La ‘canchita’ del San Rafael

0
Los defensores de la canchita del barrio, aludían que había suficiente espacio para dejar las medidas de la cancha intacta y realizar el pavimentado.

Paola Murillo García

Los habitantes del barrio Obrero pueden volver a disfrutar con tranquilidad y sin restricciones del espacio público para la cultura y el deporte del sector. Espacio que fue la manzana de la discordia desde hace más de treinta años. Se trata de una cancha abierta donde los niños y adolescentes practican variados deportes como el fútbol, beisbol y balompié.

La explanada tenía dividido al barrio en dos, quienes querían que las obras de urbanización y pavimentación se hicieran realidad; y los que se sentían perjudicados, porque el paso de esta obra afectaría las medidas establecidas de la cancha.

El alcalde Edgardo Pérez Díaz respondió la inquietud de los moradores del barrio Obrero sobre la reducción del pavimento en algunas cuadras, porque se planteó que se iba a construir con seis metros de ancho y solo se están ejecutando con cinco y cuatro metros en algunos tramos.

La parte de la comunidad que está de acuerdo  afirma,  que su preocupación se debe a que los únicos perjudicados con la reducción son los niños y jóvenes que se benefician con ella, debido a que al reducir el espacio ya no contaría con las medidas establecidas por la Fifa. Si se hiciese con las medidas anteriores se convertiría en motivo de orgullo para los coterráneos, porque  “somos el único barrio en Ciénaga que tendría una cancha como esta”,  afirmó en su momento José Torres uno de los pioneros en poner en funcionamiento la cancha en el barrio.

Hace apenas algunos días, en la mañana del viernes 26 de enero, se tomó la decisión entre los principales actores, el Alcalde, contratistas y la comunidad del barrio Obrero, de que la ‘canchita’ del cementerio San Rafael en Ciénaga tendrá medidas de fútbol 7 Fifa, todo con el propósito de que las obras de urbanización sean una realidad, sin embargo, cada uno con intereses diferentes dentro de las obras complementarias que serían realizadas.

La última palabra del Mandatario tampoco fue la esperada por los principales defensores de las medidas de la cancha, quienes aseguraban tenía las medidas de una cancha 8 de la Fifa y terminó hoy con un metro menos aproximadamente es decir, la de una cancha 7.

Lo anterior, teniendo en cuenta que, las Medidas Fútbol 8 Fifa establece un mínimo de 30 metros x 50 metros y un máximo de 40 metros x 60 metros, por lo contrario, en las de Fútbol 7 la Fifa rige un mínimo de 25  x 45 metros y un máximo de 30 x 50 metros.

 ‘EL FLORERO DE LLORENTE’

Fueron varias las causas de la demora para el inicio de las obras urbanísticas en esa zona del barrio Obrero, porque las principales discusiones se centraban entre hacer un pavimento amplio y recortar la cancha o dejar solo un paso peatonal y respetar el espacio deportivo con las medidas de una cancha 8 establecidas por la Fifa.

La comunidad del Obrero tiene más de treinta años viviendo en esta constante discusión entre sus vecinos, hay quienes sacaron de sus recursos propios para ir adecuando con el paso de los años la cancha pensando en un lugar estratégico para los niños y jóvenes del sector, y son ellos quienes defienden “a capa y espada” el largo proceso y la inversión que le han hecho a ese espacio deportivo.

José Torres es considerado por sus vecinos como uno de los principales defensores de la cancha del barrio, “nosotros en la comunidad hacíamos bazares, rifas y todo tipo de eventos para recaudar fondos e ir invirtiéndole poco a poco a la cancha, siempre pensando en los niños, nunca ha habido ningún beneficio particular como lo dicen algunos de mis vecinos”, señaló.

La cancha ya no contarà con las medidas que son establecidas por la FIFA de futbol 8.

Torres sostuvo, que “la mayoría de las personas está luchando para que no se permita el irrumpimiento en la cancha, el único cometido de entregarles una cancha funcional a los niños”, además, agregó, que “esta cancha siempre ha sido el centro de recreación del barrio y de las instituciones aledañas”.

José Torres

Por su parte, Mary quien hace parte del otro ‘bando’ de la discordia indicó, “lo único que queremos es que nos solucionen lo del pavimento, no queremos que les quiten la cancha, pero tampoco ellos nos pueden quitar el derecho a tener un espacio digno en el sector”.

