Connect with us

Edición Especial

Guamal, el corazón del turismo religioso

Opinión Caribe

Published

on

Santa Marta tiene orgullosamente la Basílica más antigua de Sudamérica, donde su construcción se remonta al siglo XVIII y que fue construida por el entonces gobernador Andrés Pérez. Este atractivo turístico religioso de la capital del Magdalena es, sin duda alguna, uno de los monumentos más importantes y visitados por los turistas que arriban a la ciudad.

Se conoce que el departamento del Magdalena concentra su afluente turístico en su mayoría a los planes de brisa, playa y mar donde se puede disfrutar del manojo de bahías más hermoso de América.

Estos turistas quieren disfrutar de los hermosos paisajes que le otorga ‘La Perla de América’, además de su cultura y religión, atractivos llenos de un gran bagaje de historias y tradiciones.

Sin embargo, de la recepción que tiene la parte norte del departamento del Magdalena no existe apalancamiento para el avance turístico de otras subregiones que contienen en sus calles y costumbres, un abanico de posibilidades dignas de conocer por parte de sus visitantes.

En este caso, la región Sur del Departamento cuenta con sitios de tipo religioso, que por sus costumbres, han posicionado a esa región como un destino obligatorio de los vecinos más cercanos de los municipios que se concentran en esta parte del país.

El ejemplo más claro es el municipio de Guamal, que, con sus tradiciones religiosas, las más antiguas del departamento del Magdalena, lo han posicionado como el lugar de las celebraciones de Semana Santa. Este lugar se ha convertido en un espacio donde las costumbres y creencias religiosas se manifiestan a través de actividades de gran relevancia.

UN EJEMPLO CERCANO

Sin embargo, el municipio de Mompox a pocos kilómetros de Guamal ha sido por años un centro de atracción turístico por sus tradiciones, edificaciones y fiestas de carácter religioso, que nos dan una gran enseñanza en cuanto al aprovechamiento de los atributos que posee una población y cómo se pueden utilizar para convertirse en un atractivo turístico.

Este municipio bolivarense cuenta con edificaciones religiosas de gran importancia como lo es la iglesia convento de San Francisco, fundada en 1580, que albergó a un grupo de franciscanos. La Casa de los Apóstoles es otra de sus edificaciones cargadas de historia, donde se guardan los doce apóstoles y la imagen de Jesús, como paso a la última cena. Asimismo, se encuentra el palacio municipal o claustro de San Carlos, el cual se construyó en los años 1600 y que sirvió en su momento como convento para los sacerdotes Jesuitas que posteriormente fueron expulsados de los dominios de España.

La iglesia Inmaculada Concepción, la iglesia Santo Domingo, la Basílica menor del Santísimo Cristo de Mompox, la iglesia de Santa Bárbara, la iglesia de San Juan de Dios, la casa del Tedeum, la casa cural y monumentos como la del Santísimo Cristo son, sin duda, los atractivos que a diario atraen personas de todo el país e incluso del exterior, sin mencionar todas las celebraciones que giran alrededor de todas estas edificaciones dejadas por los españoles en la época de la Conquista y la Colonia, que han convertido a este municipio en un lugar obligatorio para todo aquel que quiera adentrase en la historia religiosa y cultural de Colombia.

En Mompox es posible encontrar empresas dedicadas a la guía turística, donde por medio de transportes como mototaxis, bicicleta o a pie ofrecen el servicio de acompañamiento. Los recorridos a pie por el Centro Histórico de Mompox duran un poco más de tres horas. En la travesía se vistan monumentos y sitios de interés acompañados de historias referentes a cada uno de eso lugares, sus leyendas, tradiciones y cultura, pero también es posible encontrar talleres de personas encargadas de elaborar joyas en la técnica de filigrana, actividad muy representativa de Mompox.

SEVILLA, ESTÁNDAR DE TURISMO RELIGIOSO

Una de las ciudades con mayor concentración de iglesias junto con Roma, Italia, es la ciudad española de Sevilla. En total, posee más de 139 edificaciones solo destinadas al turismo de carácter cultural y religioso. Es realmente increíble cómo año tras año el afluente de viajeros hacia esta ciudad crece notablemente, solo basando sus estrategias turísticas en la motivación, en la fe, ligada a la cultura de la población.

Sevilla tiene como reliquia a la segunda Catedral más grande del mundo, la Catedral de Santa María, declarada por la Unesco en 1987 como patrimonio de la humanidad. Esta edificación de tipo gótico cristiano solo es superada por la Basílica de San Pedro en la ciudad del Vaticano.

A pesar de la notable concentración de lugares dignos de visitar, el secreto de Sevilla no está tanto en las edificaciones, sino en la estrategia de tipo turístico que logra venderle al visitante, una experiencia de carácter cultural, incluso histórico que convierte a esta ciudad de España en un espacio obligatorio cuando de turismo religioso se trata.

