Connect with us

Edición impresa

Respuestas y recomendaciones para ciudadanos desorientados

Published

on

Marcela Escandón Vega

¿Sabía que el próximo domingo 27 de mayo los colombianos tomarán una de las decisiones más importantes como ciudadanos? Ese día se elige el próximo presidente y vicepresidente del país. De pronto eso lo sabía, pero lo cierto es que existen muchas dudas y desinformación en torno a las elecciones.

¿No tiene idea de dónde es su puesto de votación ni cuál es su mesa? ¿No sabe qué otros deberes tiene el día de las elecciones? ¿No tiene claro por qué se anula un voto? ¿No tiene idea de cómo será el próximo tarjetón, ni por qué hay dos casillas de voto en blanco? ¿Se acaba de enterar que hay una fórmula vicepresidencial que se retiró a última hora pero no tiene claro cuál es y qué pasa si vota por ellos?

OPINIÓN CARIBE le ayuda a ‘ubicarse’ para que no botes tu voto.

¿CÓMO CONSULTAR MI PUESTO DE VOTACIÓN?

Si aún no sabes dónde le toca votar o simplemente quieres confirmar el lugar para estar preparado y saber el número de su mesa, ingresa a la página oficial de la registraduría https://www.registraduria.gov.co/ y en la columna de la izquierda encontrara una casilla que dice “CONSULTE AQUÍ SU LUGAR DE VOTACIÓN Y SI ES JURADO”

Al hacer ‘clic’ en la casilla, se abre la siguiente página: https://consulta.infovotantes.co/#/consultavotacion Allí solo debe digitar el número de cédula, hacer ‘clic’ en ‘No soy un robot’ y luego en ‘Lugar de votación’ y ¡listo! Le dirán su lugar de votación, la dirección y el número de mesa.

 

NOTA: Si haces ‘clic’ en ‘Jurado de votación’ y dice que fue designado, acude de inmediato a la Registraduría más cercana, pues debe recibir una capacitación antes del domingo. Aunque es poco probable que suceda, pues ya deberías haber recibido varias notificaciones, esto es importante porque, de acuerdo con la propia Registraduría “las personas notificadas como Jurados de Votación y que sin justa causa no concurran a desempeñar las funciones de Jurado o las abandonen, se harán acreedoras a la destitución del cargo que desempeñen si son servidores públicos, si no lo son, a multa equivalente hasta 10 salarios mínimos vigentes, a favor del Fondo Rotatorio de la Registraduría Nacional”.

¿CÓMO ES EL TARJETÓN QUE VOY A RECIBIR?

El tarjetón es único, entregado en la mesa de votación y elaborado por la Registraduría. En él aparecen 9 casillas de las cuales seis corresponden a candidatos con su respectiva fórmula presidencial y dos a voto en blanco. ¿Por qué hay dos casillas de voto en blanco? Una es la del voto en blanco general y la otra es la de un movimiento de ciudadanos que se inscribió ante la Registraduría para promover el voto en blanco.  Puede votar por cualquiera de las dos si no está satisfecho con los candidatos y quiere votar en blanco, pero puede seleccionar la general o puede apoyar al movimiento ciudadano que se inscribió. Recuerde marcar sólo una. Si marca las dos, invalida el voto.

También debe tener en cuenta que la candidata Vivian Morales, del Partido Somos, se retiró. Si vota por ella y su fórmula vicepresidencial, el voto será contabilizado pero no tendrá ningún efecto, ni se sumará a los de otros candidatos, así ella los apoye.

¿CÓMO VOTAR ADECUADAMENTE, SIN ANULAR MI VOTO?

Lo importante es dejar en claro su decisión. Puede hacer una cruz, un círculo, una línea o cualquier figura, pero debe ser claro por quién quiere votar. Si hay ambigüedades, o escribe cosas y esas líneas marcan las casillas de varios candidatos, el voto será anulado, pues no hay claridad de la intención o selección del votante. No se salga de las casillas. No marque dos casillas. No marque la casilla de voto en blanco, al tiempo con cualquier otra.

 

 

¿HASTA QUÉ HORAS PUEDO VOTAR?

La jornada electoral va de las 8:00 a.m. a las 4:00 p.m. Si usted se encuentra haciendo fila a las 4:00 de la tarde, así esté dentro del lugar de votación y al lado de su mesa, ya no podrá votar. Salga temprano y vote con tiempo. No deje de participar.

 

 

 

¿CUÁLES SON MIS DEBERES EL DÍA DE LAS ELECCIONES?

Votar es un derecho y también un deber. Es una responsabilidad básica ciudadana así que salga a votar. Otros deberes son, no recibir ni ofrecer dádivas o beneficios por el voto. No hacer campaña ni propaganda a favor o en contra de nadie ese día. Está prohibido. Denunciar cualquier intento de compra de votos o fraude.

 

 

 

¿LA TINTA DE LOS MARCADORES,AL DOBLAR EL TARJETÓN, PASA A MARCAR OTRAS CASILLAS Y POR ESO MI VOTO PUEDE SER ANULADO?

No. Es mentira. Los lapiceros que dan para votar son comunes y corrientes, incluso los votantes pueden llevar su propio lapicero.

¿HAY CONSULTAS O ELECCIÓN DE OTROS CARGOS ESE MISMO DÍA?

No. Ese día no hay consulta anticorrupción, ni consulta antitaurina ni consulta antivioladores de niños, ni cartilla en contra del maltrato animal. Todo esto es información falsa o ‘fake knews’. Ese día recibirán un solo tarjetón para elegir el presidente y vicepresidente de la República para el periodo 2018 – 2022.

Leer más
Comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edición impresa

Los Informales

Published

on

Santa Marta tiene ventajas que la ubican en lo más alto del podio turístico, sin embargo, esta ciudad vive en una constante lucha contra la informalidad.

 

Daniela Pirela Wisman

La capital del departamento del Magdalena integra en su patrimonio natural el mar, las bahías, las ciénagas, espejos de agua, grandes ríos y escorrentías de variados caudales, altas montañas próximas al litoral, bosques tropicales y playas vírgenes. Su ubicación frente al mar Caribe, la profundidad y seguridad de su bahía, permiten que Santa Marta sea considerada en la actualidad como uno de los puertos colombianos más importantes, además de su clima.

Quienes llegan a esta ciudad buscan espacios para relajarse y disfrutar de la gastronomía marina que pueden encontrar en muchos restaurantes ubicados, ya sea cerca del mar o en centros comerciales, calles principales, en el Centro Histórico, entre otros. La cantidad de demanda por parte de los comensales, especialmente en época de vacaciones o temporadas altas, lleva a que trabajadores samarios busquen alternativas para ganar dinero, como es el caso de los vendedores informales que trabajan en las distintas playas de Santa Marta: El Rodadero, Pozos Colorados, Bello Horizonte, Plenomar  y Taganga.

Las distintas ventas de alimentos preparados en las calles se han convertido en un medio de subsistencia para muchas familias colombianas, pero al mismo tiempo se volvió en un verdadero dolor de cabeza para las autoridades de salud y de los consumidores.

OPINIÓN CARIBE en su edición 237 dio a conocer los niveles de pobreza de Santa Marta, en relación con la investigación ‘La pobreza en Santa Marta: los estragos del bien’, desarrollada por el economista Adolfo Meisel Roca y la investigadora del Centro de Estudios Regionales, Ceer, Diana Carolina Riciulli, donde muestra a la informalidad como uno de los mayores factores de pobreza en Santa Marta.

La pobreza en la ciudad se concentra en los cinturones de miseria, en las faldas de los cerros aledaños y en algunas zonas del perímetro urbano. En estos sectores la pobreza coincide con la informalidad (algunos de los barrios con más miseria son ‘María Cecilia’, Cerro de las Tres Cruces y La Paz), y el nivel educativo de la población es bajo; sitios en los que se encuentran los principales retos de la ciudad, puesto que ocupa los últimos lugares en indicadores de calidad educativa. Estos resultados revelan prioridades de inversión en cuatro aspectos: educación, vivienda, acueducto y alcantarillado y empleo.

Siendo este último uno de los más destacados debido a que la informalidad en la ciudad crece a pasos agigantados con la llegada masiva de venezolanos y desplazados de otras partes de Colombia, quienes por la demanda turística de Santa Marta se ingenian distintas actividades para generar ingresos y satisfacer las necesidades de sus familias. “La informalidad nos tiene atrapados en la improductividad”, así lo precisó el director ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, por Colombia y Perú, Sergio Díaz-Granados Guida.

 

PROBLEMÁTICA COYUNTURAL

En los últimos días en Santa Marta se escucha hablar de la informalidad, y de aquellas personas que les ofrecen comidas a precios elevados a los turistas que llegan a descansar en las playas de la ciudad. Situación que, de acuerdo con Elías George, director ejecutivo del Fondo de Promoción Turística de Santa Marta, no es para nada nuevo en la ciudad y que, si bien es el boom del momento, es una problemática que ha crecido como una bola de nieve por la falta de autoridad y de medidas contundentes que ayuden a mitigar la informalidad que tanto daño le hace al sector turístico y la ciudadanía en general.

