Connect with us

Análisis

¡Tradición y sazón!

Published

on

El equipo de OPINIÓN CARIBE visitó el popular restaurante de Aura Diazgranados, considerado el sitio donde se venden las mejores sopas de la ciudad y en el trabajo de campo se pudo establecer por qué este es uno de los lugares predilectos de la ciudad. El interés nace a raíz de las añoranzas de un samario que vive en Nueva York y que asegura este es el sabor que más extraña de su tierra en el país del norte del continente.

Santa Marta es una ciudad que cuenta con seres extraordinarios, de una autenticidad absoluta, orgullosos por su terruño, imbuidos en su cotidianeidad, que aman lo que hacen y lo demuestran todos los días al compartir sus habilidades en cualquier menester en beneficio de la comunidad.

Personajes auténticos que salen adelante con tesón tanto en la vida como en los negocios. Ese es el caso de la señora Aura Cecilia Diazgranados, una mujer de 75 años, más samaria que El Morro, y con 14 en el mundo de la gastronomía.

OPINIÓN CARIBE destaca la labor de esta mujer cuyas manos tienen la habilidad de transformar un simple sancocho en un suculento plato para los más exigentes paladares y para conocer sobre su crecimiento en el mundo del emprendimiento.

La señora Aura señala, que empezó a vender sopa en el barrio Taminaca en una olla con todos los ingredientes necesarios que le había enseñado su madre desde que era una niña, además del profundo amor que requiere la preparación de los alimentos, las ganas por alcanzar el punto del sabor adecuado.

Las cosas deben hacerse con dedicación, con amor, porque si solo se cocina porque sí, las comidas no saben igual, son sosas, no tienen vida propia, afirma.

Hoy, su clientela degusta sus sopas preparadas sobre la leña apilada; son más de seis ollas y su sola cocción invade el olfato de sus vecinos que no ven la hora para degustar la de rabo, mondongo, costilla y demás, porque el aire que se respira les despierta apetitos desbordados.

Este lugar forma parte de las comidas de asfalto, queda a un costado de la Avenida del Río en el barrio Taminaca. Es tanto que doña Aura, samaria de la cabeza a los pies, emprende cada día una tarea que tiene sus raíces en una amalgama de culturas.

Los clientes afirman que son los sancochos más exquisitos, e inclusive, algunos personajes que viven en el extranjero sienten mucha nostalgia y no ven la hora de regresar al terruño, solo por sentir en su paladar la mezcla de los sabores dulces y salados de estos. A Aura poco le importa ese dato; lo que le interesa es afinar el arte de despertar el apetito de sus comensales

CUÁL ES EL SECRETO

La señora Aura afirma, que sus sopas son criollas, pero minada de particularidades, de secretos. Pocos lo notan, pero de un puesto a otro, el sabor de la tradicional sopa de mondongo, de rabo, de costilla o pescado cambia. Las cocineras saben que esta breve variación determina el éxito de un negocio.

Comenta, además, que, si en las matemáticas el orden de los factores no altera el producto, este postulado es absolutamente falso en la cocina. Ella pone de ejemplo que sus sancochos, a eso de las 7:30 de la mañana comienzan a sentirse en el estrépito de olores de Santa Marta junto al de leña, que hace que la boca se haga agua.

Su sopa de costilla, una vez dispuesta, es una abstracción que provoca en el comensal la impresión de estar experimentando un privilegio secreto; el sentido del gusto, tan bizantino en comparación con el del tacto y la vista, se subleva hasta permitir ver el mundo a través de la lengua: el sabor de la ‘Perla del Caribe’ en un plato de sopa.

El truco de la señora Aura es el adobo, vive de la intuición para el ajo, el cebollín, la vitualla, el ají, entre otros ingredientes, luego espera que un presentimiento que nunca le falla le dicte el momento exacto para darle la sustancia y cuerpo a los sancochos. La leña también contribuye a esta delicia.

QUIÉN ES AURA DIAZGRANADOS

Es una samaria, criada en el barrio Ancón. Por esos se considera más samaria que El Morro. Separada con dos hijos. La hija es oficinista y el varón técnico-mecánico.

Su primer negocio fue montar una tienda, que tiene 20 años, después se dedicó a vender sopa. Ya lleva 14 años en este oficio. Le da muchas gracias a Dios por haber tenido esta oportunidad de generar empleo a través de sus negocios de abastos y sancochos.

Junto a una amiga inició este festín de sopas de todos los colores y sabores, además de darle gusto al estómago y al paladar.