Sevilla le apunta a un público en constante crecimiento, el cristiano católico, que tan solo entre los años 2005 y 2014 creció 14.1%, es decir, 1.272 millones de fieles en todo el mundo. Además, que, para el caso de Europa, su crecimiento en este lapso fue de un 2%, directamente proporcional al crecimiento de su población.

LO QUE HAY EN GUAMAL

Para el caso del municipio magdalenense, los atractivos no son tanto de carácter arquitectónico como es el caso de Mompox, sino que su fuerte son las celebraciones y festividades de carácter religioso, escenario que podría convertirlo en un atractivo emergente para el turismo del departamento.

Y es que la historia que enorgullece a Guamal es muy halagüeña. Desde 1895 se celebra en sus calles y edificaciones las festividades de Semana Santa, época que año tras año sale de los cuartos de conservación cada uno de los santos utilizados para las procesiones.

La cercanía con Mompox, a 35 kilómetros para ser exactos ha hecho que parte de su tradición de Semana Santa haya sido nutrida por muchos aspectos de la guamalera. Las festividades de la Semana Mayor se realizaban antes de 1895 en la población momposina.

Pero esa unión se disolvió para finales del siglo XIX, como una clara búsqueda de establecer sus propias festividades, pero, lo que realmente los motivo a independizarse, era la dificultad para transportarse que existía para la época.

Otra de los emblemas más significativos son las celebraciones de El Santo Sepulcro, iniciado en 1977, por Jorge Eliécer Ávila Martínez, perteneciente a una familia de artistas que aportaron grandemente en la historia cultural de la población, sobre todo en el ámbito religioso, porque, además de este aporte, existen obras talladas por las manos de estos artistas como los pasos de la Semana Santa, las capillas del cementerio municipal y las de Bella Vista, un corregimiento de la población, aparte de las puertas del templo parroquial.

Uno de los atractivos de este municipio es lo que menciona unos de sus hijos Luís Carlos Ramírez Lascarro en el portal Panorama Cultural: “Los nazarenos de Guamal se caracterizan por su organización y disciplina. Desde su cuidada indumentaria, caracterizada por la túnica, morada, turquí o violeta, que recuerda los San Benito impuestos a los castigados por motivos religiosos en tiempos de La Inquisición, el capirote o cucurucho de penitente, el pañolón que cubre pecho y espalda, las treinta y tres vueltas del cordino, una por cada año de vida del Señor, las borlas, una por cada llaga de Cristo y las abarcas o chanclas o cotizas, cada quien con lo que más cómodo se sienta para tan larga caminata, pasando por su esfuerzo abnegado en la carga de los pasos y en la marcha acompasada en las calles de honor, una para cada sexo, a ambos lados de las andas, hasta la búsqueda de organización y reconocimiento jurídico de su Asociación, creada en septiembre de 1991, conformada inicialmente por 150 hombres y que hoy son cerca de mil”.

Lo anterior, solo para mencionar lo referente a la Semana Mayor, pero es importante destacar, que para los guamaleros su patrona es la virgen del Carmen; por tal razón, sus fiestas patronales se llevan a cabo a mediados de julio, festividad que tiene un poco más de 60 años de tradición.

SE HA DESAPROVECHADO EL POTENCIAL

El abandono por parte de las autoridades departamentales y nacionales es evidente para la región Sur del Magdalena. No existen planes de proyección turística para esta zona que merece ser impulsada al igual que las otras poblaciones, como es el caso de la Zona Norte. Al parecer para los gobernantes solo existen los planes turísticos ligados a las playas, la Sierra Nevada, la Zona Bananera y Gabo.

Es necesaria la gestión de los entes territoriales ante los de carácter nacional, tales como el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para que vuelvan la mirada hacia esta zona cargada de tantos atractivos turísticos.

El turismo no solo debe redituarse a lo que ofrecen Santa Marta y sus alrededores, sino que se deben implementar estrategias que impulsen el turismo en poblaciones como Guamal, hacia su fuerte, las actividades religiosas.

Por otra parte, las agencias de turismo solo promueven a las ciudades capitales, no ofrecen planes turísticos hacia los pueblos para recorrer senderos de cultura, ecología o conocer sus festividades religiosas.

Es fundamental la implementación de proyectos turísticos para la población de Guamal y de otros municipios de la depresión momposina con el objeto de impulsarlos desde sus diferentes manifestaciones.

Leer más
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Análisis

Economía paralela

Opinión Caribe

Published

on

Sin importar lo gratificante que puede resultar tener un trabajo estable y de tiempo completo, es satisfactorio trabajar por cuenta propia. Optar por emprender es una decisión riesgosa e inestable, y requiere un sacrificio mayor, sin embargo, una vez que eres tu propio jefe y empiezas a obtener mayores ingresos, el esfuerzo habrá valido la pena.

