díaz Granados nos presentó a Álvaro Uribe que apenas tenía un 2% en las encuestas, ese candidato terminó como presidente de Colombia en dos períodos, ¿será que se repite la historia con usted?

J.P: Estamos trabajando con amor por Colombia, recorremos el país y siento que la gente quiere un cambio de verdad, quiere una opción de cambio con firmeza y orden, pero el mismo tiempo de generosidad y solidaridad. Al doctor Díaz Granados permítame enviarle un saludo desde aquí. Me atrevo a emitir una opinión sobre él y es que si en algunos años la Costa vuelve a tener un presidente, Díaz Granados puede serlo. Por ahora seré yo si los colombianos así lo deciden y ¡qué honor sería que Sergio Díaz Granados me sucediera!

Dejar respuesta

*