Ante la falta de una política eficiente de espacio público y generación de empleo formal en la capital del Magdalena, ciudadanos locales y venezolanos se disputan las calles para armar sus negocios improvisados, situación que sucede en las zonas turísticas y en las que no lo son también. La falta de oportunidades laborales dignas empuja a las personas a buscar en las ventas informales, ya sean de carácter estacionario a ambulante, un medio para subsistir.

En los últimos días, se han intensificado operativos en la zona turística de El Rodadero y el Corredor Turístico Sur, la Unidad Defensora del Espacio Público, Udep, informó que fueron retiradas casetas en las funcionaban ventas informales de comida que estaban ocupando el espacio común en las zonas de playas, un trabajo articulado con planes y operativos para evitar que se continúen presentando abusos contra los turistas y así se afecte la imagen de Santa Marta y lo que en esta se ofrece en materia turística.

Para estas personas cualquier espacio público es un lugar para su puesto de trabajo, lo importante es salir a producir ingresos, ya sea en las esquinas, semáforos o cualquier zona transitada. La economía informal es un renglón en crecimiento, sobre todo en una ciudad como Santa Marta, donde no existe una política encaminada a la creación de empleos y que no dispone de una zona para la ubicación de los comerciantes informales. La capital del Magdalena luce como una ciudad tomada por la informalidad.

 

CONTROLES

El distrito de Santa Marta viene realizando controles a la distribución y venta de alimentos, con el fin de garantizar el orden en las playas, evitar la ocupación ilegal del espacio público y posicionar a la ciudad como un destino de calidad. “Es importante que los propios y visitantes sepan que el Gobierno Distrital viene ejerciendo un control permanente a todas las actividades que se desarrollan aquí en la zona de El Rodadero, estamos haciéndoles controles permanentes a la distribución y venta de alimentos, control a presencia de personas que tiene un estatus irregular de permanencia en el país y control y vigilancia permanente a todas las actividades comerciales”, así lo afirmó Adolfo Bula Ramírez, secretario de Gobierno Distrital.

El funcionario también agregó, que la Secretaría de Gobierno en compañía de la Unidad Defensora del Espacio Público, Udep, ha realizado 560 controles de manera permanente para evitar que se cometan delitos, atropellos y arbitrariedades contra los turistas que llegan a la ciudad.

Por directrices del alcalde Rafael Martínez se realizó una visita especial y se desplegó un operativo en el sector de El Rodadero luego de conocerse la denuncia ciudadana en la que al perecer un restaurante estaría ofreciendo servicios con precios exorbitantes. “Visitamos al establecimiento de razón social ‘Delicias del Mar’ para identificar si tenía alguna relación con las personas que estaban estafando a los turistas, pudimos verificar que cuenta con toda la documentación y que al parecer personas inescrupulosas que se dedican a la comercialización de alimentos de forma ilegal, estarían utilizando el nombre de restaurantes reconocidos para expender almuerzos en el sector de la playa, aunque  no se puede descartar que haya una red de intermediarios que ofrezcan los servicios.

Nosotros tenemos que seguir insistiendo y desarrollando los operativos de vigilancia y control para que no se presente esta actividad ilegal que es desarrollada por distintas personas y actores en las áreas del microterritorio de El Rodadero”, afirmó Bula.

Cualquier espacio público es un lugar para su puesto
de trabajo, lo importante es salir a producir ingresos.

Por su parte, el secretario de Salud, Julio Salas, precisó, que “atendiendo a la queja, Salud Distrital participó en el operativo, encontramos contaminación cruzada, presencia de vectores en la cocina y no cumplimiento con las normas mínimas de sanidad de desinfección.

Ante esto procedimos al cierre temporal del establecimiento el cual debe presentar su plan de mejoramiento para hacerle seguimiento y determinar si se continúa con la medida o si se levanta. Hasta ahora se tomó la decisión de clausura temporal, este procedimiento durará dependiendo de la agilidad con la que los dueños del establecimiento solventen las irregularidades detectadas y que la Secretaria de Salud haga el seguimiento siempre y cuando se cumpla con mejorar lo encontrado. Las medidas van desde cierre temporal, hasta cierre definitivo”.

Iván Calderón Quintero, gerente de Pro-Rodadero, habló sobre los riesgos de comer en la playa, alimentos de mar preparados por establecimientos informales. Ante esto, OPINIÓN CARIBE pudo notar que todas las denuncias van encaminadas únicamente al tema de los costos de platos fuertes o almuerzos, pero ¿dónde quedan los vendedores de ceviches, cócteles, mango o raspaos?

Al igual que los precios hacen daño en el bolsillo, las intoxicaciones por ingerir alimentos mal conservados generan graves afectaciones a la salud, en especial, los mariscos, puesto que, en ocasiones, el descuido de la cadena de frío de estos productos deriva en daños en la salud. Estos tienen la probabilidad de contener parásitos o bacterias, los que sólo son eliminados al ser sometidos a cocción a una temperatura adecuada.

Los mariscos pueden estar contaminados por el vibrión parahemolítico, una bacteria imposible de detectar antes del consumo y que tiene la capacidad de vivir en el sistema digestivo de los mariscos o incluso en el ambiente libre. Esta bacteria produce un cuadro gastroentérico violento caracterizado por síntomas tales como diarrea, cólicos abdominales, náuseas, vómitos, dolores de cabeza y fiebre.

 

RETOS DEL GOBIERNO

Con frecuencia la venta ambulante se menosprecia y considera una actividad indeseable realizada por infractores, que afecta al uso del espacio público. Por lo general, los vendedores ambulantes son perseguidos, viven en la incertidumbre y trabajan en condiciones deficientes bajo el sol, con escaso acceso a la infraestructura. Se enfrentan a la intolerancia de uniformados policiales, quienes con agresiones intentan darles un escarmiento y ‘enseñarles’ que lo que hacen está mal, es ilegal e indebido.

La venta ambulante se menosprecia
y considera indeseable realizada
por infractores, que afecta al uso
del espacio público.

Las actividades informales son una fuente importante de empleo en la región. Sin embargo, hay controversia sobre la interpretación de este fenómeno y sus consecuencias, hay quienes afirman que su existencia obedece a la insuficiencia dinámica de la economía y representa una estrategia de sobrevivencia, y como tal, un refugio involuntario de los pobres. Otros sostienen que su origen se halla en las alteraciones del mercado de trabajo causadas por las regulaciones que impone el Estado, y miran la actividad informal como una alternativa favorable de trabajo que puede generar ingresos mayores que muchos trabajos asalariados.

En Santa Marta no son integrantes del sector informal únicamente los vendedores ambulantes de las playas, también lo son mototaxistas, guías turísticos, los cuales no reciben una formación, masajistas, vendedores de tintos, entre otros artículos. La mayor parte de la población pobre pertenece al sector informal de la economía, pero ello, no significa que todos los trabajadores informales sean pobres, de acuerdo con Iván Calderón, presidente Pro-Rodadero, detrás de muchos trabajadores informales, hay grandes empresarios informales. Aquellos que, son dueños de los elementos necesarios para trabajar, como carros para transportar comidas, carretillas, termos de tinto. Implementos que son alquilados a quienes recorren las calles y zonas turísticas vendiendo y luego dividen el producido.

Asimismo, el Presidente de Pro-Rodadero señala, que detrás de la informalidad está la subinformalidad. Aquellas personas que dependen de los informales, son quienes satisfacen sus necesidades alimentarias. “La informalidad es una selva donde se ve la ley del más fuerte, y en El Rodadero se puede observar. Hay empresas reconocidas que fomentan la informalidad, en los semáforos se  ofrecen bebidas de manera informal, pero los expendedores están uniformados,  es una informalidad disfrazada.

Hay empresarios informales que tienen 10 carretas de ventas de arepas, están los rebuscadores profesionales, los ocasionales, los hippies, los wayúu; y los cuasi formales que tienen un local, pero no cumplen reglas. La informalidad es el peor de los escenarios para el progreso de una ciudad y un país, y esta se combate con más formalidad, pero esto implica conciencia ciudadana, y la unión entre los entes territoriales y el Gobierno Nacional, Santa Marta tiene unos índices altos por ser receptora de inmigrantes”.

Se debe educar al turista, si se comienza a mostrar que en Santa Marta solo se ofrece calidad, llegará un turismo de calidad también, con conciencia, no un turista depredador como el que en muchas ocasiones arriba a la ciudad. El turismo debe ser responsable y sostenible se deben crear proyectos de emprendimiento para combatir a los informales, si el turista se acostumbra a consumir lo formal, los negocios constituidos van a necesitar mano de obra y si se forman los informales pueden hacer parte de estos procesos. “Hace aproximadamente 7 años que no se entregan carnés a nadie para ventas informales, ya el pecado estaba muy grande. Hay 1.374 vendedores de confianza legítima censados por la Secretaría de Gobierno en Santa Marta”, señaló Iván Calderón.

El Gobierno Distrital tiene el reto de ir fortaleciendo la oferta laboral en la ciudad, y como lo explica Fidel Vargas, comunicador social, conocedor de temas turísticos en la ciudad, si se quiere proyectar a Santa Marta como destino turístico por excelencia, se debe formar a los informales, ya que este sector tiene una gran demanda por la cantidad de turistas.

