Connect with us

Edición impresa

“Denme la oportunidad de ser embajadora del Magdalena en el Congreso”: Patricia Caicedo

Published

on

Carmen Patricia Caicedo Omar es administradora pública con especialización en Análisis de Gestión Ambiental. Fue concejala de Santa Marta en el 2013, es Directora del Partido Verde en la región Caribe, por el cual aspira a obtener una curul en la Cámara de Representantes por el Magdalena. Esta ‘dama’ de hierro solo necesita una oportunidad para aportar su grano de arena a la transformación de este departamento.

¿Por qué quiere ser Representante por el Magdalena en el Congreso?

Soy una samaria convencida que se pueden hacer mejores cosas por su territorio, el Departamento históricamente ha sido mal representado. Durante un tiempo pactaron con los criminales, y eso nos llenó de vergüenza, nacionalmente nos miraron bastante mal por esas actuaciones; luego, otros representantes elegidos no han trabajado lo suficiente por el desarrollo del departamento. Necesitamos representantes más capacitados, más comprometidos, menos mezquinos con nuestro Departamento, porque hemos analizado que en el Congreso no se visibiliza ninguno de nuestros problemas.  Quiero llegar al Congreso para tener una voz a nivel nacional, para que nuestro territorio sea visible y se generen recursos para su desarrollo.

Usted habla de los antecedentes políticos del Magdalena, ¿cuál sería su agenda legislativa si gana una curul al Congreso?

La agenda que tengo es gruesa, pero lo primero tiene que ver con justicia ambiental en todo el sistema lagunar; tenemos un problema gravísimo, sobre todo, porque les aprobaron 75 títulos mineros a unas multinacionales.  Vamos a tramitar la Ley 500 años para recibir estos años no con parrandas vallenatas, sino con obras de gran infraestructura que cambien el perfil de la ciudad, para que sea una ciudad realmente preparada en un turismo de alta calidad, que traiga recursos a la economía samaria, pero, además de eso, que los samarios cada día nos sintamos orgullosos de una ciudad que cumple 500 años en aras de un verdadero desarrollo.

En su recorrido por el departamento del Magdalena, ¿qué le ha impactado?

La pobreza. Ya no tenemos pobreza, tenemos miseria, municipios viviendo en el siglo pasado, sin educación, sin luz, sin servicios sanitarios, no están en el tiempo de la era digital, en la que tú hundes un dedito y te comunicas con el mundo, estamos en una pobreza increíble que descorazona y que a uno le da mucha rabia con la dirigencia política que no le da dolor tener a su gente así. Antes escuchaba que la gente decía   que no se debe elegir candidatos del Magdalena, porque se olvidan de los pueblos, pero ahora los tenemos en todos lados, tú ves que hay representantes  y encuentras que no hay nada que hayan hecho porque se mejore la calidad de vida de las personas. La sociedad debe empoderarse más, ser más exigente.

¿Qué les dice a esos votantes que confían en su liderazgo y a aquellos que todavía están dudosos?

Estoy pidiéndoles la oportunidad, tengo la capacidad, tengo la formación, tengo el interés y la intención de que este Departamento sea consciente de su problemática, ser una embajadora a nivel nacional de mi territorio en el lugar donde se toman todas las decisiones y asimismo generar proyectos. A los antiguos representantes ya se les dio la oportunidad y no la aprovecharon, ahora dénmela a mí.  Venimos de un movimiento con un gran interés por cada día mejorar a Santa Marta, queremos que ese modelo se replique en el Magdalena. Quiero hacer una representación digna, con una capacidad de trabajo enorme, les pido que piensen en mí, en lo que puedo ser yo, en lo que puedo hacer por el Departamento y también en el movimiento que represento, a la hora de votar que nos den la confianza, que nos den la oportunidad.

 ¿Aspira usted en algún momento de su vida a la Gobernación dl Magdalena?

Bueno, ahora tengo la aspiración al Congreso con el respaldo de todos ustedes. Hay que cambiar la negligencia sea en cabeza nuestra o en la de cualquiera de nuestros aliados que crean en el cambio y en una forma distinta de ejercer el poder. La política sirve para desmejorar la vida de la gente o darle felicidad a través de las inversiones, si en algún momento de la vida es necesario lanzarme a la Gobernación, claro que lo haré.

Los magdalenenses no creen en la clase política de este Departamento. ¿Cómo cambiar esa imagen y obtener sus votos?