Daniela Pirela Wisman

¿Conoce usted a alguien que además de tener un trabajo estable, tenga un negocio propio de emprendimiento? OPINIÓN CARIBE nombró a esta acción como una ‘Economía Paralela’, porque son personas que cuentan con un salario devengado por un trabajo fijo, pero que también consiguen ingresos extras gracias a su esfuerzo y dedicación.

Muchas personas, con el fin de obtener ingresos adicionales al que reciben por las labores desempeñadas en un cargo que ocupan en una empresa, deciden entrar al mundo de las ventas, ya sea por catálogo, de ropa o accesorios o a los que son virtuales o físicos, dulces, brownies, tortas, maquillajes, entre otros.

El emprendedor, escritor, mercaderista y actualmente asesor de otros emprendedores, Ryan Robinson, explica en su sitio Web, que muchas personas se preguntan cómo empezar y cómo hacerlo en paralelo con su otro empleo fijo, y recomienda elegir un negocio que se alinee con sus pasiones y competencias.

Una comunicadora social y periodista tiene su propia tienda de ropa virtual, en sociedad con una de sus mejores amigas; una economista profesional es una maquilladora reconocida de Santa Marta; una estudiante de administración de empresas y una profesionista en negocios internacionales son apasionadas por el diseño y venta de accesorios; y un colaborador de servicios generales de un edificio, tiene una microempresa de pudines y galletas. Todas estas personas mejoran sus ingresos, sin necesidad de pedir un aumento.

 

                                                     EMPRENDIMIENTO PARALELO

Katia Arcia Serpa, es economista y proyecta a su negocio de maquillaje como un centro de formación.

Forman parte de la economía paralela, aquellas actividades económicas que no son registradas oficialmente. Por ejemplo, actividades diversas que a pesar de ser legales no son declaradas a las autoridades fiscales, como la agricultura de subsistencia, los servicios intercambiados entre familiares y amigos, y muchas otras actividades producidas y comercializadas, pero no facturadas. A pesar de suceder en todos los países, la economía paralela tiene una especial relevancia en los países menos desarrollados.

Conseguir un empleo que se ajuste a los intereses de la persona no es lo único que atormenta a los profesionales colombianos, el salario es otra razón. Así lo confirman los resultados de una investigación realizada recientemente por la firma Trabajando.com. Frente a la pregunta: ¿considera que su salario es justo? el 69 por ciento de los encuestados respondió que no, mientras que el 31 por ciento contestó de forma positiva.

De la misma manera, el estudio hizo la consulta sobre lo que harían las personas consultadas para mejorar su ingreso salarial. El resultado fue contundente: el 48 por ciento buscará trabajo en otra empresa para mejorar su situación económica. Un 25 por ciento aseguró, que se dedicará a estudiar un posgrado; el 17 por ciento desea montar un negocio alterno para obtener dinero extra; mientras, el 10 por ciento restante estudiará otra carrera.

 

 

   DE MILLENNIALS PARA MILLENNIALS

Así como ese 17 por ciento señala que desea montar un negocio alterno para poder tener ingresos adicionales al salario que reciben, Ninibeth Pérez Mercado, es una comunicadora social y periodista, que actualmente trabaja como Community Manager del periódico OPINIÓN CARIBE, y tiene una tienda virtual de ropa y accesorios femeninos, la cual inició hace casi un año. Afirma que la idea de este negocio nació del ‘desocupe’, cuando salió de la universidad, mientras conseguía trabajo, con sus ahorros emprendió la búsqueda de proveedores en la ciudad de Medellín.

Luego del recorrido por fábricas, hizo una significativa inversión,  y empezó por venderles a sus amigas, quienes fueron las primeras en apoyarla, “mis amigas fueron mis primeras clientes, creé una página en Instagram, y pensé en que mi grupo de clientes objetivos eran Millennials y por eso se llama así”.

Su negocio de emprendimiento la apasiona, y cuando inició su trabajo en el periódico comenzó a aprovechar mucho el tiempo y a aplicar lo que aprendía día tras día en su puesto de trabajo, en su negocio de emprendimiento. Una de sus mejores amigas se integró al grupo, apoyándola y logrando juntas sacar adelante esta tienda virtual. El objetivo es tener un local en el que puedan ofrecer sus productos.

 

   DE PASA TIEMPO A TRABAJO

Katia Arcia Serpa es economista, actualmente estudia para ser especialista en finanzas, y también es maquilladora profesional. Trabaja en el área de calidad y estadística de la Caja de Compensación Familiar del Magdalena, Cajamag, paralelo a esto, se desempeña como maquilladora. Este arte inició como un pasatiempo, cuenta que veía videos, maquillaba a sus hermanas y a su mamá, pero se lo proyectando hacia un negocio. De simple afición se convirtió en trabajo, su negocio se llama Glam By Katia.