FORMAR A LA INFORMALIDAD

De acuerdo con Fidel Vargas, “se debe pensar en que los informales son personas que tienen familias por las cuales deben responder. Personas que tienen que pensar en sus casas, escuelas, vestido, servicios públicos, gastos que cada uno de nosotros tiene en su día a día. Invito a la Alcaldía de Santa Marta a trabar en conjunto en un proyecto que busque formar a las personas, y uno de los mejores entes para formar es el Sena regional Magdalena, aquí se aprenden oficios.

Una persona tiene la posibilidad de estudiar una carrera técnica o tecnológica, y esto les abre las puertas a las personas en los trabajos formales. Cuando los jóvenes terminan bachillerato, se debería entrar a revisar qué van a hacer los estudiantes después, qué metas y propósitos tienen, quizás no todos tienen acceso a la universidad pública o privada, por eso un ente competente es el Sena. Aquí pueden estudiar inglés, guianza turística profesional, proyectos que puede liderar la Alcaldía, con apoyo de la Gobernación”.

Al igual que los precios hacen daño en el bolsillo, las intoxicaciones por
ingerir alimentos mal conservados generan afectaciones a la salud.

En la actualidad, se está atacando a los vendedores y restaurantes informales, porque los establecimientos que están formalmente constituidos no están recibiendo turistas, porque estos se están quedando con la compra de algo más económico, puesto que no pagan arriendo, servicios públicos y demás impuestos.

“La playa es un sitio de descanso, no se pueden vender alimentos. La Alcaldía debe trabajar de la mano con la Dimar para que esto funcione, para que la playa sea un espacio tranquilo, y detrás deben estar los restaurantes. Formar a las personas es lo más importante, se debe entrar a los colegios, si esta es una ciudad turística, estos deben estar aliados con la técnica de turismo que brinda el Sena”, señaló el conocedor de turismo.

Víctor Armenta, director del Sena Regional Magdalena, puntualizó, que en los temas de turismo con la Gobernación del Departamento han realizado mesas de trabajo con el fin de crear lazos para formación turística, tal es el caso de guías turísticos, servicio al cliente, mesa y bar, y distintos campos educativos que influyen positivamente en el crecimiento y fortalecimiento del turismo en Santa Marta y el Magdalena en general.

De igual forma, añadió, que, “las personas deben ser formadas, que conozcan otras alternativas de trabajo, si solo conocen la informalidad piensan que no hay más posibilidades. Si se forman pueden aprovechar todas las posibilidades que les da el Estado para crear empresa y trabajar formalmente”.

 

FORTALECER LA FORMALIDAD TURÍSTICA

El Gobierno Distrital exhortó a los turistas a consumir en establecimientos legalmente constituidos y autorizados. Shadia Olarte Pinzón, directora del Instituto Distrital de Turismo, Indetur, extendió la invitación a los turistas y visitantes a consumir y utilizar todos los establecimientos legalmente constituidos, que estén autorizados y cumplan con los requisitos para su funcionamiento y expendio de alimentos.

Shadia Olarte

La sugerencia la hizo la funcionaria tras la denuncia formulada sobre la especulación en los precios de algunos alimentos. “Desde el año pasado hemos venido trabajando fuertemente sobre este tema. Emitimos con la Secretaría de Gobierno, una circular de precios sobre la implementación de las tarifas en transporte, bebidas, servicios, alimentos, masajes y alimentos, en sitios visibles. También hemos muchas jornadas de capacitación conjunto al Programa Santa Marta + Formal + Competitiva”, señaló Olarte.

La Directora de Indetur manifestó, que a los turistas se les ha motivado a que no deben consumir alimentos en la playa. “Cualquier desecho que quede en la arena puede fomentar focos bacteriales, que terminan por generar suciedad y hasta enfermedades por el consumo de comestibles. Sabemos que puede ser muy agradable comer en el mar frente a la playa, pero también trabajamos para explicarle al visitante que no debe hacerlo”.

‘Delicias del Mar’ establecimiento que fue sellado, no se puede descartar que haya una red de intermediarios con precios elevados.

Olarte recordó la serie de operativos relacionados con el control y manipulación de alimentos. “Ejercer las buenas prácticas en los turistas nos inspira formalidad y la no práctica en este sentido, causa informalidad y a su vez, se presta para lo que se dice popularmente, se presente ‘el tumbe’”. La funcionaria reiteró, sobre el llamado que la Administración Distrital hace a los turistas, “el no consumo y compra de alimentos en sitios que no tengan formalidad o que no posean los requisitos legales para el expendio de comestibles, así como no ingerir comidas en la playa”.

El alcalde Rafael Alejandro Martínez se reunió con comerciantes de la zona sur de Santa Marta, con el fin de tratar temas que afectan el comercio. “La ciudad ha venido en un libertinaje absoluto, casi que todo el mundo quiere hacer lo que le da la gana, los que conducen quieren parquear donde les parece, el que va a construir lo hace sin considerar que tiene que tener una licencia de Planeación y de Curaduría, pero en medio de todo eso ver que nosotros tenemos una tarea y es reorganizar la ciudad, llevar la ciudad al orden”.

Asimismo, precisa, que quiere dejarle sembrada la semilla que hacia adelante y hacia el futuro, como tiene que ser, se debe trabajar en equipo para seguir ordenando la ciudad, esa es una zona bastante compleja y desorganizada, pero llevarlo al orden no es a la fuerza, es entre todos. Entre más autoridad se gane, entre más orden se gane, entre más formalización se gane, se gana también en más seguridad y en convivencia, se gana en clientes. El burgomaestre fue enfático en el compromiso de iniciar un ciclo de formación y formalización que les permita crecer a los comerciantes y a la ciudad, lo anterior se hará en el marco del programa ‘Incuba Santa Marta’.

Aura Carolina García

“El objeto del programa ‘Incuba’ es un acompañamiento mediante asesorías capacitaciones, para que conozcan de primera mano que debe tener un establecimiento de comercio para funcionar dentro de la formalidad”, afirmó la secretaria de Desarrollo Económico y Competitividad, Aura Carolina García.

Por otro lado, el coronel Gustavo Berdugo, comandante de la Policía Metropolitana, indicó, que los esfuerzos de la entidad están direccionados a construir una mejor ciudad e invitó a unirse a este esfuerzo y entre todos trabajar para lograrlo. “Todos estamos trabajando para construir una mejor ciudad, esto lleva a que Santa Marta cada día tiene un mayor flujo de habitantes, ya no es la misma urbe pequeña, sino una capital donde ya tenemos un desarrollo en proceso y eso implica que todos debemos aportar, no esperar que una parte sea la que haga el trabajo, aquí el esfuerzo es de todos”.

Otro tema importante para los comerciantes del sector sur de la ciudad, es el de la expedición del certificado de uso del suelo, para lo cual el secretario de Planeación, Francisco García, aclaró, que “a veces parece como si la expedición de los usos del suelo fuera un capricho de un funcionario de la Alcaldía y lo que hemos hecho nosotros todo lo contrario, hemos hecho un esfuerzo grande ajustado a la norma, no nos permitimos ni siquiera  interpretar lo que dice el documento maestro que es el Plan de Ordenamiento Territorial, garantizamos trasparencia en la expedición del certificado”.

 

VENTAS INFORMALES, UNA PREOCUPACIÓN

Paola Narváez, representante de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, señaló, que “desde el gremio rechazamos todos los abusos a los turistas, que generan una mala experiencia a los visitantes. Todos estos establecimientos no cumplen con los requisitos legales, afectado así la imagen del destino. Desde el sector formal seguiremos trabajando por brindar el mejor servicio y aunando esfuerzos por combatir la competencia desleal de las ventas informales, que ponen en riesgo a los consumidores y debilita nuestras proyecciones.

Las actividades
informales son una
fuente importante
de empleo en
la región.

Desafortunadamente la informalidad es un problema que vivimos desde hace muchos años y que últimamente se está potencializando. Como sector formal nosotros nos vemos directamente afectados. Desde Acodres queremos trabajar para fortalecer a la informalidad”.

Omar García Silva, presidente ejecutivo de Cotelco, puntualizó, que “los turistas que se hospedan en nuestros hoteles a diario nos comentan sobre los abusos en los precios. Por ello,  las campañas de Indetur se hacen con el objetivo de sensibilizar sobre las tarifas de los servicios turísticos. Además, es importante combatir la ilegalidad que tanto daño les hace a los establecimientos formales y pedirle a los turistas que apoyen lo legal”.

De igual forma, el Presidente de Cotelco manifestó, que se está trabajando para convertir a Santa Marta en un destino de calidad, pero que infortunadamente hay un grupo de personas que quieren aprovecharse del turismo, y ven al turista como una vaca lechera al que se le ordeña dinero, con lo cual se afecta la imagen y seguridad del destino.

De igual manera, Rosa Delia Rueda, representante de Undeco manifestó, que “los  tenderos y comerciantes de Santa Marta,  estamos altamente preocupados por el gran crecimiento de las ventas informales sin control, evidenciado en los últimos meses, lo que ha afectado no solo la llegada de grandes plataformas, sino que restringe las ventas impuestas por el gobierno por la ola de informalidad y proliferación de carretilleros en las calles, ya que muchos se estacionan frente a los negocios desde las 6 a.m. hasta altas horas de la tarde.