El Departamento tiene derecho a cinco representantes, la gente está votando por gente de afuera por varias razones, la primera, es lo que más trabajo me cuesta, la gente no cree en los políticos, porque ha visto que los nuestros han hecho de la política un ejercicio económico y para sus beneficios personales, por tanto, la gente dice, nosotros votamos por él y después nunca más volvió, entonces, ¿quién nos dice que usted no va a hacer lo mismo?  Pues claro, es una pregunta dura a la que me enfrento, a la que me toca responder, yo estoy comprometiéndome con ustedes que voy a trabajar para que ello no ocurra así, pero eso solo lo puedo mostrar una vez que llegue, el lío es que la gente confíe en mí para poder llegar, así que es una cosa bastante dura y es gracias a ese legado de olvido en que sumieron al Magdalena sus dirigentes políticos, sus representantes.

Ver entrevista completa

en Facebook Live de OPINIÓN CARIBE.

Leer más
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Ciencia

Eleos: rehabilitar y crear

Opinión Caribe

Published

on

Manuel Munar, un samario que aporta a la recuperación de la Ciénaga Grande

La Ciénaga Grande de Santa Marta sufre la falta de oxígeno causado por el desvío de aguas, el taponamiento de caños que desembocan en el humedal y el relleno de estos, la sequía y la contaminación. Tanto el nivel bajo de saturación, como la sobresaturación de oxígeno son perjudiciales para el medio y reflejan que el ecosistema no está equilibrado. Rehabilitarla se ha convertido en un reto.

Daniela Pirela Wisman

Los asentamientos y los estuarios y en especial los ecosistemas de manglar, comunes en la Ciénaga Grande de Santa Marta, son vulnerados por el cambio climático. La urbanización considerada informal, impacta negativamente a los manglares, y esto sucede con mucha más frecuencia y agudeza en países que se encuentran en vías de desarrollo. “A partir de esto, nace la necesidad de idear nuevas tecnologías, que vayan más allá de generar cero emisiones, de causar impacto; es decir, capaz de revertir, optimizar y asegurar la dinámica del Estuario y de la población aledaña”, así lo reza la tesis del arquitecto Manuel Camilo Munar García.

El arquitecto samario a partir de inquietudes suscitadas formuló un proyecto en el que ideó nuevas tecnologías, que no están encaminadas a que haya cero emisiones, precisó que, “el proyecto se denominó: Mecanismos Pasivos para Rehabilitación y Creación de Sinergias entre Asentamientos Humanos y Ecosistemas del Manglar. Este, se bautizó como Eleos, que significa la sabiduría popular del imperio romano y hace referencia a la diosa de la misericordia. Este proyecto nació de una serie de cuestionamientos relacionados con la contaminación cero, siempre se nos vendió la idea de que ese concepto era novedoso.

A través de la historia, nos han inculcado que las posiciones neutrales son muy peligrosas, y como resultado planteamos el objetivo de Eleos”.

El proyecto plantea como hipótesis que la convivencia entre ecosistemas y comunidades en los estuarios es posible, si se implementan mecanismos de saneamiento que no generen impactos degenerativos en los ecosistemas y a la vez permitan una intervención urbano – arquitectónica que dinamice el entorno socioeconómico, garantizando la estabilidad del medio ambiente y limitando las repercusiones del cambio climático.

Además, busca aunar esfuerzos para crear dinámicas productivas, que permitan que las comunidades y la naturaleza logren establecer lazos de convivencia de manera positiva y amigable. En el proyecto, Manuel Munar estableció tres problemáticas que retroalimentan y que fueron identificadas en las zonas geográficas analizadas: “en primer lugar, la carencia de oportunidades de crecimiento económico de la población. En segundo lugar, incompatibilidad en los usos del suelo, agravado por violaciones del trazado urbano, carencia de sistemas sanitarios, y otros problemas ligados al Urbanismo Espontáneo.

Finalmente, la confluencia de las dos problemáticas anteriores da origen a una tercera: la degradación ambiental, social y paisajista del estuario”, señaló.

De acuerdo con la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, “la Ciénaga Grande de Santa Marta, es el complejo lagunar más grande de Colombia con un área aproximada de 3.487 kilómetros cuadrado, de los cuales 730 corresponden al espejo de agua. Dentro de esta área se encuentran localizados en la vía parque Isla de Salamanca y el Santuario de Flora y Fauna. La Ciénaga, está ubicada en el extremo noroccidental del departamento del Magdalena, al norte del país y está globalmente comprendido entre el nacimiento del caño Schiller en la Ciénaga del Cerro de San Antonio por el Sur, el río Magdalena por el Oeste, el Mar Caribe al Norte y al Este por la desembocadura de los ríos Fundación, Aracataca, Sevilla y Río Frío que nacen en la Sierra Nevada de Santa Marta y desembocan en la Ciénaga”.