“Así empezó la recocha musical de lunes a domingos”, haya o no festivos. Se siente feliz con toda la clientela, en especial con los más renombrados como la gobernadora Rosa Cotes, exgobernadores, alcaldes, docentes, quienes degustan los sancochos que guardan los secretos que han sido transmitidos por linaje de esta mujer famosa por sus ricas preparaciones.

Los días en los que debe hacer esfuerzos sobrehumanos junto a sus empleados son los 25 de diciembre y el primero de enero, el lleno es total. Su clientela no perdona ni el cucayo.

Su hija hace los balances del producido, es la administradora del negocio. Sus cocineras han aprendido todos los trucos que la señora Aura adquirió en su amado barrio Ancón del que salió hace cuarenta años. Sin embargo, los vecinos no han perdido el contacto, cada 16 de julio se reúnen para rendirle homenaje a su virgen del Carmen. Tiempos inolvidables y muy queridos, llenos de nostalgias, cortados por la expansión de la Sociedad Portuaria.

También recuerda la señora Aura que un tren le cercenó su brazo derecho, que fue un accidente terrible. A pesar de ello, quiere que el tren de los buenos tiempos sea una realidad, porque es un transporte de carga pesada de gran calidad, no tan perjudicial como lo ha sido el tránsito de las tractomulas.

ELOGIO A LA SAZÓN SAMARIA

Uno de los clientes asiduos habla lleno de orgullo patrio, quien acaba de llegar de Nueva York, donde tuvo la oportunidad de compartir cuitas de Santa Marta con Rudy Calderón sobre la exquisitez de los sancochos de la señora Aura Diazgranados.

Comenta Ramón Fajardo, que tuvo la oportunidad de entrar a Hooters, lugar famoso en los Estados Unidos, sobre todo por sus camareras, quienes con sus pantalones cortos y blusas ajustadas atiende a los clientes del lugar. Su contertulio se burlaba de él y le acotaba, cómo era posible que tú vengas a un sitio como este, cuando en Santa Marta hay sancochos tan deliciosos como el de La Mocha. Yo solo estoy esperando la Green Card, para que una vez aterrice en mi ciudad voy corriendo a degustar, a saborear esos aditamentos especiales que la señora Aura les pone a esas sopas de todos los olores y todos los sabores. Una institución samaria para el mundo.

Afirma el cliente, que se siente feliz de haberle seguido el consejo a su amigo Rudy, porque los sancochos son exquisitos. Nada tiene que envidiarles a los chefs de Hooters, en especial, cuando se sabe que solo son fritadores de grandes cadenas, donde no se le pone amor ni la sazón a la gastronomía del día a día como se hace en Santa Marta, lugar que le da valor a lo que producen sus campesinos y a los frutos del mar. Por ello, invita a los samarios a redescubrir los sabores de esta tierra bendita. Solo el que vive o viaja al exterior, se da cuenta de la importancia de llamarse Santa Marta o el departamento del Magdalena.

Leer más
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis

Economía paralela

Published

on

Sin importar lo gratificante que puede resultar tener un trabajo estable y de tiempo completo, es satisfactorio trabajar por cuenta propia. Optar por emprender es una decisión riesgosa e inestable, y requiere un sacrificio mayor, sin embargo, una vez que eres tu propio jefe y empiezas a obtener mayores ingresos, el esfuerzo habrá valido la pena.

Daniela Pirela Wisman

¿Conoce usted a alguien que además de tener un trabajo estable, tenga un negocio propio de emprendimiento? OPINIÓN CARIBE nombró a esta acción como una ‘Economía Paralela’, porque son personas que cuentan con un salario devengado por un trabajo fijo, pero que también consiguen ingresos extras gracias a su esfuerzo y dedicación.

Muchas personas, con el fin de obtener ingresos adicionales al que reciben por las labores desempeñadas en un cargo que ocupan en una empresa, deciden entrar al mundo de las ventas, ya sea por catálogo, de ropa o accesorios o a los que son virtuales o físicos, dulces, brownies, tortas, maquillajes, entre otros.

El emprendedor, escritor, mercaderista y actualmente asesor de otros emprendedores, Ryan Robinson, explica en su sitio Web, que muchas personas se preguntan cómo empezar y cómo hacerlo en paralelo con su otro empleo fijo, y recomienda elegir un negocio que se alinee con sus pasiones y competencias.