El comercio formal se ve afacetado cada día más, con pérdidas de capital por los altos costos y las bajas ventas, viéndose obligados a reducir sus números de empleados y hasta el cierre de comercios y empresas formales que sí aportan recursos al Distrito.

“Los empresarios y comerciantes dinamizan la economía de la ciudad, y están en desventaja competitiva por ser los primeros que están sujetos a aceptar reglas predeterminadas y que tienen el peso de toda la carga impositiva legal,  y en cambio, la economía informal,  si bien es cierto que resuelve un problema puntual de una minoría en particular en el corto plazo, perjudica  notablemente al comerciante legal y obviamente al Distrito, ya que al no pagar sus impuestos, que idealmente  están destinados para contribuir por el bien común, paraliza o aletarga el desarrollo económico colectivo, la institucionalización de las empresas y por ende, el  progreso o crecimiento de nuestra ciudad.

Por todo lo anterior, conminamos, solicitamos, exigimos de manera respetuosa, pero también enérgica como representantes de los empresarios y comerciantes, sector importante de la ciudad, a tomar los correctivos necesarios y buscar las posibles soluciones y reformas que colaboren a terminar con este tipo de comercio que perjudica seriamente a todos”, señaló la representante de Undeco Santa Marta.

Elías George González, director ejecutivo del Fondo de Promoción Turística de Santa Marta, precisó, que “hace más de 20 años se viene presentando la informalidad, quienes nos dedicamos a esto vemos con preocupación que nadie quiere aplicarle el remedio a la informalidad. Y el remedio es formalizando a la informalidad y eso se logra a través de la autoridad y la persuasión sin agresión. Se deben reglamentar todas las actividades.

La mala calidad de un producto que se ofrece atrae al consumidor de ese deterioro de la calidad, es decir que, si tú ofreces basura, vienen a Santa Marta los turistas recicladores. Pero si se ofrece categoría, calidad, comodidad y otras ofertas con unos niveles de competitividad altos, tienes derecho a seleccionar por inercia a los turistas de alto nivel”.

La informalidad representa una opción de fuente de ingresos ante la falta de oportunidades que tienen las personas de obtener un empleo en el sector formal. El desempleo es la principal causa de esta situación, además de factores sociodemográficos, tales como el nivel educativo y el género. Ante la falta de capacidad del sector formal de absorber toda la mano de obra disponible, la informalidad ha significado para cierto grupo de la población la salida de escape para la generación de ingresos.

Los empleos informales se caracterizan por ser de baja calidad e ingresos, y se agrega a esto la inestabilidad económica que crean en el individuo por no recibir un salario justo y fijo para atender sus necesidades primarias. Esto indudablemente afecta las condiciones de vida de la población y desencadena un ciclo de pobreza y exclusión social.

Por lo anterior, es necesario identificar aquellos factores que inciden en que una persona pertenezca al sector informal, de manera que sean contrarrestados, y se propicien las posibilidades de ingresar al sector formal, a partir de estrategias que incrementen la capacidad de este último sector de emplear un mayor número de personas, este debe ser un trabajo en conjunto con distintos actores distritales y departamentales, que busquen implementar medidas que ayuden a disminuir la informalidad que no solo se evidencia en el sector turístico de la ciudad.

 

DECRETO 376 DEL 4 DE DICIEMBRE DE 2015

Este es un documento de 15 páginas firmado por el exalcalde Carlos Eduardo Caicedo, que reglamenta el uso de las playas de Distrito que tienen vocación turística y que buscaba impactar de manera inmediata en El Rodadero y Playa Blanca y, gradualmente, en Bello Horizonte, Playa Salguero, Don Jaca, Aeropuerto, la bahía de Santa Marta y Los Cocos.

Además, regular la utilización comercial y turística de estos espacios y el establecimiento de horarios para su disfrute. El Decreto pretende tener un alcance más interesante, y es el de minimizar los impactos ambientales que la actividad turística, las basuras e incluso, el constante pisar de los bañistas puedan tener sobre la arena. Una medida que ha caído bien en varios sectores cuya actividad económica depende de las playas.

 

VENTAJAS DE LA FORMALIDAD

Hacer parte de la formalidad tiene algunas ventajas, desde la Cámara de Comercio se señalan las siguientes:

– Recibir acompañamiento de la Cámara de Comercio en su proceso de formalización con un amplio portafolio de oportunidades para seguir fortaleciendo su empresa.

– Tener la posibilidad de convertirse en contratista del Estado.

– Recibir asesoría en los pasos clave para ser un proveedor exitoso y ser proveedor de empresas más grandes.

– Acceder a mejores oportunidades de financiación para la empresa.

– Puede ser beneficiario o presentarse a los programas de fortalecimiento empresarial.

– Hacer parte del programa Compre Colombiano y acceder a otros servicios que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Propaís tienen para los micros y pequeños empresarios formales.

– Al formalizar su trabajo, su seguridad social mejora.

– El IVA que su empresa factura, puede ser descontado.

Leer más

Edición impresa

A descentralizar la Fiesta del Mar

Published

on

Las festividades deben estar orientadas por políticas que permitan posicionar en el ámbito internacional a Santa Marta como destino turístico, al igual que Barranquilla con su Carnaval o Valledupar con su Festival Vallenato.

 

Paola Ramírez Caballero

Santa Marta es conocida en el mundo como la magia de tenerlo todo. Su posición geográfica es privilegiada al estar bañada por el mar Caribe y resguardada por la Sierra Nevada, además, navegada por los dulces ríos que descienden del macizo montañoso. Todos estos atractivos si bien son reconocidos en el mundo exterior por viva voz de aquellos turistas que han experimentado la sensación de estar en la ciudad, desde la institucionalidad han faltado políticas claras para posicionar internacionalmente todos esos elementos inmateriales, turísticos, arquitectónicos y gastronómicos que conforman a la ciudad más antigua de América y hacer alusión a su apellido de Distrito Turístico, Cultural e Histórico.

Uno de los baluartes inmateriales de Santa Marta es su  Fiesta del Mar. Estas si bien se han fortalecido con el pasar de sus 58 años, no han tenido la proyección internacional que necesitan para dar el salto competitivo que requiere la ciudad para consolidarse en todos sus aspectos como destino de turismo no solo de playa y sol, sino de naturaleza, histórico, cultural, étnico, entre otras facetas, impactando directamente en la economía del gran empresario y del pequeño emprendedor.

El impacto nacional e internacional que tiene el Carnaval de Barranquilla y el Festival Vallenato radica en la planificación y promoción regional, nacional e internacional que hacen durante todo el año de estas dos festividades del Caribe que son igual de importantes que la Fiesta del Mar.

Tanto en Barranquilla como en Valledupar existen fundaciones que se dedican empresarialmente a trabajar todo el año en la organización de estas festividades para darles realmente la magnitud internacional que necesitan para jalonar nuevas inversiones y fortalecer a ‘La Arenosa’ y a la ‘Capital Mundial del Vallenato’ como destinos turísticos.

 

UNA DEUDA

Por lo anterior, Santa Marta está en deuda de crear su fundación para organizar con proyección internacional las festividades del mar a cargo hoy de la Oficina de Cultura de la Alcaldía, ente rector de esta celebración que anteriormente era organizada por la Gobernación del Magdalena pasando al resorte local cuando la ciudad es declarada como Distrito Cultural, Turístico e Histórico.

Al no tener las festividades unas políticas establecidas, cada alcalde que llega a la Administración Distrital, por lo general, las aplaza en su primer periodo.  “Cada alcalde que llega considera organizarlas mejor y delega la responsabilidad a la Oficina de Turismo o Cultura donde cada uno tiene una idea diferente, porque no existe un manual o metodología que los oriente sobre la forma de organizarlas”, señaló Fidel Vargas, conocedor del tema turístico.

La primera Fiesta del Mar se realizó del 26 al 29 de julio de 1959 en la bahía de Santa Marta, luego que José Alzamora, El ‘Capi’ Ospina Navia y Emilio J. Bermúdez, fallecidos, conformaran la Oficina de Turismo del Magdalena.

La razón de ser de la fiesta del mar son sus juegos náuticos y de playa.

Fue así como se convocaron a los diferentes Departamentos para que enviaran sus representantes al Concurso Nacional del Mar y a sus delegaciones deportivas para que participaran en el Festival deportivo náutico. Como requisito, las representantes debían practicar mínimo tres deportes náuticos: natación, resistencia bajo agua y sky; mientras que los equipos deportivos debían competir en diferentes pruebas, tales como carreras de natación, canotajes, sky, entre otras.

“El maestro Bermúdez pensó que todo el tiempo manejaría la Fiesta del Mar de acuerdo con sus consideraciones, el fortalecimiento de los juegos náuticos y de playa,  principal motivo que debe llevar la fiesta con el apoyo del Comité Olímpico”, explicó Fidel Vargas, secretario de Turismo del Magdalena.