No es nada nuevo decir que la Ciénaga Grande ha sufrido en el último año un deterioro severo, el complejo lagunar más importante de Latinoamérica presenta un inmenso daño ambiental, con un alto potencial que representa y el interés que despierta en muchos sectores el ejercer algún tipo de dominio en ella. La Ciénaga no ha dejado de recibir agua dulce durante muchísimos años y su deterioro se ha dado en cumplimiento de los ciclos de la naturaleza, producto del calentamiento global que sufre la tierra y que hoy constituye una de las preocupaciones más grandes del hombre.

El daño comenzó a originarse desde el mismo momento en que se ejecutaron las obras de construcción de la vía Ciénaga-Barranquilla y que posteriormente comenzó a agudizarse con la construcción de la carretera marginal del río entre Palermo y Plato.

INVESTIGACIÓN – CREACIÓN

Eleos busca la recuperación de la simbiosis entre el ser humano y la Madre Tierra, a través de la innovación tecnológica, las intervenciones de carácter ambiental, pedagógico, económico y sociocultural, apropiando y valorizando el saber local y reconstruyendo la sinergia entre la población y su entorno natural. Un proceso de investigación -creación, se refiere a la creatividad dentro de un proceso riguroso investigativo, en este se mezclan distintas disciplinas.

“A través de este proyecto de investigación – creación, proceso que busca ser creativos en la investigación científica, y que mezcla temas de diseño, ciencia, sostenibilidad, y como resultado nos dio Eleos. Ahí planteamos un mecanismo elaborado a partir de dos elementos: un módulo de flotabilidad y otro de filtro; por medio de este elemento que se configura de forma palafítica en la Ciénaga Grande, y que funciona como biofiltro, pretende absorber la sedimentación y los coliformes fecales. A través de unos estudios realizados, nos arrojaron que en la Ciénaga y en cualquier mangle de la región Caribe colombiana hay unas especies comunes que se encargan de alimentarse de los sedimentos que son las almejas y las algas que eliminan los altos niveles de coliformes fecales”, precisó Manuel Munar.

La Ciénaga Grande de Santa Marta es la laguna costera más grande y productiva del país, declarada humedal Ramsar en 1998 y reserva de la biosfera por la Unesco en el 2000, pero se están muriendo los manglares y se han registrado mortandades de peces por la falta de oxígeno debido a la dilución de la materia orgánica descompuesta por la prolongada sequía, como lo explica Manuel, la presencia de altos índices de coliformes fecales, que son bacterias en forma de varillas (coliformes) que se encuentran en el intestino de seres humanos y animales de sangre caliente; cuando estas bacterias se encuentran en el agua, indican que el agua estaba contaminada con heces fecales o aguas servidas.

Y también, por la sedimentación, proceso que se da cuando un material sólido es transportado por una corriente de agua y se posa en el fondo de un río o embalse. Las corrientes de agua tienen la capacidad de transportar materia sólida en suspensión y generan sedimentos por sus propias características o a través de la erosión de los cauces. Un sedimento es un material sólido que se acumula en la superficie terrestre y que surge por la acción de diversos fenómenos naturales que actúan en la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera. Los vientos, las precipitaciones y los cambios de temperatura son algunos de los factores vinculados al desarrollo de sedimentos.

Eleos es una iniciativa académica en la búsqueda de mecanismos de adaptación al Cambio Climático desde un enfoque urbano – arquitectónico. En esta investigación se plantean medidas de intervención del contexto, desde su biología, su temporalidad y su relación con los asentamientos en litorales. A su vez, el cambio climático expone nuevos retos. Sus consecuencias negativas en las dinámicas y ciclos de la biosfera, naturalmente afectan las redes tróficas de los ecosistemas.

Debido a sus delicadas condiciones de subsistencia, los estuarios y manglares, cuna de especies residentes y migratorias, son altamente susceptibles al cambio climático. Esto repercute en las poblaciones asentadas a proximidad, quienes a su vez acentúan la problemática, nutriendo así una dinámica nociva que conduce a la degradación del mangle y del estuario.

UNA PROPUESTA

URBANA – ARQUITECTÓNICA

Eleos combina a la naturaleza con las necesidades de una comunidad palafítica.

El proyecto de Manuel Munar propone un prototipo de intervención urbano – arquitectónico a partir de mecanismos biotecnológicos pasivos sustentados en el estudio biomimético del Estuario. De acuerdo con el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras, Invemar, “un estuario es un cuerpo de agua que está parcialmente rodeado por tierra donde el agua dulce proveniente de uno o varios ríos se mezcla con el océano. Los estuarios son áreas muy importantes por su diversidad, producción biológica y como fuente o sumideros del material que circula a lo largo de los ecosistemas costeros. No solo crean un ambiente propicio para el desarrollo de especies de importancia ecológica adaptadas para vivir en agua salobre, sino que proveen las condiciones necesarias para sustentar numerosas especies de importancia comercial”.