Una comunicadora social y periodista tiene su propia tienda de ropa virtual, en sociedad con una de sus mejores amigas; una economista profesional es una maquilladora reconocida de Santa Marta; una estudiante de administración de empresas y una profesionista en negocios internacionales son apasionadas por el diseño y venta de accesorios; y un colaborador de servicios generales de un edificio, tiene una microempresa de pudines y galletas. Todas estas personas mejoran sus ingresos, sin necesidad de pedir un aumento.

 

                                                     EMPRENDIMIENTO PARALELO

Katia Arcia Serpa, es economista y proyecta a su negocio de maquillaje como un centro de formación.

Forman parte de la economía paralela, aquellas actividades económicas que no son registradas oficialmente. Por ejemplo, actividades diversas que a pesar de ser legales no son declaradas a las autoridades fiscales, como la agricultura de subsistencia, los servicios intercambiados entre familiares y amigos, y muchas otras actividades producidas y comercializadas, pero no facturadas. A pesar de suceder en todos los países, la economía paralela tiene una especial relevancia en los países menos desarrollados.

Conseguir un empleo que se ajuste a los intereses de la persona no es lo único que atormenta a los profesionales colombianos, el salario es otra razón. Así lo confirman los resultados de una investigación realizada recientemente por la firma Trabajando.com. Frente a la pregunta: ¿considera que su salario es justo? el 69 por ciento de los encuestados respondió que no, mientras que el 31 por ciento contestó de forma positiva.

De la misma manera, el estudio hizo la consulta sobre lo que harían las personas consultadas para mejorar su ingreso salarial. El resultado fue contundente: el 48 por ciento buscará trabajo en otra empresa para mejorar su situación económica. Un 25 por ciento aseguró, que se dedicará a estudiar un posgrado; el 17 por ciento desea montar un negocio alterno para obtener dinero extra; mientras, el 10 por ciento restante estudiará otra carrera.

 

 

   DE MILLENNIALS PARA MILLENNIALS

Así como ese 17 por ciento señala que desea montar un negocio alterno para poder tener ingresos adicionales al salario que reciben, Ninibeth Pérez Mercado, es una comunicadora social y periodista, que actualmente trabaja como Community Manager del periódico OPINIÓN CARIBE, y tiene una tienda virtual de ropa y accesorios femeninos, la cual inició hace casi un año. Afirma que la idea de este negocio nació del ‘desocupe’, cuando salió de la universidad, mientras conseguía trabajo, con sus ahorros emprendió la búsqueda de proveedores en la ciudad de Medellín.

Luego del recorrido por fábricas, hizo una significativa inversión,  y empezó por venderles a sus amigas, quienes fueron las primeras en apoyarla, “mis amigas fueron mis primeras clientes, creé una página en Instagram, y pensé en que mi grupo de clientes objetivos eran Millennials y por eso se llama así”.

Su negocio de emprendimiento la apasiona, y cuando inició su trabajo en el periódico comenzó a aprovechar mucho el tiempo y a aplicar lo que aprendía día tras día en su puesto de trabajo, en su negocio de emprendimiento. Una de sus mejores amigas se integró al grupo, apoyándola y logrando juntas sacar adelante esta tienda virtual. El objetivo es tener un local en el que puedan ofrecer sus productos.

 

   DE PASA TIEMPO A TRABAJO

Katia Arcia Serpa es economista, actualmente estudia para ser especialista en finanzas, y también es maquilladora profesional. Trabaja en el área de calidad y estadística de la Caja de Compensación Familiar del Magdalena, Cajamag, paralelo a esto, se desempeña como maquilladora. Este arte inició como un pasatiempo, cuenta que veía videos, maquillaba a sus hermanas y a su mamá, pero se lo proyectando hacia un negocio. De simple afición se convirtió en trabajo, su negocio se llama Glam By Katia.

“Me quise preparar y estudié maquillaje profesional en Barranquilla. El maquillaje se ha vuelto una tendencia, el tema de las redes sociales ha sido fundamental. En Santa Marta, las bodas, en especial, han sido un impulso muy grande para este arte. Tengo muchos clientes de todas partes del país, he tenido novias de Bogotá, Medellín, Cali, y también de Miami, Francia, y esto va de la mano del impulso que ha adquirido la ciudad como destino para bodas”, afirmó.

Karen proyecta su negocio como un centro de formación, actualmente dicta cursos de automaquillaje, pero espera que en el futuro pueda entrenar a aquellas personas que desean emprender en este arte; en todo momento se cualifica para alcanzar su sueño.