Uno de los puntos esenciales de la Fiesta del Mar es la coronación de la reina, acto que debe realizarse en el mar, como se hacía en sus orígenes. En 1959 se montó una tarima provisional dentro del mar, frente al Hotel Tayrona (actualmente Gobernación del Magdalena) y allí se celebró el acto de coronación de la Reina del Mar. También se llevó a cabo el Desfile de Carrozas, el juramento al dios Neptuno y en 1960, el tradicional Desfile de Balleneras.

“Cada administración le impregna su idea, unos les agregan, otros les quitan y no se fortalece lo principal: los juegos náuticos nacionales y de playa, con esto se va perdiendo la razón de ser de estas festividades”, precisa el conocedor sobre turismo, Vargas Salcedo.

 

UN PRIMER PASO

Es importante que tanto el sector público como el privado y las ligas estén sentados en la mesa directiva de una fundación dedicada a las festividades.  “La fiesta es el patrimonio inmaterial principal  de la ciudad, se debe trabajar de la mano de Coldeportes y el Comité Olímpico”, afirma el funcionario departamental, Fidel Vargas.

Rafael Martínez

De acuerdo con lo anterior, es la primera vez que se tiene tan cerca la constitución de una fundación para manejar la Fiesta del Mar. “Vamos a crear una entidad sin ánimo de lucro para que trabaje todo el año en función de ella, tenemos estatutos y una lista gremios que serían parte de esta, nos interesa que se trabaje todo el año, porque más allá de los gobiernos y de quienes estén enfrente en las secretarías de cultura, somos aves de paso y queremos que al estar institucionalizadas se continúe el proceso”, explicó el alcalde Rafael Martínez.

Se espera que el próximo año la Fundación Fiesta del Mar, organice su primera festividad. “La idea es que esta entidad tenga su propio equipo de trabajo donde se planifique toda la actividad y se haga la promoción nacional e internacional del evento”, señaló la secretaria de Cultura, Diana Viveros.

 

Diana Viveros

Por su parte, la directora de Indetur, Shadia Olarte, precisa, que “Santa Marta es una ciudad bondadosa, merecedora de una nueva cara, es una gran oportunidad económica para el Distrito, fortalecer y potenciar sus ventas como destino turístico”.

Shadia Olarte

Desde el punto de vista económico, con la creación de una fundación para la Fiesta del Mar se dará un salto cuantitativo. “Este sería nuestro punto de partida para activar la economía naranja, el emprendimiento, garantizaríamos la continuidad de un proceso de internacionalización”, puntualiza Aura Carolina Herrera, secretaria de Desarrollo Económico.

La funcionaria agregó, que “esto permitirá tener una fiesta más posicionada a nivel nacional e internacional, captación de turistas para todo tipo de actividades. La mesa directiva debe estar integrada por todos los gremios y empresas privadas de la ciudad que implementen estrategias para robustecer este evento”.

 

UNA EXPERIENCIA SIGNIFICATIVA

Si se quiere tener una experiencia a seguir, la Fundación Carnaval de Barranquilla, donde la Alcaldía tiene una participación del 46 por ciento, maneja un festejo que le significa a sus cabezas estatus y muchas relaciones públicas. Ellos reciben cada año a poderosos de todas partes del país.  En su papel de organizadores – anfitriones demuestran tener conexiones  con el Presidente de la República.

La fiesta del mar debe descentralizarse para poder proyectarse a nivel internacional.

Organizar el Carnaval implica un trabajo que comienza casi desde que se terminan las carnestolendas del año anterior. Un grupo base de unas 15 personas trabaja de manera permanente en esta empresa que desde mayo está gestionando recursos, haciendo la lista de homenajeados, escogiendo jurados, armando la programación, reservando los espacios, convocando a los proveedores. Se estima que un millón y medio de personas asisten a ese programa formal.

Santa Marta podría tomar los resultados positivos de esta fundación para moldear la idea de la Fundación Fiesta del Mar, así se garantizaría la continuidad de esta. “No tendría un alcalde nuevo que suspenderla, porque desde lo público es difícil ejecutar recursos para festividades. Lo primero que piensan es en el cantante vallenato, la mejor orquesta, y se olvidan de su esencia”, manifiesta Fidel Vargas.

Las reinas hacen parte de la idiosincrasia de unas festividades. En esta oportunidad, el deporte de mar y playa es el eje central de la Fiesta del Mar que debe proyectarse con seis meses de antelación a nivel internacional.

 

 

RECOMENDACIONES

Una de las debilidades de la festividad es la falta de proyección internacional. Fidel Vargas, conocedor del tema turístico, recomienda que se debe hacer un trabajo de promoción en los medios de comunicación nacional e internacional que debe iniciarse desde enero.

“Este trabajo se debe hacer con antelación, con recursos que deben salir de la entidad Fiesta del Mar, de Fontur, Ministerio de Comercio y Turismo; se deben jalonar esos dineros para empezar con la promoción desde comienzo de año, porque a los turistas que les gusta observar los juegos de playa se preparan para asistir”, explica Vargas Salcedo.

A su vez señala como recomendación, que “el programa oficial de Fiesta del Mar debe salir en enero o febrero para que los turistas se programen, tengan seis meses para comprar los tiquetes.  Hay gente que averigua la fecha del vuelo real para comprar el pasaje”.

Con una Fundación dedicada a la Fiesta del Mar, Santa Marta se posiciona el patrimonio inmaterial que representa esta celebración desde 1959, aumentaría el sentido de pertenencia por el territorio e incentivaría la apropiación de ese patrimonio.

Fidel Vargas

“La Fiesta del Mar es la herramienta de promoción y posicionamiento que tenemos como destino dentro de Colombia y en algunos lugares del mundo. Perú y Ecuador quedan cerca del país, nos pueden visitar durante esos días”, sostiene Fidel Vargas.

De organizarse la Fiesta del Mar como se debería, se promovería a Santa Marta como destino en la memoria de los colombianos y todos los extranjeros, fortaleciendo así la economía del territorio. Además, las reinas en las grabaciones mostrarían los sitios que el ente territorial quisiera vender como producto nuevo concertados entre la Alcaldía, los operadores turísticos y agencias de viajes para promocionarlos a través de las trasmisiones.

Todo es cuestión de  promover y comercializar la Fiesta del Mar para que Santa Marta se convierta en el destino internacional apetecido por los extranjeros.

 

 

Leer más

Edición impresa

Coca al por mayor

Published

on

Son diversas las cifras que se manejan en lo referente al número de hectáreas sembradas en el país.

 

Álvaro Mejía Sánchez

El tema de cultivos ilícitos a lo largo de los años se ha convertido en un tema tanto vedado como polémico. Vedado, porque todavía existen en el país ciertas restricciones morales y de comportamiento para hablar de un tema que ha marcado la historia de Colombia por lo menos en los últimos 40 años, y por causa del cual se le ha puesto una especie estigma, que pese a los diversos intentos desde el gobierno central y diferentes organizaciones sociales, no ha sido posible quitarle.

Es un tema polémico, porque las cifras que manejan las diferentes entidades y gobiernos que lo estudian son obtenidos de manera conjunta, por medio de análisis y programas desarrollados de forma multilateral, sin embargo, la forma en la que cada una de las entidades interpreta esos resultados es un indicio de cómo  asume su papel sobre el tema de las drogas y los cultivos ilícitos.

Por ello, es imprescindible aclarar que el análisis de la información recolectada toma mucho tiempo en ser procesada. Los diversos reportes hechos por entidades como la ONU, la DEA, incluso el Gobierno Nacional a través de la división de Antinarcóticos de la Policía Nacional, tarda más de un año en ser entregado. Por ese motivo, los informes contienen datos de los años 2016 y 2017, debido a que sus estadísticas finales y comienzos de 2018 todavía se encuentran en estudio.

En el caso de los datos sobre monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos hecho por la ONU para el 2016, en  la zona de Parques Nacionales Naturales, resguardos indígenas  y  Tierras  de  las  Comunidades  Negras, la presencia de cultivos de coca continúa como tendencia, y en la actualidad ocupan  un  0.04 por ciento  del  territorio  nacional.

Cuando se habla del año 2016, el informe afirma, que el  32 por ciento del área  sembrada  en  el  país es de zonas  territoriales; basados en los datos entregados por la ONU, estas cifras han disminuido desde  2013, cuando se registraba un 40 por ciento  de cultivos en estas zonas.

Por su parte, el informe entregado por la  Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de Estados Unidos (Ondcp), hace referencia a que en 2017  los  cultivos  de  coca  en  Colombia  siguieron en  alza,  aunque  con  un  ritmo menor.

Esto no impidió que se llegara a un registro histórico. “Colombia siguió dando pasos para combatir el narcotráfico. Estos esfuerzos impiden el ingreso a EE. UU. de cientos de toneladas métricas de droga cada año. Creemos que la estrategia actual puede tener un impacto a largo plazo en el control de los cultivos y la producción de coca si se destinan los recursos adecuados a la estrategia, mejorar la coordinación entre las fuerzas de seguridad y los programas civiles e implementa esfuerzos redoblados de erradicación en zonas de alto crecimiento de coca, incluyendo áreas previamente vedadas para erradicación forzosa”, precisa el reporte.

El informe reitera, que durante 2016 tanto la producción como los cultivos de coca en el país alcanzaron niveles históricos con 710 toneladas métricas de la droga sembradas en 188.000 hectáreas.