De acuerdo con el análisis de la dinámica del estuario, Manuel, en el proceso investigativo, logró identificar que el mangle es un eje central del ecosistema. La abstracción de sus características esenciales dio origen al dispositivo Eleos, un mecanismo de carácter modular, capaz de intervenir el acuífero y que, funcionando como un ente catalizador, logra restaurar y perpetuar el desarrollo del ecosistema mediante tres ejes de intervención:

  1. Sociocultural: basado en la integración social de la población en un proceso de Desarrollo Urbano Sostenible, brindando espacios lúdicos y reflexivos.
  2. Ecoturístico: capaz de exaltar la biodiversidad, abriendo la puerta a la oferta económica, resaltando la estética del ecosistema, sin invadir el paisaje y mimetizándose con él.
  3. Pedagógico: a través de espacios para la enseñanza y aprendizaje sobre el mantenimiento, el respeto e importancia de los recursos hídricos y como impactamos en ellos.

El cambio climático se ha convertido en compromiso que trasciende lo ambiental. Este ejercicio es eso, una iniciativa interdisciplinaria y biotecnológica, la cual se centra en un sistema modular de intervención del paisaje de estuarios. La vulneración de ecosistemas de litoral próximos a asentamientos urbanos informales, plantea un reto para las autoridades ambientales y de planeación urbana. En zonas de protección ambiental existen restricciones que impiden plantear servicios de infraestructura urbana. Por otro lado, el arraigamiento de estas comunidades con su entorno, dificulta los procesos de reubicación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más

Ciencia

El defensor de tiburones

Opinión Caribe

Published

on

El samario Carlos Polo Silva, protector de las especies marinas

Desde la academia, el biólogo marino adelanta proyectos relacionados con la alimentación y el comportamiento de ciertas especies, entre ellas, rayas y tiburones.

Dánisa Varela Mendoza

Carlos Julio Polo Silva, nacido en el barrio Galicia de Santa Marta, desde pequeño mostró su interés por los animales. Hoy, adelanta investigaciones en pro de la conservación de ciertas especies marinas, en especial, por la de los tiburones.

Cuando se graduó como bachiller, empezó sus estudios de biología marina en la Universidad ‘Jorge Tadeo Lozano’ en Bogotá. Allí cursó seis semestres y la universidad dispone que los últimos cuatro sean en Santa Marta, por lo que regreso a su ciudad natal.

“Mis padres, (Julio Polo Chávez y Magaly Silva) son testigos que siempre fui curioso con los animales, mirando las hormigas, las arañas. Además, toda la vida me ha gustado el mar. Mi papá desde muy pequeño me llevó al mar y poco a poco fui cogiéndole gusto, sobre todo, cuando empecé a conocer los peces. A partir de ese momento, decidí ser biólogo marino y lo tenía tan claro, que fue la única opción de carrera a la que me presenté en la universidad”, contó Polo Silva.

En el 2004 terminó su carrera universitaria y luego de varios años viajó a México a cursar una Maestría en Ciencias en Manejo de Recursos Marinos. Sin embargo, en 2009 se propagó el virus de AH1N1, por lo que junto a su esposa, en agosto de 2009, inició el Doctorado en Ciencias Marinas y Limnología en la Universidad Nacional Autónoma de México, hasta comienzos de 2013. Compromisos laborales con el gobierno, motivaron a Carlos Julio Polo a regresar por segunda vez a Colombia.

Hasta el 2015 estuvo vinculado con la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca donde a través de un grupo de investigación se encargó de diferentes estudios, entre esos, los relacionados con pesquería, evaluación de recursos pesqueros y las medidas de conservación de tiburones y rayas que hay en el país.

También se vinculó como consultor para Latinoamérica en una ONG que trabaja para la conservación de tiburones y a la fecha sigue brindando asesorías en aras de preservar los recursos y las especies de escualos.

“En algunos países, el recurso tiburón es muy apetecido, con el fin de comercializar sus aletas, más que por el aprovechamiento interno del producto. Ya empezamos a trabajar con Perú, Panamá, Ecuador en las estrategias de manejo y evaluaciones pesqueras”, aseguró el biólogo marino.

Desde el año pasado se radicó en Santa Marta y trabaja como docente de planta en la Universidad ‘Jorge Tadeo Lozano’ a cargo de la asignatura de Ictiología y Biología Pesquera en el programa de pregrado de Biología Marina, luego de postularse a una oferta en la capital del país donde estuvo hasta 2016.

Actualmente, se encarga del diseño y formulación de proyectos en la Maestría de Ciencias Marinas y de la Maestría en Gestión Ambiental de Sistemas Marinos Costeros.