“Me quise preparar y estudié maquillaje profesional en Barranquilla. El maquillaje se ha vuelto una tendencia, el tema de las redes sociales ha sido fundamental. En Santa Marta, las bodas, en especial, han sido un impulso muy grande para este arte. Tengo muchos clientes de todas partes del país, he tenido novias de Bogotá, Medellín, Cali, y también de Miami, Francia, y esto va de la mano del impulso que ha adquirido la ciudad como destino para bodas”, afirmó.

Karen proyecta su negocio como un centro de formación, actualmente dicta cursos de automaquillaje, pero espera que en el futuro pueda entrenar a aquellas personas que desean emprender en este arte; en todo momento se cualifica para alcanzar su sueño.

Su proyecto de emprendimiento le ha permitido pagar sus estudios de especialización, por esa razón, a pesar de su empleo formal, le dedica todo el tiempo que puede.

 

           IMPULSO FAMILIAR

Andrea Feoli fue impulsada por su padre a tomar las riendas del emprendimiento.

Andrea Feoli es estudiante de noveno semestre de Administración de Empresas. Fue impulsada por su padre a tomar las riendas del emprendimiento. Afirma que él le inculcó la importancia de dejar a un lado los miedos, y luchar por consolidar un negocio propio, lejos de la dependencia que se crea con un trabajo estable.

Actualmente, trabaja en una empresa de gestión de proyectos, un operador urbano que se encarga de administrar terrenos que tengan posibles clientes y se los administra. El negocio de emprendimiento y economía paralela de Andrea Feoli, se llama Flora y nació de sus conocimientos sobre administración.

“Flora nació como un plus. Quería y necesitaba otros ingresos y decidí comenzar mi empresa, partiendo de la profesión que estudio. Quería montar algo, pero no sabía qué; desde el colegio vendo dulces; en la universidad vendí brownies y hace aproximadamente un año y medio tuve la oportunidad de trabajar formalmente. Allí soy auxiliar administrativa, aquí no somos muchos, la empresa está radicada en Bogotá y somos una sede”, afirmó Andrea.

El objetivo a corto plazo de Andrea es montar su propio local, primero en Santa Marta, y luego abrirse al resto del país, nunca se imaginó que Flora tuviera tanta acogida. “Flora nació, porque hace mucho tiempo quería hacer algo, independientemente de lo que fuera para generar ingresos y estabilidad económica. Hoy, es difícil conseguir trabajo, duré más de tres años desempleada. A raíz de un viaje que hice a Medellín conocí a mis primeros proveedores, y luego en Bogotá, conocí a otras personas que tienen un taller donde hacen lo que yo comercializó”, manifestó.

 

                             UNA MARCA PROPIA

Melanie Mendoza, profesional en Negocios Internacionales, trabaja la empresa de su padre y tiene su tienda de accesorios.

Melanie Mendoza Cantillo es profesional en Negocios Internacionales, trabaja en una empresa llamada ‘Montacargas Mendoza’, fundada por su padre desde el año 2015. El arte de la bisutería lo aprendió empíricamente en el 2006 cuando hizo un curso básico, el cual la ayudó a aprender técnicas básicas y el uso de los instrumentos de trabajo, pero las técnicas y materiales que utiliza hoy, las ha aprendido a través de videos tutoriales en Youtube.

“Me considero una mujer muy curiosa, estoy segura que eso me ha ayudado a descubrir muchas cosas en este mundo del arte. Comencé con este proyecto a principios de año, nació de la necesidad de buscar un ingreso extra, además de trabajar en algo que siempre me ha apasionado, pero no había tenido la oportunidad de desarrollar mi proyecto como lo estoy haciendo ahora. En algún momento lo intenté, pero las cosas no fluyeron de la forma que yo deseaba, suspendí y me dediqué a trabajar en otra  cosa”, precisó esta diseñadora de accesorios.

Su proyecto se llama Melanie Mendoza Accesorios, y se dedica a la elaboración y fabricación a mano, de accesorios como aretes y maxiaretes, pulseras, collares; venta de complementos como turbantes, bolsos, gafas y demás. Con variedad en colores, texturas, diseños, para toda las ocasiones.

Melanie Mendoza cuenta, que más que sentir pasión por lo que hace, es algo que quiere y disfruta hacer. No todas las personas tienen el privilegio de trabajar en algo que les apasiona; ella disfruta del proceso de crear cada pieza con amor y dedicación, y manifiesta que es una sensación indescriptible. “La satisfacción del deber cumplido y lo más bonito de todo es que los clientes te den la confianza de interpretar lo que desean y tener la responsabilidad de plasmarlo en una pieza que las hará lucir bellas, es todo un honor y un placer para mí, el hecho de  aportar mi conocimiento y creatividad para llegar a cada una de ellas en lo que es para mí un concepto de mujer”.