La cifra entregada por dicho informe muestra el punto más alto en materia de cultivos de coca sembrados en el país, pero la tendencia de estos ha sido cíclica, con la presencia de aumentos y descensos constantes.

Los datos entregados por las diferentes entidades oficiales en materia de presencia de cultivos ilícitos, son tomados por la Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci).

En  relación con los límites de Parques Nacionales Naturales son definidos por la entidad oficial encargada de su preservación y mantenimiento; los datos relacionados con su continuidad se basan en Cultivos de Coca en Parques Nacionales Naturales

Cabe destacar, que en el país de las 59 áreas consideradas Parque Nacional Natural, 16 presentaron afectación por cultivos de coca en 2016, cifra similar a la de 2015.

De esos parques, onces presentan un aumento del área sembrada respecto a lo identificado en 2015, uno muestra estabilidad; cuatro una tendencia a la reducción. Por último, en lo referente al tema de cultivos ilícitos en zonas de Parques Naturales, el  70% del área sembrada con coca en 2016 se concentra en tan solo tres áreas protegidas: Sierra de la Macarena, Nukak y Paramillo, de acuerdo con las  cifras que maneja la ONU.

 

CULTIVOS ILÍCITOS EN LA  SIERRA NEVADA Y MAGDALENA

El sistema montañoso a orillas del mar más alto del planeta, está conformado por los departamentos de Magdalena y La Guajira. Los datos que maneja la ONU indican, que desde 2011 registra menos de 100 hectáreas. El punto más alto de la serie se presentó en 2004 cuando se reportaron 1.262 hectáreas; el punto más bajo se registró en 2015 cuando se registraron apenas 7 hectáreas.

En el caso del departamento de La Guajira, este completaba 3 años sin cultivos de coca hasta 2016, a la espera de los nuevos datos que entregue la Organización de las Naciones Unidas. En Magdalena, aún quedan reductos identificados en la zona de   Machete  Pelao y Perico Aguao, que permanecen a pesar de continuas acciones de erradicación manual.

Para la secretaria de Seguridad y Convivencia, Priscila Zúñiga, “se ha implementado una serie de destrucciones de cultivos, aunque no manejo  la cifra exacta, se trabaja de manera mancomunada con la Policía Antinarcóticos  y el Ejército Nacional para erradicar cultivos ilícitos en la Sierra Nevada de Santa Marta, que es en la única zona en la que se han detectado, porque siempre es endémica para que produzca este tipo de plantación”.

El coronel Gustavo Berdugo, aunque no habla de cifras puntuales, manifiesta, que  una de las zonas en la que durante los últimos días se han hecho incautaciones y se han descubierto plantaciones de marihuana es en el sector de Minca. El Comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta aseguró, además, que varias de esas plantaciones pertenecen a las comunidades indígenas, y que por medio de los monitoreos elaborados por el Simci, se conocerá el número de hectáreas dispuestas para la comercialización.

Basados en los diferentes informes que muestran una tendencia al alza en materia de cultivos ilícitos sembrados en el país, el hecho de que en la zona de la Sierra Nevada la cifra sea tan baja, refleja algún tipo de  contradicción, aunque para el profesor Armando Lacera, químico egresado de la Universidad Nacional, docente de la Universidad del Magdalena por más de 30 años´, historiador por vocación  y quien ha estudiado de cerca los diferentes fenómenos sociales y ecológicos de la Sierra Nevada de Santa Marta, estos datos no tienen nada de paradójicos.

“En la Sierra Nevada la existencia de cultivos de coca ha sido poca, pese a que se hicieron intentos por sembrar la variedad amazónica, no fue fácil. En la época en la que los paramilitares dominaban la zona, ellos se dedicaban a otros negocios, lo más seguro, es que este  sector se usara como centro de acopio y exportación. En esta zona el negocio fue la madera”.

OPINIÓN CARIBE intentó conocer la información oficial por parte de la dirección Seccional de la Policía Antinarcóticos, pero al cierre de esta edición, ello no fue posible.

En lo referente a los  cultivos de coca  en zonas de resguardos indígenas, en el informe presentado por la ONU se vio un incremento al pasar de 11.837  en 2015 a 15.665 hectáreas en 2016, que equivale a un aumento del 32 por ciento; sin embargo, este incremento no se ve reflejado en el total nacional que registra un 11 por ciento del total de cultivos sembrados.

 

PRODUCCIÓN DE COCA Y DERIVADOS

Los estudios de productividad que la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el delito y el Gobierno Nacional, ofrecen información sobre el rendimiento de la hoja de coca fresca y características del proceso de transformación de la  pasta básica o base de cocaína realizados en las zonas de influencia de los diferentes cultivos.

“Teniendo como referencia los resultados de los estudios de productividad obtenidos en 2015, se estima la producción potencial de hoja de coca, base y clorhidrato de cocaína, aplicando los ajustes metodológicos socializados: el factor de permanencia y el factor de conversión de base de cocaína. Se cree que la producción potencial hoja de coca fresca pasó de 454.050 toneladas en 2015 a  606.130  toneladas  en  2016,  un  incremento del 33.5 % explicado principalmente por el aumento en el área productiva durante el año del 31.6 %”, así lo asegura el informe de las Naciones Unidas.

Para entender estos hallazgos en estas estimaciones, se requiere reconocer un aumento en el volumen del follaje en los diferentes lotes cultivados con coca, cambios en la densidad foliar que configuran una dinámica espectral característica,  en función del ciclo natural que ahora alcanzan los  cultivos  antes  de su aprovechamiento (cosecha).

En esta parte del proceso, las plantas producen un aumento en el número de hojas, de igual manera se presenta una mayor maduración que aumenta la concentración del alcaloide. Esto indica, que  a mayor biomasa por hectárea cultivada, mayor es la producción; y a mayor maduración de las hojas, mayor es el rendimiento.

A partir de los datos disponibles, se estima que la producción de hoja de coca alcanzó 606.130 toneladas en Colombia, un 33.5 por ciento más que lo reportado en 2015, además, que 389.190 toneladas en 2016 fueron vendidas por los Productores Agropecuarios con Coca (PAC) a fin de ser acopiadas para compra – venta o para el procesamiento externo a la zona de cultivos; a partir de este volumen de hoja, se calcula una producción potencial de cerca de 701 toneladas de base de cocaína.

En la Sierra Nevada de Santa se encuentran diferentes plantaciones de coca, principalmente en zona de resguardos indígenas.

Las estimaciones de la ONU y el Gobierno Nacional hacen referencia a que un 40 por ciento de los cultivadores procesan la hoja de coca en fincas, de los cuales, solo el 1 por ciento transforma la hoja de coca hasta obtener base de cocaína, esto significa, que solo este porcentaje de campesinos realiza el proceso de refinamiento para convertir la base de coca en clorhidrato de cocaína.

Con base en esos cálculos, se estima que 8.770 toneladas de hoja de coca fresca fueron convertidas a 24 toneladas de base de cocaína por los Productores Agropecuarios en el año 2016.

Basados en esos datos, se requieren cerca de 208.180 toneladas de hoja de coca para obtener 345 toneladas de pasta básica de cocaína.

Al tener en cuenta estos resultados la ONU afirma, que la producción potencial de base de cocaína pasó de 797 toneladas en 2015 a 1.069 toneladas en 2016. Es importante destacar, que no toda la base de cocaína que se produce se transforma en   clorhidrato de cocaína dentro del país, por lo cual las estimaciones pueden variar.

También es necesario, tomando como referencia el informe de Naciones Unidas, precisar, que la calidad y cantidad de clorhidrato de cocaína que se obtiene depende de la manera en la que la hoja de coca sea procesada, y depende de quien sea el dueño de la base de coca, es decir, no obtiene la misma cantidad de clorhidrato un campesino que de forma rudimentaria realiza el proceso de purificación en su finca con métodos y compuestos químicos ‘tradicionales’, que un narcotraficante que usa técnicas avanzadas de refinamiento y purificación de la base de coca.

Según la ONU, un método usado para la exportación de la droga, es sacar la base de cocaína sin procesar, y realizar el proceso de cristalización en Centroamérica para evitar la interceptación, esto ayuda a minimizar el riesgo de pérdida por las acciones de interdicción.

Para que se lleve a cabo esta modalidad, el ‘químico’ se desplaza hacia el país en el que va a realizar el proceso de cristalización; se acondiciona el lugar de destino con la infraestructura y equipamiento técnico necesario para desarrollar la conversión a clorhidrato de cocaína.

Otra tendencia descubierta por la ONU en su informe, se refiere a la producción de base de cocaína con destino al consumo interno. Según las fuentes consultadas por esa organización, de acuerdo con los distintos estándares de calidad establecidos para la base de cocaína, la que no cumple con ciertos parámetros, es vendida en el mercado local, con diversas denominaciones relacionadas con la cocaína e inclusive con bazuco.