 

ESPECIES QUE MÁS LES LLAMAN LA ATENCIÒN

El samario Carlos Polo recomienda a los samarios no pedir en restaurantes platos que incluyan tiburones o ciertas especies que estén en peligro, con el fin de disminuir la presión que tienen ciertas especies.

El ejercicio de su profesión le ha dado la oportunidad de trabajar de cerca con cientos de especies, sin embargo, hay dos que les llaman la atención. Una de ellas es el tiburón zorro o Alopias sp. . “Es un animal muy lindo, es un tiburón bastante particular, porque el lóbulo superior de la aleta es tan largo como el cuerpo y lo utiliza como un látigo para aturdir a sus presas y capturarlas, para luego consumirlas”, explicó el biólogo samario.

Mientras cursaba su doctorado, Carlos Polo Silva trabajó con el Prionace glauca, también conocido como el tiburón azul. “Realmente es hermoso, es una de las especies de tiburones que más me gustan”, acotó.

También destaca las características de otras especies como el mero, peces vela y los atunes. “Hay muchas especies muy interesantes, enigmáticas y grandes”.

MITOS Y VERDADES SOBRE LOS TIBURONES

Entre las especies que más despiertan curiosidad en las personas se encuentra el tiburón. Hay alrededor de ellos una serie de mitos que solo aquellos que han tenido contacto con estos animales pueden ratificarlos o desvirtuarlos.

Al respecto, Carlos Julio Polo indicó, que muchos de los mitos nacieron a raíz de la publicidad llamativa que han hecho con el fin de atrapar a un público, despertando el morbo con las películas sobre tiburones.

“Son animales salvajes como cualquiera que esté en su ambiente natural, como es el caso de los leones o tigres. Nosotros no les gustamos a los tiburones, porque tenemos muy poca grasa; los ataques que se han reportado han sido por confusión. Sin embargo, se debe aclarar, que cuando un animal tiene hambre y se encuentra con una persona en su ambiente y no tiene nada más a la vista, es lógico que se lo coma para saciar su hambre. Pero, nosotros estamos en su menú, no nos consumen por gusto, por decirlo de una forma más sencilla”, precisó.

 

AVANCES EN LA PROTECCIÓN DE ESPECIES

En los últimos cinco años, el Gobierno colombiano ha mostrado su interés en proteger a los tiburones. Muestra de ello es la Resolución 375 expedida el 17 de abril de 2013 por la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, a través de la cual se prohíbe el aleteo de tiburón en Colombia y se reglamentan los procedimientos para su manejo y control y que fue ratificada en la Resolución 1743 del 29 de agosto de 2017, “Por medio de la cual se unifican las medidas de ordenación, administración y control del recurso pesquero denominado tiburones y rayas en el territorio nacional.

La resolución ordena específicamente, “prohibir la práctica del aleteo consistente en el cercenamiento y retención de las aletas de tiburón, y descarte del resto del cuerpo al mar, durante las faenas de pesca de cualquier pesquería desarrollada por embarcaciones de bandera nacional y/o de bandera extranjera afiliadas a empresas colombianas en aguas jurisdiccionales”.

Así mismo, “para el aprovechamiento integral de los tiburones y mantener las características mínimas necesarias para la identificación de las especies, es necesario que, al momento del desembarco, las aletas estén adheridas de manera natural al tronco del tiburón, las cuales deberán tener un corte parcial no mayor al 75 % de la base, para facilitar el estibaje en bodegas”.

Según el biólogo marino, “a los tiburones los capturaban tanto por pesquería artesanal como industrial, les quitaban las aletas y los regresaban al mar. Eso es una crueldad porque el tiburón sin sus aletas no se puede mover y termina ahogándose. Eso está prohibido hoy por algunas resoluciones en Colombia”.

Por otro lado, la pesca industrial dirigida fue prohibida tanto en el Pacífico como en el Caribe colombiano. En San Andrés no está autorizada la captura de tiburones tanto en pesca artesanal como en pesca industrial.

“Quizá sea un poco difícil que se pueda efectuar una revisión por todas nuestras costas, pero en la medida de lo posible, se han hecho cosas. De igual forma, Colombia no es un país que capture muchos tiburones, incluso realizan más esta práctica en el Pacífico que en el Caribe”, anotó Carlos Polo Silva.

De acuerdo con las estadísticas, en el 2013 Colombia fue uno de los países con mayor participación en la Convención sobre el Comercio Icite, donde se evalúa el estado poblacional de muchas especies.

Mientras, en el 2016 se logró incluir en el Apéndice II de Icites al tiburón zorro y a otras dos especies para que tuvieran una mayor protección en cuanto al tráfico. “Pese a que en Colombia no hay capturas muy grandes, ha dado pequeños pasos en beneficio de estas especies”, destacó.