Su proyecto de emprendimiento le ha permitido pagar sus estudios de especialización, por esa razón, a pesar de su empleo formal, le dedica todo el tiempo que puede.

 

           IMPULSO FAMILIAR

Andrea Feoli fue impulsada por su padre a tomar las riendas del emprendimiento.

Andrea Feoli es estudiante de noveno semestre de Administración de Empresas. Fue impulsada por su padre a tomar las riendas del emprendimiento. Afirma que él le inculcó la importancia de dejar a un lado los miedos, y luchar por consolidar un negocio propio, lejos de la dependencia que se crea con un trabajo estable.

Actualmente, trabaja en una empresa de gestión de proyectos, un operador urbano que se encarga de administrar terrenos que tengan posibles clientes y se los administra. El negocio de emprendimiento y economía paralela de Andrea Feoli, se llama Flora y nació de sus conocimientos sobre administración.

“Flora nació como un plus. Quería y necesitaba otros ingresos y decidí comenzar mi empresa, partiendo de la profesión que estudio. Quería montar algo, pero no sabía qué; desde el colegio vendo dulces; en la universidad vendí brownies y hace aproximadamente un año y medio tuve la oportunidad de trabajar formalmente. Allí soy auxiliar administrativa, aquí no somos muchos, la empresa está radicada en Bogotá y somos una sede”, afirmó Andrea.

El objetivo a corto plazo de Andrea es montar su propio local, primero en Santa Marta, y luego abrirse al resto del país, nunca se imaginó que Flora tuviera tanta acogida. “Flora nació, porque hace mucho tiempo quería hacer algo, independientemente de lo que fuera para generar ingresos y estabilidad económica. Hoy, es difícil conseguir trabajo, duré más de tres años desempleada. A raíz de un viaje que hice a Medellín conocí a mis primeros proveedores, y luego en Bogotá, conocí a otras personas que tienen un taller donde hacen lo que yo comercializó”, manifestó.

 

                             UNA MARCA PROPIA

Melanie Mendoza, profesional en Negocios Internacionales, trabaja la empresa de su padre y tiene su tienda de accesorios.

Melanie Mendoza Cantillo es profesional en Negocios Internacionales, trabaja en una empresa llamada ‘Montacargas Mendoza’, fundada por su padre desde el año 2015. El arte de la bisutería lo aprendió empíricamente en el 2006 cuando hizo un curso básico, el cual la ayudó a aprender técnicas básicas y el uso de los instrumentos de trabajo, pero las técnicas y materiales que utiliza hoy, las ha aprendido a través de videos tutoriales en Youtube.

“Me considero una mujer muy curiosa, estoy segura que eso me ha ayudado a descubrir muchas cosas en este mundo del arte. Comencé con este proyecto a principios de año, nació de la necesidad de buscar un ingreso extra, además de trabajar en algo que siempre me ha apasionado, pero no había tenido la oportunidad de desarrollar mi proyecto como lo estoy haciendo ahora. En algún momento lo intenté, pero las cosas no fluyeron de la forma que yo deseaba, suspendí y me dediqué a trabajar en otra  cosa”, precisó esta diseñadora de accesorios.

Su proyecto se llama Melanie Mendoza Accesorios, y se dedica a la elaboración y fabricación a mano, de accesorios como aretes y maxiaretes, pulseras, collares; venta de complementos como turbantes, bolsos, gafas y demás. Con variedad en colores, texturas, diseños, para toda las ocasiones.

Melanie Mendoza cuenta, que más que sentir pasión por lo que hace, es algo que quiere y disfruta hacer. No todas las personas tienen el privilegio de trabajar en algo que les apasiona; ella disfruta del proceso de crear cada pieza con amor y dedicación, y manifiesta que es una sensación indescriptible. “La satisfacción del deber cumplido y lo más bonito de todo es que los clientes te den la confianza de interpretar lo que desean y tener la responsabilidad de plasmarlo en una pieza que las hará lucir bellas, es todo un honor y un placer para mí, el hecho de  aportar mi conocimiento y creatividad para llegar a cada una de ellas en lo que es para mí un concepto de mujer”.

 

                POCO A POCO

Ángel Escorcia Bayuelo, trabaja en servicios varios y tiene un negocio de emprendimiento de repostería con el que le alegra la tarde a sus clientes.

Argel Escorcia trabaja en servicios varios en el Edificio de los Bancos, en Santa Marta, es oriundo de la ciudad de Riohacha, y desde hace siete meses, gracias al impulso de su primo, empezó una microempresa de repostería. En ese proceso de buscar una oportunidad de generar ingresos para vivir, aprendió a hacer todo tipo de tortas, “me quedó gustando”, así lo afirmó.