 

                POCO A POCO

Ángel Escorcia Bayuelo, trabaja en servicios varios y tiene un negocio de emprendimiento de repostería con el que le alegra la tarde a sus clientes.

Argel Escorcia trabaja en servicios varios en el Edificio de los Bancos, en Santa Marta, es oriundo de la ciudad de Riohacha, y desde hace siete meses, gracias al impulso de su primo, empezó una microempresa de repostería. En ese proceso de buscar una oportunidad de generar ingresos para vivir, aprendió a hacer todo tipo de tortas, “me quedó gustando”, así lo afirmó.

“Mis clientes son quienes trabajan en el edifico, y encargos que también me mandan a hacer. Para mí es una entrada de dinero, cuando salgo del trabajo le dedico el tiempo necesario, porque sé que, con eso, además de mis ingresos extra, le alegraré la tarde a quienes me compran. Espero crecer poco a poco, y darme a conocer mucho más”, así lo afirmó este emprendedor, quien, además de su salario formal, gana dinero extra a partir de una labor aprendida de su primo.

Todas estas personas son una pequeña representación de la cantidad de funcionarios que no se conforman solo con el salario recibido por su empleo formal, sino que también, buscan otras alternativas para  obtener ingresos adicionales. En ocasiones, siguen las recomendaciones del famoso emprendedor Ryan Robinson, quien afirma, “que lo ideal es trabajar paralelamente en algo que apasione, con el fin de no sentir que se pierde el tiempo, o que el único objetivo es el dinero, sino también, trabajar por ver los sueños hechos realidad. El emprendimiento asusta, pero la idea es dejar los miedos a un lado, el apoyo de la familia, amigos y compañeros de trabajo, siempre se verá reflejado en el éxito alcanzado”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más

Análisis

“Santa Marta y Magdalena estancados en competitividad”: Director Cámara de Comercio

Opinión Caribe

Published

on

Al Magdalena y Santa Marta no les fue muy bien en el último informe sobre competitividad, por tanto, el director de la Cámara de Comercio de Santa Marta, César Riascos Noguera, visitó el sofá naranja de OPINIÓN CARIBE para hablar sobre las necesidades estratégicas que deben ser expuestas al nuevo gobierno, además de la elaboración de una agenda en conjunto donde la prioridad sea el bienestar de la población.

El Consejo Privado de Competitividad en alianza con la Universidad del Rosario ha publicado el reciente informe sobre los indicadores de competitividad por ciudades capitales. ¿Cómo le fue a Santa Marta?

Fueron analizadas las 22 ciudades capitales del país, entre las que Santa Marta si bien en ese promedio general ocupó el puesto 11, ello obedeció al indicador ambiental que establece las áreas protegidas y preservadas en la ciudad, que le dio un puntaje para ocupar un buen lugar; pero en otros indicadores hay mucho que trabajar en la medida que hagamos un ejercicio articulado podemos avanzar, porque estos resultados son por falta de articulación.

En el indicador de las empresas a Santa Marta no le fue muy bien, ocupó el puesto 22 de 23 ciudades. ¿Desde la Cámara de Comercio cómo se contribuye para motivar la puesta en marcha de nuevas empresas y con ello se generen empleos?

Hemos venido trabajando con la Alcaldía ese indicador. Santa Marta después de haber ocupado en el 2010 el puesto número 2 entre todas las ciudades capitales en puesta en marcha la idea de negocios, pasamos a ocupar el puesto 22. Este indicador refleja exactamente esa medición que hubo, por lo cual se debe hacer un trabajo de articulación; la Cámara de Comercio no crea empresa, la empresa se crea en conjunto con una serie de entidades que participan en todo este proceso, se está trabajando articuladamente para volver a recuperar esos espacios que alguna vez tuvimos.

El Consejo Privado de Competitividad que integran los grupos económicos más grandes del país hace grandes esfuerzos por construir  el Índice de Competitividad Nacional, alimentar el ranking para analizar la posición que tiene el país en materia mundial donde ocupamos el puesto 64 entre 122 países.

Este es un año coyuntural. El Magdalena cuenta con una bancada más robusta en el Congreso. ¿Cómo articular a los actores para lograr la competitividad que necesita este Departamento?