 

FUNCIÓN DE LOS TIBURONES

Cada animal cumple su función en el ecosistema. Los tiburones, por ejemplo, son reguladores de los animales que están enfermos; los que transfieren o modifican las redes tróficas, teniendo en cuenta que consumen animales que están por debajo de ellos y permiten controlar que haya ciertos grupos de consumidores secundarios.

De igual forma, emiten señales del estado del ecosistema. “Estas especies son las que mantienen el estado de salud de los ecosistemas en cierto grado; cuando no hay tiburones es una muestra que está pasando algo o que es un ambiente perturbado.

El tiburón, aunque tienen un valor comercial muy alto en ciertas regiones tienen una función importante en nuestro ecosistema y tratar de eliminarlos nos perjudica a todos y le hacemos un daño al ambiente en el que ellos se encuentran”, indicó Polo Silva.

 

INVESTIGACIONES EN CURSO

Junto a tres estudiantes de la Universidad ‘Jorge Tadeo Lozano’ y su esposa Angélica Barrera García, Carlos Julio Polo adelanta un trabajo de monitoreo pesquero con la Fundación Fauna Caribe de Colombia, en temas relacionados con la ecología trófica para conocer qué comen; cómo y dónde se alimentan ciertas especies de rayas, tiburones y algunos peces en la región norte del Caribe.

“Todo eso está relacionado también con un proyecto de la Universidad ‘Jorge Tadeo Lozano’, sede Santa Marta, que se llama productividad y calidad ambiental marina con el fin de conocer más o menos esa conexión que hay en el Caribe colombiano a través de los fenómenos de surgencia que permiten que haya mucha disponibilidad de nutrientes en esta región”, puntualizó el profesional en biología marina.

¿CÓMO PROTEGER LOS OCÉANOS?

El biólogo Carlos Polo Silva sugiere a los samarios disfrutar el mar y sus recursos de manera responsable. “Siempre que puedo, les recuerdo a mis amigos, que aquellas especies que no se pueden comer, no las consuman, como es el caso del mero, no lo pidan en los restaurantes. Esa es la única forma de disminuir la presión que tienen ciertas especies que están en peligro y por eso las autoridades piden que no se les capture y si lo llegan a hacer, los liberen, lo más pronto posible.

Tampoco pidan tiburón, ni cazón. Es una forma de concienciar a las personas, que si queremos mostrar estas especies a nuestras próximas generaciones, es imprescindible hacerlo de esa manera”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más

Análisis

Economía paralela

Opinión Caribe

Published

on

Sin importar lo gratificante que puede resultar tener un trabajo estable y de tiempo completo, es satisfactorio trabajar por cuenta propia. Optar por emprender es una decisión riesgosa e inestable, y requiere un sacrificio mayor, sin embargo, una vez que eres tu propio jefe y empiezas a obtener mayores ingresos, el esfuerzo habrá valido la pena.

Daniela Pirela Wisman

¿Conoce usted a alguien que además de tener un trabajo estable, tenga un negocio propio de emprendimiento? OPINIÓN CARIBE nombró a esta acción como una ‘Economía Paralela’, porque son personas que cuentan con un salario devengado por un trabajo fijo, pero que también consiguen ingresos extras gracias a su esfuerzo y dedicación.

Muchas personas, con el fin de obtener ingresos adicionales al que reciben por las labores desempeñadas en un cargo que ocupan en una empresa, deciden entrar al mundo de las ventas, ya sea por catálogo, de ropa o accesorios o a los que son virtuales o físicos, dulces, brownies, tortas, maquillajes, entre otros.

El emprendedor, escritor, mercaderista y actualmente asesor de otros emprendedores, Ryan Robinson, explica en su sitio Web, que muchas personas se preguntan cómo empezar y cómo hacerlo en paralelo con su otro empleo fijo, y recomienda elegir un negocio que se alinee con sus pasiones y competencias.

Una comunicadora social y periodista tiene su propia tienda de ropa virtual, en sociedad con una de sus mejores amigas; una economista profesional es una maquilladora reconocida de Santa Marta; una estudiante de administración de empresas y una profesionista en negocios internacionales son apasionadas por el diseño y venta de accesorios; y un colaborador de servicios generales de un edificio, tiene una microempresa de pudines y galletas. Todas estas personas mejoran sus ingresos, sin necesidad de pedir un aumento.

 

                                                     EMPRENDIMIENTO PARALELO

Katia Arcia Serpa, es economista y proyecta a su negocio de maquillaje como un centro de formación.

Forman parte de la economía paralela, aquellas actividades económicas que no son registradas oficialmente. Por ejemplo, actividades diversas que a pesar de ser legales no son declaradas a las autoridades fiscales, como la agricultura de subsistencia, los servicios intercambiados entre familiares y amigos, y muchas otras actividades producidas y comercializadas, pero no facturadas. A pesar de suceder en todos los países, la economía paralela tiene una especial relevancia en los países menos desarrollados.