“Mis clientes son quienes trabajan en el edifico, y encargos que también me mandan a hacer. Para mí es una entrada de dinero, cuando salgo del trabajo le dedico el tiempo necesario, porque sé que, con eso, además de mis ingresos extra, le alegraré la tarde a quienes me compran. Espero crecer poco a poco, y darme a conocer mucho más”, así lo afirmó este emprendedor, quien, además de su salario formal, gana dinero extra a partir de una labor aprendida de su primo.

Todas estas personas son una pequeña representación de la cantidad de funcionarios que no se conforman solo con el salario recibido por su empleo formal, sino que también, buscan otras alternativas para  obtener ingresos adicionales. En ocasiones, siguen las recomendaciones del famoso emprendedor Ryan Robinson, quien afirma, “que lo ideal es trabajar paralelamente en algo que apasione, con el fin de no sentir que se pierde el tiempo, o que el único objetivo es el dinero, sino también, trabajar por ver los sueños hechos realidad. El emprendimiento asusta, pero la idea es dejar los miedos a un lado, el apoyo de la familia, amigos y compañeros de trabajo, siempre se verá reflejado en el éxito alcanzado”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más

Análisis

“Santa Marta y Magdalena estancados en competitividad”: Director Cámara de Comercio

Published

on

Al Magdalena y Santa Marta no les fue muy bien en el último informe sobre competitividad, por tanto, el director de la Cámara de Comercio de Santa Marta, César Riascos Noguera, visitó el sofá naranja de OPINIÓN CARIBE para hablar sobre las necesidades estratégicas que deben ser expuestas al nuevo gobierno, además de la elaboración de una agenda en conjunto donde la prioridad sea el bienestar de la población.

El Consejo Privado de Competitividad en alianza con la Universidad del Rosario ha publicado el reciente informe sobre los indicadores de competitividad por ciudades capitales. ¿Cómo le fue a Santa Marta?

Fueron analizadas las 22 ciudades capitales del país, entre las que Santa Marta si bien en ese promedio general ocupó el puesto 11, ello obedeció al indicador ambiental que establece las áreas protegidas y preservadas en la ciudad, que le dio un puntaje para ocupar un buen lugar; pero en otros indicadores hay mucho que trabajar en la medida que hagamos un ejercicio articulado podemos avanzar, porque estos resultados son por falta de articulación.

En el indicador de las empresas a Santa Marta no le fue muy bien, ocupó el puesto 22 de 23 ciudades. ¿Desde la Cámara de Comercio cómo se contribuye para motivar la puesta en marcha de nuevas empresas y con ello se generen empleos?

Hemos venido trabajando con la Alcaldía ese indicador. Santa Marta después de haber ocupado en el 2010 el puesto número 2 entre todas las ciudades capitales en puesta en marcha la idea de negocios, pasamos a ocupar el puesto 22. Este indicador refleja exactamente esa medición que hubo, por lo cual se debe hacer un trabajo de articulación; la Cámara de Comercio no crea empresa, la empresa se crea en conjunto con una serie de entidades que participan en todo este proceso, se está trabajando articuladamente para volver a recuperar esos espacios que alguna vez tuvimos.

El Consejo Privado de Competitividad que integran los grupos económicos más grandes del país hace grandes esfuerzos por construir  el Índice de Competitividad Nacional, alimentar el ranking para analizar la posición que tiene el país en materia mundial donde ocupamos el puesto 64 entre 122 países.

Este es un año coyuntural. El Magdalena cuenta con una bancada más robusta en el Congreso. ¿Cómo articular a los actores para lograr la competitividad que necesita este Departamento?

Estamos próximos a elegir al Presidente que regirá los destinos de Colombia. Además, recientemente se eligió un nuevo Congreso donde se renovó en un 40 % la bancada a la Cámara de Representantes por el Magdalena, contando en esta oportunidad con tres senadores que representan a este Departamento. Hay que trabajar unidos, priorizar proyectos que impacten a los indicadores de competitividad para que puedan ser movidos, no es fácil moverlos a corto plazo, pero estamos seguros que si llegamos a un gran acuerdo y a una articulación público – público; privada – privada; y público – privada, tendrá connotaciones distintas. Alcanzado un acuerdo de priorización sobre esas necesidades estratégicas del Departamento y de la ciudad lo podemos lograr.