Estamos próximos a elegir al Presidente que regirá los destinos de Colombia. Además, recientemente se eligió un nuevo Congreso donde se renovó en un 40 % la bancada a la Cámara de Representantes por el Magdalena, contando en esta oportunidad con tres senadores que representan a este Departamento. Hay que trabajar unidos, priorizar proyectos que impacten a los indicadores de competitividad para que puedan ser movidos, no es fácil moverlos a corto plazo, pero estamos seguros que si llegamos a un gran acuerdo y a una articulación público – público; privada – privada; y público – privada, tendrá connotaciones distintas. Alcanzado un acuerdo de priorización sobre esas necesidades estratégicas del Departamento y de la ciudad lo podemos lograr.

En los últimos años los indicadores de competitividad no dejan muy bien ante otros entes territoriales al Departamento y al Distrito. De acuerdo con su experiencia ¿cuál sería la razón?

Los índices de competitividad del Magdalena ocupan los ranking más bajos detrás de ciudades que llevan un impulso mucho mayor que nosotros. Hemos identificado a lo largo de estos años que ha faltado unión, articulación, no solo público – privada, sino también, público – público. Debemos dejar de lado ese divorcio entre el Departamento y del Distrito, debemos hablar de la ciudad – región, teniendo a Santa Marta como la ciudad ancla para la inversión, el turismo, sobre todo, porque es la capital del Magdalena.

¿Qué propuesta se plantea desde la Cámara de Comercio para articular las administraciones para el desarrollo de la competitividad en el Magdalena?

Con una bancada importante en el Congreso y que esté alineada con un propósito superior en común y el respaldo de los gremios y empresarios, podemos  presentarle al próximo gobierno un documento donde se prioricen las necesidades fundamentales y estratégicas para hablar de desarrollo en el Magdalena.

¿Cuáles son esas necesidades estratégicas que deben  suplirse para lograr la competitividad internacional en el Magdalena?

Son muchos aspectos los que miden los índices departamentales de competitividad. Son ochenta que se desagregan en otros. En infraestructuras hoy hay identificadas tres grandes prioridades de ciudad y departamento que no dan más espera, que solo en la medida en que nos unamos, alcemos la voz y la mantengamos en ese nivel las podemos lograr. El problema del acueducto de Santa Marta es una prioridad, hay que trabajar en conjunto, se están dando pasos en ese sentido, pero no puede ser una gestión exclusiva de la Alcaldía o de unos parlamentarios ni tampoco del sector privado puede ser indiferente ante esto. Es algo urgente no solo para sus habitantes sino para que pueda ser atractiva para la inversión.

Al hablar de la ampliación de la pista del aeropuerto y de la doble calzada Ciénaga – Barranquilla, ¿qué falta para que estos proyectos se materialicen y pueda Santa Marta ser destino mundial?

Nos calificamos como un Distrito Turístico, se están haciendo enormes esfuerzos por convertirnos en destino de clase mundial, pero sin una ampliación de la pista del aeropuerto ‘Simón Bolívar’ que permita el aterrizaje de vuelos internacionales, por tanto, cómo  vamos a ser competitivos de manera internacional y seguir en ese aprovechamiento de esta riqueza ambiental y turística que tenemos en la ciudad y en el Departamento, los cuales tienen lugares identificados para el turismo de naturaleza y ecoturismo, elementos que nos dan ventajas comparativas, porque debemos ser propicios al crecimiento empresarial.

Otra necesidad es la doble calzada Ciénaga – Barranquilla, que está diseñada, pero en materia ambiental lo agrava una situación particular, la erosión costera en el kilómetro 19 donde en cualquier momento puede quedar interrumpida la comunicación con la Costa, situación nefasta para el mismo país. Estas obras en conjunto pueden demandar enormes recursos y son prioritarias, hay que incluirlas en la agenda ciudad – regional, debemos ser todos en conjunto que levantemos la voz y entregarle ese documento a la presidencia con esas exigencias y que todos en los próximos meses estemos trabajando en función de sacar esto adelante.

Santa Marta tiene desactualizado su Plan de Ordenamiento Territorial. ¿Cómo afecta esto la competitividad?

Tiene una enorme importancia, porque un POT establece reglas para el desarrollo económico, se identifican las áreas donde puede establecerse empresa, ejercer comercio. Significa organización para implementar esas reglas que deben tenerse en cuenta por parte de los inversionistas para que se pueda expandir la ciudad y desarrollar económicamente en todos los aspectos.  Es fundamental, estamos en mora, sabemos de las dificultades que se están atravesando, pero se han dado pasos importantes. Es una necesidad urgente que podamos contar con este instrumento.

Magdalena por primera vez elabora su Plan de Ordenamiento Departamental. ¿Cómo contribuye al desarrollo de este?

Si lo miramos a nivel departamental, porque no existía este documento, se están trazando los lineamientos para identificar las vocaciones para el desarrollo del sector agropecuario, no todas las zonas son aptas para todo. Esos estudios que se están haciendo son para trazar políticas en las regiones e incentivar el desarrollo del crecimiento económico de estas zonas. Celebramos que se estén dando pasos hacia este derrotero.