Conseguir un empleo que se ajuste a los intereses de la persona no es lo único que atormenta a los profesionales colombianos, el salario es otra razón. Así lo confirman los resultados de una investigación realizada recientemente por la firma Trabajando.com. Frente a la pregunta: ¿considera que su salario es justo? el 69 por ciento de los encuestados respondió que no, mientras que el 31 por ciento contestó de forma positiva.

De la misma manera, el estudio hizo la consulta sobre lo que harían las personas consultadas para mejorar su ingreso salarial. El resultado fue contundente: el 48 por ciento buscará trabajo en otra empresa para mejorar su situación económica. Un 25 por ciento aseguró, que se dedicará a estudiar un posgrado; el 17 por ciento desea montar un negocio alterno para obtener dinero extra; mientras, el 10 por ciento restante estudiará otra carrera.

 

 

   DE MILLENNIALS PARA MILLENNIALS

Así como ese 17 por ciento señala que desea montar un negocio alterno para poder tener ingresos adicionales al salario que reciben, Ninibeth Pérez Mercado, es una comunicadora social y periodista, que actualmente trabaja como Community Manager del periódico OPINIÓN CARIBE, y tiene una tienda virtual de ropa y accesorios femeninos, la cual inició hace casi un año. Afirma que la idea de este negocio nació del ‘desocupe’, cuando salió de la universidad, mientras conseguía trabajo, con sus ahorros emprendió la búsqueda de proveedores en la ciudad de Medellín.

Luego del recorrido por fábricas, hizo una significativa inversión,  y empezó por venderles a sus amigas, quienes fueron las primeras en apoyarla, “mis amigas fueron mis primeras clientes, creé una página en Instagram, y pensé en que mi grupo de clientes objetivos eran Millennials y por eso se llama así”.

Su negocio de emprendimiento la apasiona, y cuando inició su trabajo en el periódico comenzó a aprovechar mucho el tiempo y a aplicar lo que aprendía día tras día en su puesto de trabajo, en su negocio de emprendimiento. Una de sus mejores amigas se integró al grupo, apoyándola y logrando juntas sacar adelante esta tienda virtual. El objetivo es tener un local en el que puedan ofrecer sus productos.

 

   DE PASA TIEMPO A TRABAJO

Katia Arcia Serpa es economista, actualmente estudia para ser especialista en finanzas, y también es maquilladora profesional. Trabaja en el área de calidad y estadística de la Caja de Compensación Familiar del Magdalena, Cajamag, paralelo a esto, se desempeña como maquilladora. Este arte inició como un pasatiempo, cuenta que veía videos, maquillaba a sus hermanas y a su mamá, pero se lo proyectando hacia un negocio. De simple afición se convirtió en trabajo, su negocio se llama Glam By Katia.

“Me quise preparar y estudié maquillaje profesional en Barranquilla. El maquillaje se ha vuelto una tendencia, el tema de las redes sociales ha sido fundamental. En Santa Marta, las bodas, en especial, han sido un impulso muy grande para este arte. Tengo muchos clientes de todas partes del país, he tenido novias de Bogotá, Medellín, Cali, y también de Miami, Francia, y esto va de la mano del impulso que ha adquirido la ciudad como destino para bodas”, afirmó.

Karen proyecta su negocio como un centro de formación, actualmente dicta cursos de automaquillaje, pero espera que en el futuro pueda entrenar a aquellas personas que desean emprender en este arte; en todo momento se cualifica para alcanzar su sueño.

Su proyecto de emprendimiento le ha permitido pagar sus estudios de especialización, por esa razón, a pesar de su empleo formal, le dedica todo el tiempo que puede.

 

           IMPULSO FAMILIAR

Andrea Feoli fue impulsada por su padre a tomar las riendas del emprendimiento.

Andrea Feoli es estudiante de noveno semestre de Administración de Empresas. Fue impulsada por su padre a tomar las riendas del emprendimiento. Afirma que él le inculcó la importancia de dejar a un lado los miedos, y luchar por consolidar un negocio propio, lejos de la dependencia que se crea con un trabajo estable.

Actualmente, trabaja en una empresa de gestión de proyectos, un operador urbano que se encarga de administrar terrenos que tengan posibles clientes y se los administra. El negocio de emprendimiento y economía paralela de Andrea Feoli, se llama Flora y nació de sus conocimientos sobre administración.

“Flora nació como un plus. Quería y necesitaba otros ingresos y decidí comenzar mi empresa, partiendo de la profesión que estudio. Quería montar algo, pero no sabía qué; desde el colegio vendo dulces; en la universidad vendí brownies y hace aproximadamente un año y medio tuve la oportunidad de trabajar formalmente. Allí soy auxiliar administrativa, aquí no somos muchos, la empresa está radicada en Bogotá y somos una sede”, afirmó Andrea.