En los últimos años los indicadores de competitividad no dejan muy bien ante otros entes territoriales al Departamento y al Distrito. De acuerdo con su experiencia ¿cuál sería la razón?

Los índices de competitividad del Magdalena ocupan los ranking más bajos detrás de ciudades que llevan un impulso mucho mayor que nosotros. Hemos identificado a lo largo de estos años que ha faltado unión, articulación, no solo público – privada, sino también, público – público. Debemos dejar de lado ese divorcio entre el Departamento y del Distrito, debemos hablar de la ciudad – región, teniendo a Santa Marta como la ciudad ancla para la inversión, el turismo, sobre todo, porque es la capital del Magdalena.

¿Qué propuesta se plantea desde la Cámara de Comercio para articular las administraciones para el desarrollo de la competitividad en el Magdalena?

Con una bancada importante en el Congreso y que esté alineada con un propósito superior en común y el respaldo de los gremios y empresarios, podemos  presentarle al próximo gobierno un documento donde se prioricen las necesidades fundamentales y estratégicas para hablar de desarrollo en el Magdalena.

¿Cuáles son esas necesidades estratégicas que deben  suplirse para lograr la competitividad internacional en el Magdalena?

Son muchos aspectos los que miden los índices departamentales de competitividad. Son ochenta que se desagregan en otros. En infraestructuras hoy hay identificadas tres grandes prioridades de ciudad y departamento que no dan más espera, que solo en la medida en que nos unamos, alcemos la voz y la mantengamos en ese nivel las podemos lograr. El problema del acueducto de Santa Marta es una prioridad, hay que trabajar en conjunto, se están dando pasos en ese sentido, pero no puede ser una gestión exclusiva de la Alcaldía o de unos parlamentarios ni tampoco del sector privado puede ser indiferente ante esto. Es algo urgente no solo para sus habitantes sino para que pueda ser atractiva para la inversión.

Al hablar de la ampliación de la pista del aeropuerto y de la doble calzada Ciénaga – Barranquilla, ¿qué falta para que estos proyectos se materialicen y pueda Santa Marta ser destino mundial?

Nos calificamos como un Distrito Turístico, se están haciendo enormes esfuerzos por convertirnos en destino de clase mundial, pero sin una ampliación de la pista del aeropuerto ‘Simón Bolívar’ que permita el aterrizaje de vuelos internacionales, por tanto, cómo  vamos a ser competitivos de manera internacional y seguir en ese aprovechamiento de esta riqueza ambiental y turística que tenemos en la ciudad y en el Departamento, los cuales tienen lugares identificados para el turismo de naturaleza y ecoturismo, elementos que nos dan ventajas comparativas, porque debemos ser propicios al crecimiento empresarial.

Otra necesidad es la doble calzada Ciénaga – Barranquilla, que está diseñada, pero en materia ambiental lo agrava una situación particular, la erosión costera en el kilómetro 19 donde en cualquier momento puede quedar interrumpida la comunicación con la Costa, situación nefasta para el mismo país. Estas obras en conjunto pueden demandar enormes recursos y son prioritarias, hay que incluirlas en la agenda ciudad – regional, debemos ser todos en conjunto que levantemos la voz y entregarle ese documento a la presidencia con esas exigencias y que todos en los próximos meses estemos trabajando en función de sacar esto adelante.

Santa Marta tiene desactualizado su Plan de Ordenamiento Territorial. ¿Cómo afecta esto la competitividad?

Tiene una enorme importancia, porque un POT establece reglas para el desarrollo económico, se identifican las áreas donde puede establecerse empresa, ejercer comercio. Significa organización para implementar esas reglas que deben tenerse en cuenta por parte de los inversionistas para que se pueda expandir la ciudad y desarrollar económicamente en todos los aspectos.  Es fundamental, estamos en mora, sabemos de las dificultades que se están atravesando, pero se han dado pasos importantes. Es una necesidad urgente que podamos contar con este instrumento.

Magdalena por primera vez elabora su Plan de Ordenamiento Departamental. ¿Cómo contribuye al desarrollo de este?

Si lo miramos a nivel departamental, porque no existía este documento, se están trazando los lineamientos para identificar las vocaciones para el desarrollo del sector agropecuario, no todas las zonas son aptas para todo. Esos estudios que se están haciendo son para trazar políticas en las regiones e incentivar el desarrollo del crecimiento económico de estas zonas. Celebramos que se estén dando pasos hacia este derrotero.

Barranquilla avanza aceleradamente, mientras que Santa Marta lo hace a paso lento. ¿Qué análisis hace usted sobre estas dos ciudades?