Barranquilla avanza aceleradamente, mientras que Santa Marta lo hace a paso lento. ¿Qué análisis hace usted sobre estas dos ciudades?

Las comparaciones son odiosas, pero debo hacerla, la crisis que atravesó Barranquilla en los años 90 era compleja. Había polarización por la falta de credibilidad en la institucionalidad, enfrentamiento entre la gobernación y la alcaldía; y entre los empresarios que defendían intereses particulares y una bancada fortalecida, pero dividida. Este escenario cambió, cuando los barranquilleros se unieron, lavaron los trapos sucios en su casa, pero para impulsar iniciativas que a todos beneficiara, se unieron para gestionar ante el Gobierno Nacional enviándole un mensaje de articulación. Esta propuesta es la que queremos implementar en el Magdalena, ya lo han hecho en otras ciudades y ha funcionado, si nos unimos aquí también va funcionar y seremos muy competitivos.

¿Qué pasará si continúa el divorcio entre la  institucionalidad, el sector privado y el público?

Si no hay un diálogo adecuado, si no hay trabajo en equipo, no hay posiciones concertadas y articuladas entre los diferentes actores de un territorio, los más perjudicados son las empresas, lo que influye en los índices de desempleo, la baja calidad de vida y problemas de pobreza. Debemos trabajar con propósitos comunes para que el territorio avance independiente de la ideología que se tenga, de lo que se esté buscando, todos en pro de la calidad de vida y el desarrollo económico.

 

 

 

 

 

 

Leer más

Edición Especial

Turismo: El reto del POT

Published

on

Dánisa Varela M.

El Plan de Ordenamiento Territorial tiene como propósito ‘ordenar’ potenciar todo lo que traiga desarrollo y calidad de vida al territorio y a la población que habita en ella. Sin embargo, al documento vigente les hizo falta la gestión y el seguimiento a los proyectos allí establecidos.

Santa Marta es un destino turístico por vocación. Su territorio ofrece amenidades para ponerlas al servicio de los visitantes. Las envidiables playas y la diversidad de ecosistemas son sus atractivos más preponderantes.

El Plan de Ordenamiento Territorial, POT, contempla una serie de aspectos que pretenden organizar el destino para el beneficio de sus habitantes y de los miles de turistas que anualmente llegan a la ciudad.

Según lo explicó a OPINIÓN CARIBE el secretario de Planeación, Francisco García Rentería, uno de los puntos que abarca el POT de Santa Marta es la regulación de las playas, en aras de aprovechar los renglones económicos de manera sostenible.

“Las playas tienen una norma parametrizada para su ordenamiento, las cuales dan cuenta que debe haber zonas especializadas para el arribo de vehículos que no puede coincidir con la zona de bañistas, que debe estar señalizada; que hay una zona en la playa habilitada para el descanso de las personas; otra para establecimientos de anexos a la playa, por ejemplo, para el tema del parqueadero; en fin, todas esas normas se aterrizan en nuestro POT y se ordena todo el servicio de la playa”, anotó.

Así mismo, destaca el potencial turístico de los ríos, los cuales podrían convertirse en corredores ecológicos a fines de explotarlos para atraer mayores visitantes. “Desde luego uno de los ejes centrales del Plan de Ordenamiento Territorial es el turismo enfocado hacia lo sostenible dada la vocación ambiental de esta zona del país”, señaló el funcionario.

¿QUÉ ES EL POT?

Francisco García Rentería,
secretario de Planeación Distrital.

El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Rural establece que el Plan de Ordenamiento Territorial es un instrumento técnico y normativo de planeación y gestión a largo plazo; es el conjunto de acciones y políticas, administrativas y de planeación física que orientarán el desarrollo del territorio municipal para los próximos años y que regularán la utilización, ocupación y transformación del espacio físico urbano y rural. Un POT es, en esencia, el pacto social de una población con su territorio.

“El Alcalde municipal tiene como obligación principal mejorar la calidad de vida de sus habitantes; para ello tiene tres herramientas: el Plan de Ordenamiento Territorial, el Plan de Desarrollo Municipal y el Presupuesto.

Con el POT, Plan de Desarrollo Municipal y Presupuesto Municipal, el alcalde cuenta con tres instrumentos esenciales que deben articularse y armonizarse para lograr el objetivo principal de la administración municipal: mejorar la calidad de vida de la población.

El Plan de Ordenamiento Territorial se concreta a través de la ejecución de obras físicas y de control urbano y rural. Los proyectos de infraestructura y equipamientos que se han programado para realizar en el corto plazo (cuatro años), mediano plazo (ocho años) y largo plazo (12 o más años) permitirán construir a través de las sucesivas administraciones, municipios más productivos, equitativos y sostenibles”.