El objetivo a corto plazo de Andrea es montar su propio local, primero en Santa Marta, y luego abrirse al resto del país, nunca se imaginó que Flora tuviera tanta acogida. “Flora nació, porque hace mucho tiempo quería hacer algo, independientemente de lo que fuera para generar ingresos y estabilidad económica. Hoy, es difícil conseguir trabajo, duré más de tres años desempleada. A raíz de un viaje que hice a Medellín conocí a mis primeros proveedores, y luego en Bogotá, conocí a otras personas que tienen un taller donde hacen lo que yo comercializó”, manifestó.

 

                             UNA MARCA PROPIA

Melanie Mendoza, profesional en Negocios Internacionales, trabaja la empresa de su padre y tiene su tienda de accesorios.

Melanie Mendoza Cantillo es profesional en Negocios Internacionales, trabaja en una empresa llamada ‘Montacargas Mendoza’, fundada por su padre desde el año 2015. El arte de la bisutería lo aprendió empíricamente en el 2006 cuando hizo un curso básico, el cual la ayudó a aprender técnicas básicas y el uso de los instrumentos de trabajo, pero las técnicas y materiales que utiliza hoy, las ha aprendido a través de videos tutoriales en Youtube.

“Me considero una mujer muy curiosa, estoy segura que eso me ha ayudado a descubrir muchas cosas en este mundo del arte. Comencé con este proyecto a principios de año, nació de la necesidad de buscar un ingreso extra, además de trabajar en algo que siempre me ha apasionado, pero no había tenido la oportunidad de desarrollar mi proyecto como lo estoy haciendo ahora. En algún momento lo intenté, pero las cosas no fluyeron de la forma que yo deseaba, suspendí y me dediqué a trabajar en otra  cosa”, precisó esta diseñadora de accesorios.

Su proyecto se llama Melanie Mendoza Accesorios, y se dedica a la elaboración y fabricación a mano, de accesorios como aretes y maxiaretes, pulseras, collares; venta de complementos como turbantes, bolsos, gafas y demás. Con variedad en colores, texturas, diseños, para toda las ocasiones.

Melanie Mendoza cuenta, que más que sentir pasión por lo que hace, es algo que quiere y disfruta hacer. No todas las personas tienen el privilegio de trabajar en algo que les apasiona; ella disfruta del proceso de crear cada pieza con amor y dedicación, y manifiesta que es una sensación indescriptible. “La satisfacción del deber cumplido y lo más bonito de todo es que los clientes te den la confianza de interpretar lo que desean y tener la responsabilidad de plasmarlo en una pieza que las hará lucir bellas, es todo un honor y un placer para mí, el hecho de  aportar mi conocimiento y creatividad para llegar a cada una de ellas en lo que es para mí un concepto de mujer”.

 

                POCO A POCO

Ángel Escorcia Bayuelo, trabaja en servicios varios y tiene un negocio de emprendimiento de repostería con el que le alegra la tarde a sus clientes.

Argel Escorcia trabaja en servicios varios en el Edificio de los Bancos, en Santa Marta, es oriundo de la ciudad de Riohacha, y desde hace siete meses, gracias al impulso de su primo, empezó una microempresa de repostería. En ese proceso de buscar una oportunidad de generar ingresos para vivir, aprendió a hacer todo tipo de tortas, “me quedó gustando”, así lo afirmó.

“Mis clientes son quienes trabajan en el edifico, y encargos que también me mandan a hacer. Para mí es una entrada de dinero, cuando salgo del trabajo le dedico el tiempo necesario, porque sé que, con eso, además de mis ingresos extra, le alegraré la tarde a quienes me compran. Espero crecer poco a poco, y darme a conocer mucho más”, así lo afirmó este emprendedor, quien, además de su salario formal, gana dinero extra a partir de una labor aprendida de su primo.

Todas estas personas son una pequeña representación de la cantidad de funcionarios que no se conforman solo con el salario recibido por su empleo formal, sino que también, buscan otras alternativas para  obtener ingresos adicionales. En ocasiones, siguen las recomendaciones del famoso emprendedor Ryan Robinson, quien afirma, “que lo ideal es trabajar paralelamente en algo que apasione, con el fin de no sentir que se pierde el tiempo, o que el único objetivo es el dinero, sino también, trabajar por ver los sueños hechos realidad. El emprendimiento asusta, pero la idea es dejar los miedos a un lado, el apoyo de la familia, amigos y compañeros de trabajo, siempre se verá reflejado en el éxito alcanzado”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más

Tendencias