Las comparaciones son odiosas, pero debo hacerla, la crisis que atravesó Barranquilla en los años 90 era compleja. Había polarización por la falta de credibilidad en la institucionalidad, enfrentamiento entre la gobernación y la alcaldía; y entre los empresarios que defendían intereses particulares y una bancada fortalecida, pero dividida. Este escenario cambió, cuando los barranquilleros se unieron, lavaron los trapos sucios en su casa, pero para impulsar iniciativas que a todos beneficiara, se unieron para gestionar ante el Gobierno Nacional enviándole un mensaje de articulación. Esta propuesta es la que queremos implementar en el Magdalena, ya lo han hecho en otras ciudades y ha funcionado, si nos unimos aquí también va funcionar y seremos muy competitivos.

¿Qué pasará si continúa el divorcio entre la  institucionalidad, el sector privado y el público?

Si no hay un diálogo adecuado, si no hay trabajo en equipo, no hay posiciones concertadas y articuladas entre los diferentes actores de un territorio, los más perjudicados son las empresas, lo que influye en los índices de desempleo, la baja calidad de vida y problemas de pobreza. Debemos trabajar con propósitos comunes para que el territorio avance independiente de la ideología que se tenga, de lo que se esté buscando, todos en pro de la calidad de vida y el desarrollo económico.

 

 

 

 

 

 

Leer más

Análisis

Política a la inversa

Published

on

Los ciudadanos deben proponer, no los candidatos

En Colombia se tiende a ser apático por la democracia. Solo aquellos que están afiliados a un partido o sienten afinidad por un candidato, son los que participan en los procesos democráticos sin tener en cuenta el bienestar colectivo.

Paola Ramírez Caballero

A dos semanas de las elecciones presidenciales es importante analizar el papel que juega la ciudadanía en un proceso democrático en el que debe convertirse en actor principal al momento de diseñar propuestas encaminadas al bienestar colectivo. No deben hacerlas los candidatos, sino a la inversa, los colombianos a los aspirantes.

Nurys Gómez Serna, máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política.

Los partidos políticos no son los únicos organismos que personifican la existencia del pluralismo como valor central de la democracia, junto a este existe el pluralismo social. Una sociedad democráticamente avanzada se caracteriza por la pujanza de la sociedad civil, subdividida en diferentes grupos e intereses que a veces son complementarios y en otros casos, contrapuestos.

Los diferentes grupos sociales suelen organizarse en defensa de los intereses. La Ciencia Política ha denominado a estos grupos organizados con el nombre de grupos de ‘presión’. Se trata de una terminología que incorpora una consideración negativa, que realmente no debe ser, si se tiene en cuenta que no son sino manifestaciones del pluralismo social.

GRUPOS DE ‘PRESIÓN’

En Colombia los grupos de ‘presión’ son débiles en comparación con países como Estados Unidos, Portugal, Francia, Italia, España, entre otros, donde son más protagonistas en los procesos electorales, que los mismos aspirantes a ocupar un cargo por elección popular.

Según, Yury Ramírez, abogada, máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política de la Universidad ‘Camilo José Cela’, en Colombia hace falta cultura política, porque a la gente, al no interesarle el tema, lo desconoce, adoptando posiciones erradas frente a determinadas situaciones.

“Como no tienen interés en la política, se dejan llevar por opiniones de personas con una visión sesgada, por tanto, acuden a los operadores políticos normales como la señora del barrio que no tiene conocimientos sobre política para darle una visión errada sobre determinado candidato o ideología”, afirma la Consultora Política y miembro de la Asociación Colombiana de Consultores Políticos.

La política es el pan diario de un país, si se ignora sobre este tema, se adoptarán posiciones equivocadas e invalidas para ser parte de un grupo social que defienda realmente los intereses comunes al momento del Estado adoptar medidas que vayan en contra del bienestar poblacional como sucede en Estados Unidos, donde la población es la protagonista en la democracia.

“A la gente le hace falta organizarse, entender sobre ideología de partidos, hacer parte de un ejercicio ciudadano para que esté enterado de lo que ofrece cada candidato y realmente votar frente a una propuesta.

En Colombia hacemos la política al revés, los candidatos proponen en vez de hacerlo la ciudadanía como grupo de interés, llevar las propuestas, que debería ser el ejercicio primario de la democracia

La ciudadanía debe valorarse en la democracia presentando propuestas reales, para ello debe informarse sobre las leyes que se tramitan en el Congreso, conocer lo que sucede en el contexto político y social del país para que aprendan a ser actores vivos en las elecciones”, explica la magíster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política.