COMPONENTES DEL POT

Todos los Planes de Ordenamiento Territorial deben reunir los siguientes componentes:

Componente general: señala objetivos y estrategias territoriales de mediano y largo plazos en los siguientes aspectos:

Sistemas de comunicación entre el área urbana y el área rural; clasificación del territorio en suelo urbano, rural y de expansión urbana, con la correspondiente fijación del perímetro del suelo urbano; delimitación de las áreas de reserva para la protección del medio ambiente y los recursos naturales; y determinación de las zonas expuestas a amenazas y riesgos.

El componente urbano define las políticas, programas, acciones y normas para orientar y administrar el desarrollo físico de la ciudad en los siguientes aspectos:

Plan Vial: plan de servicios públicos domiciliarios, estrategia de mediano plazo para el desarrollo de programas de vivienda de interés social y de mejoramiento integral y las normas urbanísticas.

El componente rural define políticas, programas, acciones y normas para orientar la conveniente utilización del suelo y garantizar la adecuada interacción entre los asentamientos rurales y la cabecera municipal. Debe contemplar los siguientes aspectos:

Delimitación de las áreas de conservación y protección de los recursos naturales incluyendo las áreas de amenazas y riesgos; localización y dimensionamiento de las zonas como suburbanas; identificación de los centros poblados rurales; determinación de los sistemas de aprovisionamiento de los servicios de agua potable y saneamiento básico de las zonas rurales; expedición de normas para la parcelación de predios rurales destinados a vivienda campestre.

El programa de ejecución define las actuaciones obligatorias sobre el territorio, a ejecutar en el período de la correspondiente administración, señalando prioridades, programación de actividades, entidades responsables y recursos respectivo.

POT DESACTUALIZADO

  1. REALIDAD

El Plan de Ordenamiento Territorial vigente en Santa Marta ‘Jate Matuna’, fue expedido en el año 2000. Es decir, desde hace 18 años no se actualiza este documento de vital importancia para que la ciudad crezca de forma adecuada.

Hoy, la realidad es muy distinta y el mismo territorio reclama su organización, especialmente en plan turístico.

“Más que una operación de acupuntura, es decir, playa por playa, el POT trae los lineamientos para ordenar todo el frente marino costero. Aquí debemos decir, que estas zonas deben ofrecerse no solo para el servicio turístico, sino también para la posibilidad de ejercer actividades económicas que traigan desarrollo a la ciudad”, acotó García Rentería.

El funcionario mencionó, que actualmente se presenta un problema con la pesca. “Los pescadores casi no pueden ejercer su actividad cerca del frente marino costero, porque está la zona de exclusión de los puertos de carbón, del aeropuerto, del batallón, de Pozos Colorados, el arribo de naves al Puerto, la zona del Parque Nacional Natural Tayrona, total, quedan pocas zonas para que se pueda llevar a cabo la pesca artesanal que, además, tiene un factor de subsistencia, es decir, hay muchas familias en Santa Marta y no podemos desplazar esa posibilidad de sustento que tienen esas personas y lo que estamos haciendo es vía al POT, normar para que si bien existan esas zonas de exclusión y la explotación de las playas, también puedan subsistir actividades como esta”, sostuvo.

QUÉ SE CUMPLE Y QUÉ NO

El secretario de Planeación, Francisco García Rentería, aseguró, que el actual Plan de Ordenamiento Territorial, “no es bueno, ni es malo”. Sin embargo, resaltó que faltan aspectos como gestión a los proyectos contemplados para desarrollar el potencial turístico que tenemos y hacerle seguimiento.

“Había unas fallas al comienzo, porque algunos proyectos no estuvieron contemplados en el POT, pero eso no fue porque estuviese mal formulado, sino porque no hubo un adecuado seguimiento y control”.

POT EN ELABORACIÓN

Actualmente, están elaborando un nuevo documento que pretende actualizar las normas establecidas para la organización. “Ahora estamos tratando de hacer una buena lectura de cuál es la característica del turismo que tenemos, del que deseamos que llegue y tratar de corregir las falencias que tenemos para que lo deseado finalmente pueda concretarse en este plazo de 12 años, tiempo en el que se cumple nuestro POT”, explicó.

Francisco García señaló, que el propósito es que “en una parte del frente costero puedan asentarse grandes cadenas de hoteles, que lleguen cruceros y puedan articularse con los hoteleros; pero también deseamos que las bellezas naturales que tiene nuestra ciudad puedan ser explotadas de manera sostenible por el turismo y por otras alternativas que no sean de sol y playa, porque también trae desarrollo a las zonas con vocación turística como Santa Marta.

Leer más

Tendencias