De acuerdo con el estudio, la caracterización de los complejos de producción de clorhidrato de cocaína se reconfirma la existencia y especialización de este tipo de complejos de cocaína en el país, los cuales se han clasificado en tres grandes categorías: pequeños complejos donde laboran en promedio 4 trabajadores, quienes producen entre 5 y 100 kilogramos del alcaloide en una jornada diaria; complejos medianos, que cuentan con el concurso de aproximadamente 10 trabajadores y con una producción cercana a los 200 kilogramos del alcaloide al día; los grandes laboratorios, que tienen la  capacidad  de producir alrededor de 400 kilogramos diarios, con la intervención de aproximadamente 40 trabajadores.

Por último, la Oficina Contra las Drogas y el Delito de las Naciones Unidas, encontró los megalaboratorios, que reaparecen en el panorama de la producción de cocaína, con capacidad de producir hasta una tonelada de clorhidrato de cocaína al día, con un trabajo de cerca de 100 operarios.

Teniendo como referencia los resultados obtenidos en los estudios de productividad, las estimaciones de producción de pasta básica y base de cocaína y las tasas de conversión utilizadas (81 por ciento de pureza promedio de la base de cocaína y la conversión de base de cocaína a clorhidrato de cocaína en una relación de 1.1), la producción de base de cocaína en 2016 equivale a 866 toneladas de clorhidrato de cocaína pura.

“Si se comparan los resultados obtenidos en los procesos de cultivo, extracción y refinación del alcaloide anteriormente expuestos con la unidad primaria de producción, se calcula que una hectárea de coca tendría una producción potencial de 8.6 kilogramos de base de cocaína/hectárea cosechada y de 6.9 kilogramos de clorhidrato de cocaína/hectárea cosechada”, de acuerdo con los datos del informe de la ONU.

 

MERCADO Y PRECIOS

Según estas cifras que maneja la ONU, durante 2016, los precios de la hoja de coca, de la pasta básica y de la base de cocaína, descendieron; mientras que el precio del clorhidrato de cocaína tendió al alza. Esto indica, que el precio de la hoja de coca se mantiene en los niveles altos los dos últimos años.

Con base en esos datos, los precios de la hoja de coca pasaron de 3.000 pesos por kilogramo en el 2015 a 2.900 por kilogramo en 2016, que corresponde a una disminución del 3.3 por ciento. Por su parte, el valor del kilogramo de pasta básica de cocaína pasó de 2.005.700 pesos por kilogramo en el año 2015 a 1.895.700 pesos por kilogramo en  2016, que corresponde a una disminución del 5.5 por ciento.

La calidad de los subproductos de la coca que consumen los colombianos es de baja calidad en comparación con la que es exportada.

Asimismo, el informe hace referencia a una reducción de los precios de la base de cocaína de 2.681.700 de pesos por kilogramo en 2015 a 2.485.900 pesos por kilogramo en 2016,  que equivale a una disminución del 7.3 por ciento en relación con el año anterior. Estos datos muestran una  tendencia contraria a la presentada en el mundo, ya que  los precios del kilogramo de clorhidrato de cocaína al comercializarse dentro del país,  durante el 2016 presentaron un aumento del 5 por ciento, al pasar  de  4.747.300 kilogramos en 2015 a 4.984.600 kilogramos en 2016, según la ONU.

Al momento de  analizar las  tendencias de los precios de los derivados de la coca, el informe de las Naciones Unidas presenta comportamientos diferenciados de acuerdo con el tipo de producto. Si bien el precio de la hoja de coca registró una disminución en 2016, su nivel actual se encuentra por encima del promedio histórico registrado en los últimos seis años.

Entre las posibles causas que afectan el comportamiento de los precios de la coca y sus derivados se puede hablar de un fenómeno contrario al que se presenta con los negocios legales y tiene que ver con el hecho de que este negocio a causa de su clandestinidad, impone sus propias reglas, entre ellas se observa, que quien impone los precios no es el vendedor, sino el comprador, el cual hace presencia en los diferentes territorios.

En efecto, en la mayoría de las zonas con afectación por cultivos de coca, los grupos al margen de la ley son quienes, por medio de la coacción y la violencia, regulan la participación de la oferta y demanda de estos productos y favorecen los intereses de los compradores.

 

ENTORNO DE LA COMERCIALIZACIÓN DE LA HOJA DE COCA

En los últimos años se ha observado una reactivación en el mercado interno de venta de hoja de coca. La ONU en su informe destaca, que actualmente las Unidades de Producción Agropecuaria con Coca (Upac), tienden a vender la hoja de coca fresca. Según la información de los estudios de productividad, a la fecha se estima que el 60 por ciento de los cultivadores venden su cosecha mientras que al 2005 lo realizaban el 35 por ciento de productores agropecuarios.

La producción de coca queda en manos de los pequeños campesinos,
mientras que la cosecha queda en manos de los productores.

La modalidad de la negociación ha cambiado en los últimos años, el comprador asume  los costos de las labores de recolección de la hoja de coca, entre estos, la mano de obra usada para tal  fin, esto según las estimaciones de las Naciones Unidas, hace que los compradores asuman el 77 por ciento de los costos correspondientes a las labores de recolección.

Después del proceso de recolección de la hoja de coca, son diversos los escenarios que se presentan en lo que tiene que ver con el destino de esta materia prima de acuerdo con el informe de las ONU.

Una proporción de hoja que puede llegar a ser comprada por un acopiador, para luego ser vendida a un actor quien realice el proceso de extracción y refinación hasta base de cocaína; en este escenario, se configuraría un actor intermediario en la compra y venta de hoja de coca, sin ningún nivel de trasformación, es decir, dedicado exclusivamente a la comercialización de este producto.

Es de anotar que la hoja se comercializa en estado fresco, lo que implica que sea un bien perecedero debido a que alrededor de dos días después de la cosecha, la hoja tiende a podrirse; en este escenario, las negociaciones de la producción se realizan previamente con el fin de garantizar el estado óptimo de la materia prima. Una proporción de hoja que podría ser obtenida directamente del productor agropecuario por un actor ‘especializado’ quien acopia la hoja de coca para su posterior procesamiento hasta la base de cocaína.

En el año 2017, se lograron erradicar 29.621
hectáreas de cultivos ilícitos en todo el país.

Otra parte de la hoja de coca podría ser acopiada por un Productor Agropecuario con Coca (PAC) quien cuenta en su Unidad de Producción Agropecuaria con una infraestructura destinada a la extracción del alcaloide; frente a ello, se ha evidenciado que las unidades de producción de mayor tamaño, es decir, que en promedio concentran más de 50 hectáreas, realizan los procesos de extracción  primaria,  específicamente para producir pasta básica de cocaína y estarían en la capacidad de absorber la producción de hoja de coca de sus vecinos.

De acuerdo con la información reportada por los estudios de productividad, entregados por la Oficina Contra las Drogas y el Delito de las Naciones Unidas, en 2005 se estimaba que solamente un 33 por ciento de los productores agropecuarios con coca vendían la hoja de coca sin ningún tipo de transformación, mientras, estas cifras aumentaron al 64 por ciento en el 2015.

Las regiones con mayor proporción de venta de hoja de coca son: Sierra Nevada con el 91 por ciento; Amazonía, 64 por ciento; y Putumayo – Caquetá 64 por ciento. Por otra parte, las regiones con menor proporción fueron Catatumbo 27 por ciento, la región Central con 24 por ciento, Meta – Guaviare con el 14 por ciento y Orinoquía 5 por ciento.

La ONU asegura, que durante el 2016, los precios por kilogramo de pasta básica han tenido una trayectoria similar a la registrada con la hoja de coca; es decir, existe la evidencia de una reducción sostenida del precio. En particular, el precio de la pasta básica de cocaína se redujo de 2.005.700 pesos por kilogramos en 2015 a 1.895.700 por kilogramos en 2016, que corresponde al 5.5 por ciento menos.

En el caso de las regiones, se puede ver una  caída de 26.8 por ciento en el precio en la región  Central de  2.184.800 pesos por kilogramo en 2015 a  1.600.000 por  kilogramo en 2016. La ONU también reporta una tendencia a la baja en zonas como la Sierra Nevada de Santa Marta, con menos de 11.3 por ciento; Meta – Guaviare menos 6.0 por ciento; Amazonía  menos 4.0 por ciento; y Putumayo – Caquetá menos 1.7 por ciento. Con un comportamiento diferente, se observó al Pacífico y Orinoquía que aumentaron  7.9 por ciento  y 5.1 por ciento.

En lo que respecta a los precios de la base de cocaína registrados durante el año 2016, se observó una reducción en el mercado interno de  2.681.700 pesos por kilogramo en 2015; pasó a  2.485.900 kilogramos en 2016, que corresponde a una reducción del 7.3 por ciento frente al comportamiento de 2015. Estos números reflejan una caída del precio corriente de base de cocaína.

El informe muestra que la Sierra Nevada de Santa Marta fue la región que mostró la mayor disminución con el 13.6 por ciento de reducción. Otras regiones que también tuvieron caída fueron la Central con el 8.0 por ciento; la zona del Pacífico 7.4 por ciento, y Meta – Guaviare  con el 4.8 por ciento. Las regiones de Orinoquía, Putumayo – Caquetá y Amazonía decrecieron 4.1 por ciento, 3.7 por ciento y 3.6 por ciento, en ese orden.