PASAN SIN PENA NI GLORIA

Yury Ramírez, abogada, máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política.

En Colombia los grupos de interés no están institucionalizados, a diferencia de algunos países donde si se les ha dado relevancia e incluso, constitucional, es decir, las Constituciones han terminado acogiendo a determinados grupos de interés, como es el caso de los sindicatos, las asociaciones empresariales, la iglesia en Portugal, Francia, Italia, España, donde han sido instaladas  cámaras de carácter consultivo sin poder decisorio, además de recibir el nombre de Consejos Económicos y Sociales con la finalidad de que los gobiernos cuenten con el asesoramiento previo de los grupos sociales en ellos representados a la hora de elaborar anteproyectos de leyes de carácter económico y social.

“La ciudadanía no se considera un grupo de interés para los políticos, porque no designa a un comisionado que pueda tener una representación para que hable en nombre de todos. Cada uno en la sociedad actúa individualmente”, explica Nurys Gómez Serna, máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política.

En el país existen tres grupos de electores: los primeros están afiliados a un partido o tienen afinidad o trayectoria; a partir de esta condición el candidato de su gusto tiene un voto seguro; otros, son los apáticos a la política, no votan ni generan cambios en la sociedad; y   los indecisos, no tienen afinidad por nada nuevo, pero si están interesados en temas específicos.

“Las campañas electorales siempre están enfocadas en tomar al grupo de opinión como referente para hacerle campaña al candidato que atrae a más gente. La única forma que tiene de expresarse la ciudadanía es cuando tiene una especie de representación ante un grupo, movimientos, asociación que represente un interés como tal”, expone la consultora política, Nurys Gómez.

Lo más difícil para avanzar en un segmento político lo hace el comportamiento de la población cuando en el grupo humano no hay votos caracterizados por ninguna variable, la cual se puede transformar en una campaña imposible de tocar. “Cuando el ciudadano se expresa públicamente a través de redes sociales es porque tiene algún interés político y si no lo hace, es apático o no es el momento para elevar su voz. Una persona realmente interesada en la política va a movilizar su voto frente a una idea o estrategia”, afirma Nurys Gómez.

IGNORAN LA POLÍTICA EN SUS DIMENSIONES

Alejandro García, magister en administración y consultor politico

En Colombia hace falta cultura política y los que la tienen, solo manejan 10 % de la información, es decir, el porcentaje es bajo frente a lo que deben saber. “Tenemos fastidio político, desinterés por los casos de corrupción que venden los medios, esto nos hace estar asqueados de lo que son los políticos”, señala la consultora política, Gómez.

Por su parte, el administrador de empresas, especializado en Marketing y Magister en administración y miembro de la Asociación Colombiana de Consultores, Alejandro García Puche, analiza, que una comunidad se identifica con una serie de propuestas para tomar la decisión si apoya o no a determinado candidato.

“Para elegir por quien votar, la ciudadanía tiene varias razones, algunos deciden por los intereses particulares; otros, en cambio, por los generales; mientras que en otros casos, toman la decisión más por quien es el candidato, de qué partido o quién lo apoya, que por sus propuestas”, explica el Administrador Magíster.

En el caso de Colombia, ha quedado demostrado que el elector vota más por motivos emocionales que racionales; es decir, va más por la simpatía, por el físico, la apariencia y la edad, que por sus propuestas políticas.

“No se toma una decisión racional a pesar de que algunas propuestas de X candidato afecte el interés general de la comunidad.  Por ejemplo, aumentar la edad pensional, independiente de que eso afecta a todos los electores, pero votan por esta persona porque la decisión se toma con aspectos más emocionales que racionales.

Un plan de gobierno está compuesto por varios ejes temáticos en el que   hay unos que afectan tanto positiva como negativamente a un número determinado de personas.  El caso de la propuesta enfocada a la pensión de los colombianos, esta no afecta ni positiva ni negativamente a los jubilados, pero si a aquellos electores que aún están laborando”, puntualiza el consultor Político García Puche.

El aumento de la edad pensional seguirá  como tema coyuntural en la agenda política de los candidatos a la presidencia, que si bien perjudica a determinados miembros de la comunidad, no existe un grupo significativo que alce su voz de protesta frente a esta propuesta que afecta la calidad de vida de aquellos trabajadores que están ad portas jubilarse, pero los cambios les impiden hacerlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más

Tendencias