La cancha no solo ha sido el centro de esta discordia, también ha sido el escenario de la delincuencia y al mismo tiempo la luz en el camino para muchos jóvenes del barrio y sus alrededores, “nosotros pretendemos que la Alcaldía no solo arregle la cancha, queremos que solucionen el problema de la luz y la pared que da con el cementerio está deteriorada, lo que nos preocupa a todos”, señala Mary, quien, además, explicó, como la falta de luminaria ha convertido el lugar en un constante foco de inseguridad.

Torres explicó, que el barrio tuvo su momento hace algunos años en el que se vio bastante afectado por el conflicto delincuencial, sin embargo, la cancha fue la terapia de rehabilitación de muchos jóvenes del sector. “Esta cancha sacó de las drogas a muchos jóvenes en su momento es un motivo más para considerar que la cancha es intocable”.

“La Administración no le mete un peso a esa cancha, no tienen ni idea de la historia que tiene esta campo para nosotros. La comunidad ha invertido dinero en esa cancha para adecuarla en beneficio de los jóvenes y niños del barrio”, manifiestan los moradores del barrio Obrero.

Por su parte, Luz Romero expresa, que, “si dejamos ir el presupuesto ya no nos hacen nada, esto tiene que ser en caliente para que la Administración cumpla y podamos beneficiarnos como comunidad”.

Por otro lado, el alcalde del municipio, Edgardo Pérez, le recordó en varias ocasiones a los moradores del barrio que, para cumplir con el ancho de 6 metros, la comunidad se había comprometido a desocupar el espacio público, permitiendo el retiro voluntario de terrazas, techos, rejas y andenes, sin embargo, una vez llegó el proyecto de pavimentación a los habitantes del barrio Obrero, este compromiso lo incumplieron, lo que retrasó más las obras.

Pérez Díaz enfatizó, que ese compromiso no lo cumplió la ciudadanía y hoy el proyecto ha tenido que replantearse para avanzar, por exigencias propias del tema contractual y otras tantas que se le suman por cuenta del DNP, entidad que vigila los recursos de regalías, con los cuales se ejecuta este pavimento.

“Hubiéramos querido construir este pavimento con la amplitud que se había proyectado. Por la importancia del mismo, la comunidad había aceptado retirar lo que invadía el espacio público, pero hoy, la realidad es otra y esa ciudadanía ha dicho que no retira sus terrazas, sus rejas y demás.

Algunos se preguntarán por qué no usan la fuerza, la autoridad, eso se podría hacer, pero todo ese procedimiento nos quita muchísimo tiempo y recuerden que es un proyecto financiado con recursos de regalías y en regalías nos miden todos los tiempos e incluso algún retraso podría ocasionar una suspensión de los dineros”, subrayó.

René Pardo

René Pardo, vicepresidente de la JAC, le contó a OPINIÓN CARIBE  que,” la culpa no es de la comunidad, es por la mala coordinación de la administración actual y de las pasadas junto con la constructora”, asegurando, además, que, “ni siquiera ellos saben qué es lo que van a hacer, presentaron el proyecto de la malla vial en el cual no se había tenido en cuenta el desagüe del cementerio y el conflicto de la cancha”.

CÓMO VA LA OBRA

El paso de la obra de pavimentación por la cancha de fútbol, carrera 18ª entre calles 23 y 24, estaba generando polémica por la afectación a la canchita contigua al cementerio de ‘Los Pobres’, razón por la cual, se concluyó que se van a respetar las medidas máximas para una cancha de fútbol 7, establecidas por la Fifa.

El mandatario municipal, Edgardo Pérez Díaz, durante el recorrido por las obras de pavimentación y urbanismo en el barrio Obrero, confirmó un avance de más del 80 por ciento.

“Los andenes, adoquines y losetas que hacen parte de todo el proceso, transforman las calles del barrio, le dan una mejor perspectiva, más calidad de vida a los moradores de este sector del municipio”, expresó.

El Alcalde atendió las inquietudes y solicitudes de la comunidad, resolviendo las dudas inherentes al proyecto de pavimentación, “el balance es positivo, la obra tiene un avance del 85 por ciento y si todo sigue como va, a mediados de marzo la estaremos entregando”, advirtió el primer Mandatario del municipio.

Esta obra contempla nuevas redes de acueducto y alcantarillado, tres kilómetros de pavimento y 6 kilómetros de andenes en losetas de colores.

Dejar respuesta

*