Caso contrario se presentó en regiones como: Orinoquía con 2.756.300 pesos por kilogramo; Meta – Guaviare  2.585.400 por kilogramo; Amazonía 2.566.700 pesos kilogramos. En el informe de la ONU, también se habla de las regiones que muestran precios inferiores al promedio nacional, entre ellas están, el  Pacífico  con 2.301.400  de pesos por  kilogramo;  Putumayo – Caquetá con 2.386.800 pesos por kilogramo; Sierra Nevada  2.400.000 pesos kilogramos. En el caso de la región Central, sus precios  estuvieron muy cercanos al  nacional.

La conversión de pasta básica a base de cocaína tan solo es realizada por cerca del 1% de los Productores Agropecuarios que siembran coca. No obstante, en regiones como la Sierra Nevada de Santa Marta y Pacífico es hecha por el 5 y el 3 por ciento, respectivamente. En el resto de regiones no hay evidencia de esta transformación en sitios de producción.

Durante el 2016, los precios nacionales del kilogramo de clorhidrato de cocaína presentaron una tendencia al alza, contraria a todos sus predecesores productivos; es decir, su aumento contrasta con las disminuciones en los precios de hoja, pasta básica y base de cocaína. El clorhidrato de cocaína aumentó de 4.747.300 de pesos por kilogramo en 2015 a 4.984.600 de pesos por kilogramo en 2016, equivalente a un crecimiento del 5.0 por ciento.

 

RESULTADOS DE LA ERRADICACIÓN SEGÚN ANTINARCÓTICOS

Por otra parte, el informe que presenta la división de Policía Antinarcóticos, muestra, según los parámetros que establecieron para el periodo de 2017 y de acuerdo con lo reportado, que cumplieron con la meta establecida por el Gobierno Nacional que era de 29.500 al lograr la erradicación de 29.621 hectáreas de cultivos ilícitos en todo el país.

 

De acuerdo con las diferentes entidades que estudian el tema de cultivos ilícitos en Colombia, los últimos años se ha
presentado en el país un aumento en el número de hectáreas sembradas.

A esto se les suman 215.393 acciones de prevención donde participaron ciudadanos en los programas de prevención frente a la producción, tráfico y consumo de sustancias psicoactivas.

En lo relacionado con los bienes se habla de 7.010 incautaciones, además de  194 capturas con fines de extradición, 4.950 bienes presentados, 63.992 nacionales capturados y 882 extranjeros aprehendidos, de acuerdo con los datos de la Policía Antinarcóticos.

 

CONSUMO DE DROGAS EN EL MUNDO

En el tema de consumo de drogas en todo el planeta, el informe de la oficina contra las drogas y el delito de la ONU de  2017,  en  su  capítulo  sobre  la  reducción  de  la demanda y la oferta de drogas, destaca lo siguiente:

“Un cuarto de billón de personas o cerca del 5% de la población adulta entre los 15 y los 64 años, consumió  drogas  por lo menos en una ocasión en 2015. Los opioides son las sustancias que causan el mayor impacto negativo en la salud, pero la cannabis se mantiene como la droga más ampliamente usada, con una prevalencia anual del 3,8  por cierto de la población adulta. Los estimulantes de tipo anfetamínico se mantienen  como  la  segunda  droga más usada a nivel mundial, con un estimado de 35 millones de usuarios en el último año y el uso de metanfetaminas se percibe que ha aumentado en muchas subregiones, incluyendo Norteamérica, Oceanía y la mayor parte de Asia”.

En este informe se puede identificar también, que el número de personas que usan de manera inapropiada opioides de prescripción inadecuada es unos 35.1 millones, de los cuales  cerca  de  17.7  millones  ha  utilizado opiáceos (heroína y opio).

Las estimaciones referentes al último año señalan, que 17 millones  de  personas consumieron cocaína alrededor  del  mundo. En el caso del consumo de cocaína porcentual se divide en: Norteamérica  1.8 por ciento,  Europa Occidental  y Central 1.1 por ciento y Oceanía 1.5 por ciento,  primordialmente  en  Australia  y  Nueva  Zelanda.

En el caso del consumo de éxtasis, se estima que   21.6 millones de personas en el último año usaron dicha sustancia, cuyo empleo se mantiene alto en Oceanía, principalmente en Australia y Nueva Zelanda, Europa y Norteamérica.

Muchos  consumidores de drogas, tanto ocasionales como regulares,  tienden  a  ser policonsumidores.  Con el fin de mejorar la experiencia psicoactiva general de las drogas consumidas, usan más de una a la vez o secuencialmente para experimentar un efecto sinérgico acumulado, complicando el escenario de consumo.

En el informe de la oficina contra las drogas y el delito de las Naciones Unidas se observa que en muchas subregiones se ha presentado una relación compleja en el uso de heroína y sintéticos, en la cual la elaboración ilícita de opioides y la disponibilidad de varios ‘opioides de investigación’, tales como  AH-7921, U-47700,  AH-21,  MT-45  y  diversos  análogos  del  fentanilo.

Otra entidad que monitorea temas de drogas y cultivos ilícitos en el país es el Observatorio  de  Drogas  de  Colombia, que es una entidad multidisciplinar que vincula a empresarios y a miembros de la sociedad civil. De acuerdo con esta organización, “el país  ha  alcanzado  progresos importantes  en  el  desarrollo de estudios epidemiológicos periódicos, con  metodologías  estandarizadas  internacionalmente y dirigidos a tres poblaciones clave: población general de 12 a 65 años, población escolar y población universitaria. Estas investigaciones han sido lideradas por el Ministerio de Justicia y  del  Derecho,  con  el  apoyo  del  Ministerio  de  Salud  y  Protección  Social  y  del  Ministerio  de  Educación  Nacional”.

Desde el observatorio aseguran, al igual que en el resto del mundo, en Colombia la marihuana es la sustancia ilícita de mayor consumo, seguida por la cocaína, el bazuco y el éxtasis. Del total de consumidores de drogas ilícitas en el último año, el 87 por ciento consume marihuana.

El consumo de marihuana requiere un análisis más detallado, considerando que, además de la cannabis regular, se ha vuelto común la presencia de variedades más potentes, como es el caso del cripy. Del total de consumidores de marihuana, el 75.1 por cierto, reportó consumo de cripy, que es más potente por su alto contenido de tetrahidrocannabinol (THC), componente activo de la cannabis.

 

 LA  DISTANCIA AUMENTA EL COSTO DE LA DROGA

El presidente Juan Manuel Santos se refirió hace pocos días a un reconocido medio nacional, que el problema del aumento del tráfico de droga no solo tiene que ver con la producción, sino con el consumo. La alta demanda de narcóticos hace subir el precio de la cocaína de manera excesiva dependiendo de la zona donde se encuentre.

El mismo medio de comunicación hizo un detallado informe, en relación con el costo de la droga, desde que sale de la zona de producción, que son los lugares en  donde se cultiva la hoja de coca y se procesa en laboratorios para convertirla en clorhidrato de cocaína. En esos puntos, según la información, entregada por dicho  medio de comunicación, 1 kilogramo de esa droga puede costar 3.5 millones de pesos.

La segunda parte del recorrido, la constituyen las llamadas ‘zonas de ruta’ que pueden considerarse zonas de transición, y en la cual se puede dejar un porcentaje de la droga para el microtráfico. Esos puntos son las ciudades cercanas a los puntos de salida, como Cali, San José, Medellín, Cartagena, Cúcuta, entre otras. Cuando se encuentra ahí, el kilogramo de cocaína alcanza un valor de 5 millones de pesos.

Al ser un negocio ilegal, el narcotráfico no se rige por las normas generales
que se establecen en el libre mercado.

El camino de la droga continúa hacia los ‘puntos de salida’ que corresponde a las zonas de  puertos, tanto marítimos como aéreos. Al llegar hasta este lugar,  el kilogramo de cocaína alcanza un precio de 7 millones de pesos, las ciudades donde se presenta este fenómeno son Santa Marta, Barranquilla, Cartagena, Buenaventura, Tumaco y La Guajira.

La información que manejan las diferentes organizaciones que se dedican a estudiar el fenómeno del narcotráfico, concuerdan en afirmar, que Colombia exporta el 90 por ciento de la droga que se produce. El mismo kilogramo que en el punto de producción cuesta 3.5 millones de pesos, en un barco alcanza los 25 millones de pesos.

De acuerdo con el lugar del mundo al que se dirija el cargamento, así varía su valor, en el caso de que su destino sea Suramérica, el costo es de  28 millones de pesos, si el destino es Centroamérica cuesta 43 millones de pesos, si va con destino a Europa o África, su valor es de  100 a 170 millones de pesos. En el caso de  Asia, el precio de 260 a 370 millones de pesos y la zona más cara es Oceanía que puede costar de 520 millones de pesos a 650 millones de pesos.

Todavía queda mucho camino por debatir sobre el tema de las drogas y aunque las políticas varían con el paso de los años, en el caso de la coca y de sus derivados, la legalización de su uso medicinal parece lejano y aunque desde la antigüedad se ha usado con estos fines, las restricciones establecidas para su uso recreativo no posibilitan que el estigma que existe sobre ella, permita abrirla a otros usos, como ha sucedido con la marihuana.

Leer más

Tendencias